Dolor en manos y muñecas: ¿a qué se debe?

Valeria Sabater 14 febrero, 2014
La tendinitis es uno de los dolores más comunes. Se trata de una inflamación muy dolorosa que suele aparecer tras un mal movimiento o una sobrecarga.

El dolor en manos y muñecas puede afectar a cualquier persona; sin embargo, a menudo aqueja más a las mujeres. Viene acompañado con adormecimiento, inflamación y sensación de debilidad. De hecho, a veces empeora y puede causar la pérdida de la funcionalidad.

La mano, aunque nos sorprenda, es una de las zonas más complejas de todo el cuerpo; dispone de 10 huesos, 17 articulaciones y 19 músculos. Si alguna de estas partes resulta comprometida por algún problema, se afectarán, sin duda, todos los movimientos que se efectúan con ellas.

¿Cuáles pueden ser los detonantes del dolor? Además de traumatismos externos, existen algunas enfermedades relacionadas. A continuación compartimos las más frecuentes y damos algunas soluciones naturales para apoyar su alivio. ¡Descúbrelo!

Dolor en manos y muñecas: ¿por qué afecta más a las mujeres?

Mujer con dolor en manos y muñecas

Es cierto que tanto hombres como mujeres pueden sufrir dolor en manos y muñecas en algún momento de su vida. No obstante, la mayoría de los casos se presentan en las mujeres adultas, sobre todo después de atravesar los cambios hormonales de la menopausia.

Los cartílagos, ligamentos y huesos tienden a sufrir un deterioro por la disminución en la absorción de calcio que se produce en esta etapa. Además, los factores hormonales se relacionan con la tendencia a desarrollar problemas inflamatorios y lesiones.

Como consecuencia se detonan una serie de molestias que pueden disminuir la calidad de vida. Aparecen calambres recurrentes, sensación de hormigueo por las noches y, en casos más graves, una reducción de la movilidad. ¿Con qué enfermedades se relacionan? Repasemos sus causas.

Causas del dolor en manos y muñecas

Artritis del pulgar

Se desarrolla por un desgaste en la zona de la articulación de la muñeca y la base del pulgar. Como consecuencia aumenta la inflamación y puede disminuir la movilidad. Gran parte de los casos se dan después de los 40 años; no obstante, se puede dar antes por traumatismos y enfermedades.

Síndrome del túnel carpiano

El síntoma principal del síndrome del túnel carpiano es un dolor en la muñeca que se extiende tanto por la mano como por el brazo. Suele originarse por movimientos repetitivos de la mano, como por ejemplo el que se hace al trabajar mucho tiempo en el ordenador.

A menudo viene acompañado con sensación de hormigueo, entumecimiento de los dedos y debilidad al agarrar objetos. Si bien muchos casos se dan de forma esporádica, su desarrollo implica componentes hereditarios, relacionados con el desgaste articular.

Quiste ganglionar

Esta condición se caracteriza por la aparición de unos bultos llenos de líquido en las articulaciones de la muñeca o los dedos. Casi siempre se sitúan en la región de los tendones y pueden detonar debilidad. No son demasiado dolorosos, pero pueden causar molestias.

Si bien su origen no está del todo definido, su desarrollo está vinculado al riesgo de artrosis o a pequeñas lesiones encubiertas en las articulaciones o tendones. Su tratamiento puede variar en función del nivel de gravedad y de las condiciones de salud del paciente.

Muchos casos desaparecen por sí solos, mientras que otros requieren el uso de medicamentos antiinflamatorios. Incluso, si el médico lo considera pertinente, se sugiere una pequeña intervención para eliminar el líquido en su totalidad.

Dedo en gatillo

chasquear los dedos

Es un problema recurrente que puede causar dolor en manos y muñecas. Se origina cuando uno de los dedos queda en posición doblada, sin posibilidad de enderezarlo. Esto ocurre por un engrosamiento del revestimiento que rodea al tendón del dedo afectado.

Aparece con más frecuencia en las personas que realizan trabajos manuales o actos repetitivos. Producto de esto, la mano se resiente y los músculos y tendones se irritan y detonan dolor. Además, puede causar un chasquido al mover el dedo y pequeños nódulos.

Tendinitis de la muñeca

Este trastorno se produce cuando se ven afectados los tendones del pulgar en su paso por la vaina del tendón de la muñeca. Se caracteriza por causar inflamación, dolor al hacer pinza con los dedos o debilidad para realizar movimientos y apretar objetos.

Se produce por hacer movimientos repetitivos de la muñeca y malas posturas; asimismo, es frecuente en aquellos que hacen sobresfuerzos con las manos o que padecen artritis reumatoide y enfermedades inflamatorias.

Pautas y remedios

El dolor en manos y muñecas es difícil de solucionar cuando su origen son las enfermedades articulares como la artritis reumatoide. De hecho, a veces no consigue eliminarse ni con cirugía. Sin embargo, existen algunos complementos que ayudan a mejorar la calidad de vida.

Eso sí, es primordial acudir al médico para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuado. En muchos casos es necesario acceder a exámenes profesionales para determinar qué tan grave es la enfermedad o lesión.

Aceite de semillas de lino

El aceite de semillas de lino contiene ácidos grasos omega 3 y compuestos antiinflamatorios que pueden apoyar el alivio del dolor de manos y muñecas. Aunque no se trata de una solución milagrosa contra este problema, el consumo diario de una cucharada es de mucha ayuda.

Vitamina B6

La vitamina B6 es un complemento imprescindible para conservar la salud de las articulaciones, huesos y tendones. Su adecuada absorción previene el exceso de inflamación y disminuye la recurrencia del dolor en manos y muñecas.

Se puede ingerir a través de complementos en forma de cápsulas, o bien, mediante alimentos como los plátanos, vegetales de hojas verdes, huevos y pechuga de pollo. Lo ideal es tomar unos 2 mg al día.

Omega 3

omega 3 para el dolor en manos y muñecas

Los ácidos grasos omega 3 tienen un efecto antiinflamatorio en el organismo que ayuda a mantener en buen estado los tejidos. Por eso, para controlar dolencias de las articulaciones, se aconseja el consumo abundante de pescados, semillas y frutos secos.

Bibliografía

Te puede gustar