Donación de óvulos, un acto solidario

Cualquier mujer de entre 18 y 35 años, con una ovulación normal puede ser donante. Es importante que no tenga enfermedades infecciosas ni antecedentes familiares de malformación o enfermedad genética

En la actualidad, concebir un hijo gracias a las diferentes técnicas de reproducción asistida es algo muy habitual. Para alguna de estas técnicas son necesarios óvulos y espermatozoides de donantes y, si bien la donación de semen es algo muy habitual, la donación de óvulos es algo menos frecuente.

Sin embargo, la donación de óvulos ha crecido por diversos motivos en los últimos años, pero el principal es el aumento de la demanda, pues la edad media de la mujer para tener el primer hijo es considerablemente mayor que hace unos años, por ello, los casos de infertilidad también aumentan, siendo necesario recurrir a técnicas de reproducción asistida en que se requiere óvulos donados.

¿Para que se utilizan los óvulos donados?

Muchas parejas tienen que recurrir a una donante de óvulos para poder ser padres. Las causas son múltiples: fallo ovárico, abortos repetidos, fallo de otras técnicas de reproducción asistida, edad materna elevada o menopausia precoz, mujeres con enfermedades hereditarias, etc.

La técnica más utilizada es la fecundación in vitro con óvulos de donante y semen del varón (de la pareja o de un donante) y la posterior implantación del embrión en el útero de la mujer receptora.

Requisitos para ser donante de óvulos

Puede ser donante de óvulos cualquier mujer entre 18 y 35 años sana, física y mentalmente, con función ovulatoria normal, sin enfermedades infecciosas y sin antecedentes personales ni familiares de malformaciones o enfermedades genéticas.

Procedimiento de la donación de óvulos

Aunque el procedimiento varía según la clínica o centro donde se realiza, en todos ellos hay unas fases comunes.

– Entrevista previa donde se realiza una historia clínica, una analítica, otras pruebas diagnósticas y una exploración física para garantizar el buen estado de salud, la ausencia de enfermedades que imposibiliten el ser donante y la correcta función ovulatoria.

– Se somete a la donante a una estimulación ovárica que dura menos de un mes y que permite obtener entre 6 y 10 óvulos en un ciclo menstrual. Durante este tiempo la someten a controles analíticos y ecográficos.

– El proceso de extracción de los óvulos dura escasos minutos y se realiza a través de la vagina con sedación o una ligera anestesia.

Aunque ningún procedimiento médico está exento totalmente de riesgos, los que corre la donante son muy bajos, lo más habitual son ligeras molestias similares a las menstruales. Su fertilidad no se ve para nada comprometida.

La donación de óvulos es una experiencia muy satisfactoria para la mujer donante pues es un acto muy generoso y solidario. Además del beneficio a nivel emocional, la mujer donante tendrá un examen clínico completo sobre su estado general de salud y de su fertilidad. Y aunque es un acto altruista, según la Ley de Reproducción Asistida (14/2006), se recibe una compensación económica por las posibles molestias ocasionadas.

Imagen cortesía de Tahefertilidad

Categorías: Buenos hábitosRecetas Etiquetas:
Te puede gustar