Dolor mandibular: 3 claves IMPORTANTES que debes conocer

Aunque por lo general el dolor mandibular suele responder a problemas de bruxismo o estrés que se pueden aliviar fácilmente, si se prolonga en el tiempo deberemos acudir a un especialista

El dolor mandibular puede tener varios orígenes, sin embargo, algunos de ellos pueden ser muy serios. Y es que, en ocasiones, esta molestia puede ser el indicador de una cardiopatía isquémica.

Ahora bien, cabe señalar que en el 90% de los casos se debe a problemas dentales o articulares.

Sin embargo, es importante que, tal y como siempre te recordamos en nuestro espacio, ante cualquier molestia, duda o inquietud, lo mejor es consultar con un médico.

A continuación, te explicamos 3 claves básicas con las que entender mejor este tipo de condición médica que todos podemos experimentar en alguna ocasión por diversos problemas, en su mayoría, sin excesiva gravedad.

1. Dolor mandibular: una articulación muy compleja y delicada

Dolor

La articulación de la mandíbula o articulación temporomandibular se compone por los huesos que forman, por un lado, la propia mandíbula y por otra, aquellos que se sitúan justo por encima de la boca (el maxilar).

  • Gracias a esta estructura podemos abrir y cerrar la boca, hablar y masticar.
  • Las articulaciones temporomandibulares son estructuras muy complejas que contienen músculos, tendones y huesos.
  • Cualquier problema en alguna de estas delicadas estructuras puede derivar en dolores, presiones, en percibir crujidos e incluso en sentir la mandíbula desencajada.

Lee también “¿Te duelen las articulaciones? Estas pueden ser las causas”

Asimismo, es importante recordar que el dolor mandibular siempre es síntoma de algún problema que debe tratarse. 

En cuanto notemos los siguientes síntomas que ahora te detallamos, lo consultaremos de inmediato con nuestro odontólogo.

Será él quien nos ofrezca un diagnóstico o nos remita, en su caso, a algún otro especialista, como por ejemplo un traumatólogo si la dolencia tiene que ver con el simple desgaste de la articulación.

Estos serían algunos indicadores que nos alertarían de un problema en la articulación temporomandibular:

  • Rechinar los dientes por las noches.
  • Sentir un sonido de clic o un chasquido al abrir o cerrar la boca.
  • El dolor se extiende desde la mandíbula hasta el oído.
  • El dolor puede ser en un solo lado de la mandíbula o en ambas.
  • Dolores de cabeza pursátiles, dolor de oído o dolor y presión en la parte posterior de los ojos.
  • En ocasiones, el rostro puede inflamarse a causa de una infección en esta articulación.

Descubre también 4 cosa que no debes hacer a tus oídos

2. Causas del dolor mandibular

El momento ideal para operar

Osteomielitis

La osteomielitis es una infección que se origina en la propia articulación de la mandíbula.

Esta condición puede ser grave si no se trata, puesto que la infección puede llegar a la sangre y a otros órganos.

No obstante, tratar este problema a tiempo es sencillo y efectivo: solo necesitamos un tratamiento con antibióticos para evitar que el problema empeore.

Abscesos dentales

Un absceso dental se origina también por una infección, pero esta vez el se localiza en la pulpa dental o e un nervio.

  • Sucede cuando una caries no se trata y las bacterias se extienden hasta la propia raíz del diente, y a los tejidos circundantes del hueso y de la mandíbula.
  • Algo tan sencillo como ir al odontólogo de forma regular nos evita este y otro tipo de problemas dentales.

Bruxismo

En nuestro espacio ya te hemos hablado en más de una ocasión del bruxismo.

  • Rechinar los dientes es una de causas más habituales del dolor mandibular.
  • Sucede sobre todo por la noche cuando, sin darnos cuenta, apretamos los dientes y los rechinamos. A la mañana siguiente, es común sentir dolor de cabeza y de mandíbula.
  • Para tratar el bruxismo debemos aprender a gestionar el estrés, consumir alimentos que reduzcan la inflamación y hacer uso de una férula dental por las noches.

Descubre los 5 mejores trucos para relajarte

Osteoartitis

La osteoartitis degenerativa se asocia al paso del tiempo y a determinadas enfermedades degenerativas que cursan con el desgaste de las articulaciones.

  • Este problema no solo se localiza en las rodillas, muñecas o cadera. Por curioso que nos parezca, el desgaste articular y la inflamación se desarrolla en especial en la mandíbula.
  • Es una condición médica dolorosa que, en ocasiones, puede hacer que la propia mandíbula se quede enganchada mientras comemos o hablamos.

Es necesario ponernos en manos de los médicos para llevar un tratamiento que nos permita tener un mejor calidad de vida.

4. Cuidado, el dolor mandibular puede ser un indicador de un problema cardíaco

 dolor mandibular

Cuando tenemos dolor mandibular, casi siempre pesamos en un problema dental o en el bruxismo.

  • Tal y como hemos señalado al inicio, estamos ante un dolor del que es necesario conocer el origen.

Y es que, más allá de una dolencia periodontal o musculoesquéletica, podemos estar ante un problema origen cardíaco.

  • El dolor mandibular bilateral  (en ambos lados de la mandíbula) puede ser un síntoma inicial de una cardiopatía isquémica que, a veces, se  etiqueta de forma errónea como una artrosis de la articulación temporomandibular.

Si en alguna ocasión sientes esta súbita molestia en ambos lados de la mandíbula acompañada de sensación de ahogo o mareo, acude a urgencias.

Para concluir, a pesar de que el dolor de mandíbula es, casi siempre, fácil de tratar y  no tiene excesiva gravedad, nunca debemos descuidarlo. Cualquier molestia puede ser un indicador de un problema que debemos conocer lo antes posible.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar