Nuestros dolores físicos y emociones: ¿cuál es la conexión entre ellos?

En ocasiones, el dolor no tiene relación con un malestar físico, sino con algún tipo de emoción que nos está afectando sin que nos demos cuenta de ello.

Aunque casi siempre lo ignoramos, muchos de los dolores físicos que sentimos tienen algún tipo de relación con las emociones que estamos experimentando.

La mente y el cuerpo trabajan constantemente de manera conjunta. Esta razón explica por qué muchos sentimientos se manifiestan a través de dolencias en distintas partes del cuerpo.

Las investigaciones han demostrado que el dolor crónico no solo es producto de una lesión física. Por ejemplo, los dolores pueden ocurrir por estar constantemente sometimiento al estrés y a la depresión.

Además, también podría ser que el dolor de espalda, de cabeza y de otras partes del cuerpo tenga algo que ver con alguna emoción.

Esto es lo que han tratado de explicar a través del portal littlethings.com. En este sitio, se han hecho eco de trabajos como el de la doctora Susanne Babble, psicóloga especializada en traumas y depresión. En realidad, esta doctora ha tratado de explicar la relación entre ambos.

Dicho portal también reunió las opiniones de varios expertos para establecer cómo influye la parte emocional en las dolencias específicas del cuerpo.

Dolor de cabeza

Mujer-estresada-con-dolor-de-cabeza
El estrés es el principal factor emocional desencadenante de los dolores de cabeza.

Los dolores de cabeza y la migraña común tienen una estrecha relación con el constante estrés y otros factores emocionales.

Por tanto, puede que su recurrencia indique una sobrecarga en las labores diarias o la exposición constante a situaciones desagradables.

La mejor solución en estos casos es tomar un poco de tiempo para practicar alguna técnica o actividad de relajación.

No olvides leer: 10 alimentos que puedes comer en tiempos de mucho estrés

Dolor de cuello

La tensión en el cuello no siempre es consecuencia de un mal movimiento o de un esfuerzo físico. De hecho, cuando se da de forma continua es porque hay un fuerte sentimiento de culpa o autorecriminación.

De ser así, lo mejor es identificar qué nos están provocando esos sentimientos y buscar el perdón.

Dolor en los hombros

Muchas de las tensiones cotidianas son una carga que se lleva sobre los hombros. Por esto, suelen concentrarse ahí los problemas y las preocupaciones.

Los-dolores-en-los-hombros-vienen-de-cargas-emocionales-excesiva
¿Asumes demasiadas responsabilidades? Los dolores en los hombros están relacionados con esta actitud.

Siendo conscientes de tal situación, lo mejor es tratar de buscar soluciones oportunas, evitando cargar problemas que no nos corresponden.

Si el peso es demasiado grande, lo mejor es dividirlo al momento de solucionarlo. De esta manera no se convertirá en algo difícil de sobrellevar.

Dolor en la espalda superior

Primero, el dolor en esta área del cuerpo se ha relacionado con la falta de apoyo emocional. Por ejemplo, puede ocurrir por el vacío que se siente al mantener un sentimiento no correspondido.

Por otra parte, su recuperación tiende a darse de forma rápida tras retomar el contacto con los familiares y los amigos. Asimismo, suele dejar de ser recurrente con el inicio de una relación afectiva.

Dolores en la espalda baja

Los constantes dolores de espalda son el producto del estrés que causan los temas financieros. Así, tener deudas o dificultades con el dinero ocasiona una tensión innecesaria en esta parte del cuerpo.

Dolores-en-la-parte-baja-de-la-espalda
Los dolores lumbares están relacionados con el aspecto económico de la persona.

Por tal razón, es primordial saber administrar el dinero y estar preparados para un momento de crisis. Reorganizar los hábitos de gasto, hacer un ahorro y evitar la compra de cosas innecesarias son soluciones simples para evitarlo.

Dolor en las caderas

El miedo a los cambios puede manifestarse a través de la rigidez o el dolor en las caderas. La preocupación por el futuro o por un cambio que se aproxima puede traducirse en este síntoma.

Para aliviarlo lo mejor es tomar decisiones y tratar despejar la mente, distrayéndonos con otras actividades. De una u otra forma, caminar hacia el futuro es la clave para evitar que este dolor se convierta en un síntoma frecuente.

¿Quieres conocer más? Lee: 6 trucos prácticos para reducir la grasa de las caderas

Dolor en las rodillas

Ser demasiado egocéntricos o sentir superioridad por determinadas cosas en ocasiones se traduce en este dolor.

La humildad y el saber reconocer el trabajo bien hecho de otras personas es una forma de mantener el equilibrio.

Dolor en los pies

El exceso de sentimientos negativos y la falta de momentos de gozo son una causa de dolor crónico en los pies.
Por ejemplo, la depresión, el estar expuestos a los problemas de otros y el estrés causado por la sobrecarga laboral son factores desencadenantes de esta dolencia.

El-dolor-en-los-pies-emocionalmente-relacionado-con-la-negatividad
Para evitar dolores en los pies debes desterrar los pensamientos negativos, además de no dejar que predominen en tu día a día.

Introducir los pies en agua tibia con sales es una excelente forma para relajarlos; sin embargo, para un alivio total se requieren prácticas saludables que causen sensación de bienestar. Por consiguiente, hacer vida en familia, jugar con un niño o con una mascota son maneras divertidas de aliviar una pesada carga.

Por último, cabe destacar que las dolencias aquí citadas y su relación con los problemas emocionales están basadas en el análisis de los expertos consultados por littlethings.com. Aunque se necesitan más estudios para confirmar este vínculo, es bueno tenerlo en cuenta para tratar de prevenirlo.

 

  • Lee, Y. S., Jung, W. M., Jang, H., Kim, S., Chung, S. Y., & Chae, Y. (2017). The dynamic relationship between emotional and physical states: an observational study of personal health records. Neuropsychiatric disease and treatment, 13, 411-419. doi:10.2147/NDT.S120995 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5308597/
  • Lumley, M. A., Cohen, J. L., Borszcz, G. S., Cano, A., Radcliffe, A. M., Porter, L. S., Schubiner, H., … Keefe, F. J. (2011). Pain and emotion: a biopsychosocial review of recent research. Journal of clinical psychology, 67(9), 942-68.
  • (1998). Emotional wellbeing and its relation to health. Physical disease may well result from emotional distress. BMJ (Clinical research ed.), 317(7173), 1608-9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1114432/