Dolor al orinar: Causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

En algunas mujeres el dolor puede ser interno y estar causado por la infección del sistema urinario. En otros casos es externo y puede estar provocado por la inflamación o la irritación de la piel.

La disuria es el dolor al orinar, el cual casi siempre está indicando que existe una infección del tracto urinario. Sus causas pueden ser variadas y, en ciertos casos, se puede presentar mayor frecuencia al orinar.

Descubre en este artículo las causas y los síntomas de este trastorno. También compartimos cómo se realiza el diagnóstico y su tratamiento.

La cistitis y el dolor al orinar

Esta es una enfermedad muy común que afecta con mayor frecuencia a las mujeres jóvenes y sexualmente activas. También puede afectar a las mujeres embarazadas, las personas con diabetes y con cualquier tipo de enfermedad en la vejiga.

Estas infecciones del tracto urinario son menos frecuente en los hombres. Cuando ellos padecen dolor al orinar puede tener como causa una uretritis o por algunas enfermedades relacionadas con la próstata.

La cistitis y el dolor al orinar

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas que produce el dolor al orinar suelen ser muy diferentes entre las mujeres y lo hombres. No obstante, ambos pueden padecer un fuerte ardor o picazón cuando comienzan a orinar. Pero muchas veces las molestias se pueden sentir al finalizar.

Cuando el dolor se siente al comenzar, esto nos está indicando que existe una infección del tracto urinario. Si, por el contrario, el dolor se siente al terminar de orinar, se puede tratar de un problema muy serio en la vejiga o la próstata.

En algunas mujeres el dolor que padecen puede ser interno por la infección del tracto urinario. Pero en otros casos es externo y se debe a la inflamación o la irritación de la piel.

¿Cuáles pueden ser sus causas?

Causas principales

La infección de la uretra, la vejiga o los riñones es una de las causas más comunes de padecer disuria o dolor de orinar. El tipo de infección más común es el de la cistitis, que es la infección en la vejiga.

En otros casos debemos hablar de pielonefritis o infección del riñón. Asimismo, en algunos casos podría tratarse de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Cistitis o dolor al orinar

Otras de sus posibles causas

  • Trauma. Este puede ser por una lesión local o una irritación debido a la colocación de un catéter o un contacto sexual.
  • Obstrucciones o malformaciones anatómicas.
  • Lesiones. Puede suceder que se haya tenido alguna lesión en los genitales externos.
  • Irritación externa. Las causas pueden ser duchas vaginales realizadas con mucha frecuencia o la aplicación de algún producto.
  • Efectos hormonales.
  • Enfermedades neurológicas.
  • Cáncer de riñón, vejiga, vagina, vulva.
  • Condiciones que afecten el sistema inmunitario.
  • Cálculos de riñón o de vejiga.
  • Algunos medicamentos, como pueden ser los que se utilizan en el tratamiento del cáncer. Por desgracia, estos productos provocan efectos secundarios como una irritación de la vejiga.
  • Infección renal, en la vagina o por levaduras en la vagina.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El médico revisa la historia clínica del paciente y hará algunas preguntas sobre la frecuencia al orinar. Además, también deberá saber si se han presentado estos síntomas otras veces. Y también se puede realizar un examen abdominal y de los genitales externos. En las mujeres se requiere de uno ginecológico.

Además, se solicita una muestra de orina, la cual se enviará al laboratorio para examinarse bajo microscopio. De esta manera se podrá verificar o descartar la presencia de sangre.

Por último, se procederá a la realización de un cultivo de la muestra de orina para ver si las bacterias crecen. Así se podrá confirmar si hay una infección bacteriana y se pueden identificar las bacterias que causan la infección.

Tratamiento para la disuria

Para acabar, el tratamiento más recomendado es el que se hace a base de antibióticos. No obstante, es importante antes conocer las causas que han provocado esta infección.

En todos los casos es recomendable beber mucha agua, como tratamiento y para prevenir. Con este sencillo hábito se puede reducir en gran medida el malestar que provoca el dolor al orinar.

  • González Monte, E. (2010). Infecciones de tracto urinario. Nefrología. https://doi.org/10.3265/Nefrologia.2010.pub1.ed80.chapter1830
  • Grant, D. C. (2010). Effect of water source on intake and urine concentration in healthy cats. Journal of Feline Medicine and Surgery. https://doi.org/10.1016/j.jfms.2009.10.008
  • Alós, J. I. (2005). Epidemiología y etiología de la infección urinaria comunitaria. Sensibilidad antimicrobiana de los principales patógenos y significado clínico de la resistencia. Enfermedades Infecciosas y Microbiologia Clinica. https://doi.org/10.1157/13091442