Mi dolor articular se redujo a las 3 semanas tras hacer estos 3 cambios sencillos

Valeria Sabater·
29 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
28 Mayo, 2020
Adecuar tu alimentación puede ser clave para atenuar el dolor articular. Asimismo, es posible que la práctica de yoga, adaptada a tus posibilidades, también te ayude a reducir la inflamación.
 

El dolor articular es un problema muy molesto que afecta a la calidad de vida, especialmente en las mujeres. Este problema se suele relacionar con lesiones o afecciones, como la artritis.

Sea cual sea su causa, lo cierto es que el dolor articular suele provocar mucha incomodidad a quien lo padece. A continuación te contamos el caso de Elena, quien, gracias a ciertos cambios en su estilo de vida, fue capaz de aliviar este problema.

¿Cómo reducir el dolor articular?

Elena tiene 60 años y sufre un intenso dolor articular. Sin embargo, no es algo nuevo en su vida. Desde que llegó la etapa de la menopausia, sus huesos y articulaciones han perdido la fuerza y la resistencia de hace unos años.

Por otro lado, cuando va al médico tampoco sabe muy bien por dónde empezar a explicarle cómo ha cambiado su calidad de vida: le duele una rodilla, las caderas y sobre todo las muñecas y los dedos.

Mujer con dolor articular en la mano.
 

Tiene días mejores y días peores, pero de lo que más se queja Elena es del sufrimiento que suele pasar por las noches, y de cómo se le agarrotan los dedos, cómo se le inflaman los manos y cómo repercute todo ello en su descanso.

Elena podría ser, sin duda, el ejemplo de miles de personas. Sin embargo, esta mujer ha decidido no solo seguir las pautas de sus médicos, sino que ha iniciado 3 cambios muy básicos con los cuales han ocurrido varias cosas.

La primera es que su dolor ha descendido de forma notable, la segunda es que ha notado una mejora en su salud general y la tercera es que sus articulaciones ya no se inflaman tanto como antes.

¿Te gustaría saber qué cambios ha hecho Elena? A continuación te explicamos esas 3 claves tan interesantes.

1. Cambia tu dieta para reducir la inflamación

Si estás acostumbrada a llevar una dieta rica en grasas saturadas, en alimentos con múltiples conservantes, estabilizantes o edulcorantes, es común que la inflamación se intensifique y con ella el dolor articular.

 

¿Qué se puede hacer entonces? Elena ha seguido unas pautas muy básicas animada por su marido, el cual también se ha apuntado a seguir esa misma dieta.

Diversos estudios muestran que la dieta mediterránea tiene efectos positivos a la hora de reducir la inflamación y, con ella, el dolor articular de los pacientes. Esto se debe a su aporte de ácidos grasos esenciales y fibra. Pero ¿qué debería contener una dieta mediterránea?

Alimentos de la dieta mediterránea.

Claves para llevar a cabo una dieta mediterránea:

  • Elimina o reduce el azúcar en tu dieta.
  • Aumenta el consumo de frutas y verduras.
  • Consume más legumbres.
  • Incorpora los frutos secos.
  • Incluye el aceite de oliva en tus platos.
  • Toma más pescado que carne.
  • Privilegia las carnes blancas.
  • Trata de consumir productos de temporada.
  • Modera la ingesta de lácteos.
 

Descubre: El top 10 para hacer una dieta mediterránea

2. Descansa lo suficiente y alivia tu dolor articular

Según un estudio publicado en la revista Sleep Medicine Reviews existe una relación recíproca entre el dolor articular y el sueño. Para empezar, este malestar interfiere con el descanso.

Pero es que, además, el no dormir bien acentuará el dolor articular a su vez. Por eso, Elena ha empezado a descansar lo suficiente. Además, su sueño es de calidad, lo que le permite reposarse correctamente y disminuir así las molestias.

Quizás te interese: 5 técnicas para dormir mejor

3. Practica yoga para aliviar el dolor articular

Señora haciendo ejercicio en su yoga mat.

Cuando el dolor articular de Elena se volvió más severo, hasta el punto de sentir cómo le fallaban las rodillas o cómo le dolían las caderas, decidió seguir la recomendación de un médico y empezar a practicar natación y yoga.

 

La natación es terapéutica y relajante, pero el yoga tiene un impacto increíblemente positivo para reducir el dolor articular. Si llevas a cabo ejercicios suaves y acordes a tus necesidades y limitaciones, lo primero que notarás es un descenso de la inflamación.

  • La proteína C reactiva (PCR) o la interleucina 6 (IL-6) que cursan con los trastornos inflamatorios e autoinmunitarios suelen descender a medida que tu cuerpo se habitúa a la práctica del yoga.
  • Lo ideal es acudir a algún centro especializado donde te expliquen qué ejercicios puedes llevar a cabo. Después, es recomendable dedicar al menos una hora al día a cumplir una tabla de rutinas.

Por otro lado, el dolor articular se suele asociar con la ansiedad, ya que muchas personas que padecen este problema suelen sentirse estresadas, lo que empeora el malestar. En este sentido, el yoga también puede ser muy positivo.

Mejora tu calidad de vida

Poco a poco, día a día, verás como tu cuerpo reacciona y sientes menos dolor articular. Con todo, queremos matizar que estos cambios que aquí te proponemos son un complemento al tratamiento médico.

 

Si sufres dolor articular, lo primero que debes hacer es acudir a un profesional que te ofrezca un tratamiento especializado. Estos consejos pueden ayudarte a mejorar tu calidad de vida, pero no tratarán el problema de raíz.

Para concluir, cabe recordar que las enfermedades relacionadas con las articulaciones no revierten, no se curan ni tienen un tratamiento efectivo al 100 % que detenga completamente el dolor.

Es posible, eso sí, atenuar la sintomatología y disfrutar mucho mejor del día a día si se sigue el tratamiento médico, así como estos valiosos consejos.

 
  • Barnett, L. A., Pritchard, M. G., Edwards, J. J., Afolabi, E. K., Jordan, K. P., Healey, E. L., … Dziedzic, K. S. (2018). Relationship of anxiety with joint pain and its management: A population survey. Musculoskeletal Care, 16(3), 353–362. Available at: https://doi.org/10.1002/msc.1243. Accessed 12/05/2020.
  • Moldofsky, H. (2001). Sleep and pain. Sleep Medicine Reviews, 5(5), 385–396. Available at: https://doi.org/10.1053/smrv.2001.0179. Accessed 12/05/2020.
  • Ramírez, P. G. S., Duque, G. M. V., & Naranjo, L. A. G. (2011). Interleucina-6:¿ amiga o enemiga? Bases para comprender su utilidad como objetivo terapéutico. Iatreia24(2), 157-166. Available at: http://www.scielo.org.co/pdf/iat/v24n2/v24n2a05.pdf. Accessed 12/05/2020.
  • Skoldstam, L. (2003). An experimental study of a Mediterranean diet intervention for patients with rheumatoid arthritis. Annals of the Rheumatic Diseases, 62(3), 208–214. Available at: https://doi.org/10.1136/ard.62.3.208. Accessed 12/05/2020.
  • Wren, A. A., Wright, M. A., Carson, J. W., & Keefe, F. J. (2011). Yoga for persistent pain: New findings and directions for an ancient practice. Pain, 152(3), 477–480. Available at: https://doi.org/10.1016/j.pain.2010.11.017. Accessed 12/05/2020.