Dolor de oído en bebés y niños. ¿Qué podemos hacer?

Ángela Aragón 10 septiembre, 2017
El dolor de oído en bebés y niños es muy frecuente, pero siempre merece la pena que su pediatra confirme que padece una molestia común y no otras enfermedades más graves

La salud de los niños es muy delicada. Además, debido a su fragilidad, sus dolencias nos generan mucha inquietud.

Por ello, muchas familias se interesan cada día en medicamentos alternativos a los farmacéuticos. Sabiendo esto, te daremos una serie de consejos y remedios caseros para prevenir y tratar el dolor de oído.

En primer lugar, cuando este problema aparece, lo mejor es llevarlos al médico. Puede ser un síntoma de un problema serio, por lo que su pediatra debe estar al corriente de todo lo que le sucede.

No obstante, es cierto que, además de los cólicos, los niños suelen encontrarse con esta dificultad en su crecimiento.

Sus órganos están formándose aún, por lo que se resienten. En especial, los más externos, como los oídos, los ojos, o la garganta.

Así, lo más importante es saber cómo protegerlos contra esta molestia.

Cómo prevenir el dolor de oído en bebés y niños

Sustituye los bastoncillos por los espráis

bebe-aprende-hablar

Muchos hemos crecido con ellos en el armario del cuarto de baño. Sin embargo, los bastoncillos pueden empeorar el problema de la acumulación de cera.

  • Cuando los usamos, la empujamos, de forma que favorecemos la producción del problema.
  • Por otra parte, también es posible que originemos una lesión si hurgamos en exceso. Corremos el riego de llegar muy adentro y dañar o rasgar la zona.
  • En este sentido, los más útil y seguro son los espráis naturales que tienes disponibles en el mercado.

Ver también: 11 usos alternativos que le puedes dar al aceite para bebés. ¡Apunta!

Limpia las fosas nasales a diario

El exceso de mucosa en la nariz tiende a provocar dolor de oído en bebés y niños, ya que los conductos están muy cercanos. Las consecuencias pueden ir desde una inflamación a una infección.

  • Por tanto, recomendamos que limpies sus fosas nasales con regularidad. Para hacerlo, basta con usar agua del mar o suero fisiológico. Puedes emplear una jeringuilla para facilitar el tratamiento.

Evitar que entre agua en el oído

estimular-a-un-bebe

El agua también daña el oído en algunos casos. En consecuencia, surge hinchazón u otros problemas.

Si has detectado esta sensibilidad en tu hijo, lo mejor es que lo bañes con tapones especiales para ellos.

Remedios caseros para tratar el dolor de oído en bebés y niños

Una gota de ajo en el oído

En este espacio somos muy defensores del ajo, ya que es un potente antibiótico natural. Para que funcione, debe estar crudo. De lo contrario, las propiedades desaparecerán.

  • Para prepararlo, solo necesitas machacar uno o dos ajos y quedarte con el líquido resultante.
  • Toma una gota del mismo con un dosificador y aplícalo en el oído medio del pequeño.

Zumo de cebolla

Cómo extraer el jugo de la cebolla y cuáles son sus usos

La cebolla se utiliza como antibiótico y antiinflamatorio, habida cuenta de que es rica en vitamina C.

Preparación

  • Mete una cebolla en agua hirviendo y deja que se cueza.
  • Espera a que se enfríe y exprímela para obtener el zumo.

Después, solo tienes que dosificarlo y poner una gota en su oído para conseguir el efecto deseado.

Te recomendamos leer: 5 mascarillas faciales con cebolla para una piel radiante

Una gota de aceite de oliva para el picor

Si tu hijo presenta una lesión auditiva o una infección, no utilices este remedio. Solo se recomienda para el picor producido por la acumulación de cera.

  • El procedimiento no puede ser más sencillo. Se trata de introducir una gota de aceite con un cuentagotas.
  • También puedes recurrir al aceite de almendras en el mismo caso.

Dos gotas de agua de jengibre

bebe-dormido-en-su-cuna-abrazando-un-peluche

El jengibre es un gran antiinflamatorio. Para el dolor de oído en los bebés y los niños, se indica que se use la infusión.

Hay saquitos convencionales en tiendas especializadas, pero también está la posibilidad de prepararla con la planta.

  • Una vez que esté lista, espera a que se enfríe y, con ayuda de un gotero o similar, pon dos gotas en la zona y empezará a sentir mejoría.

Aunque no suele tratarse de un problema grave, es bueno que revisen al bebé cuando tenga dolor de oídos.

Cuanto antes se detecten enfermedades o dificultades en el desarrollo de un niño, antes podemos solucionarlo.

Asimismo, creemos que es interesante recuperar remedios caseros a base de productos naturales, ya que estos son mucho menos agresivos que los químicos y apenas provocan efectos secundarios.

Te puede gustar