Dopamina

Andrea Flores 5 diciembre, 2017
Las neuronas dopaminérgicas se extienden por diferentes vías y realizan funciones específicas.

La dopamina es uno de los neurotransmisores más conocidos por su importancia en el Sistema Nervioso Central (SNC). Los neurotransmisores son sustancias que actúan como mensajeros químicos que se producen en el organismo y que permiten el paso de información. En consecuencia, intervienen en la transmisión de estímulos de una neurona a otra mediante el proceso de sinapsis, con lo cual pueden producirse modificaciones o alteraciones.

Unos neurotransmisores pueden condicionar a otros, como es el caso de la serotonina (relacionada con los estados de ánimo, agresividad, deseo sexual, etcétera) que regula la dopamina. Por lo tanto, cuando los niveles de dopamina se ven alterados, también se alteran los de serotonina, y viceversa.

Las neuronas dopaminérgicas son las encargadas de producir y liberar la dopamina. Estas células se encuentran principalmente en una región del cerebro denominada: sustancia negra.

Vía dopaminérgica mesolímbica

En esta sección, las neuronas dopaminérgicas se sitúan hacia las distintas partes del sistema límbico (incluye el tálamo, hipotálamo y la amígdala cerebral) que regula las emociones, la memoria, el hambre y los instintos sexuales, entre otras muchas actividades.

El papel de la dopamina es fundamental en esta región pues generalmente está asociada con la gestión y coordinación del sistema de recompensa de nuestro cerebro

Cuando se llevan a cabo acciones que el organismo valora como beneficiosas, se libera dopamina en esta vía y provoca una sensación de placer, agradable, que convence de repetir esa acción en el futuro (ya sean actividades básicas como saciar el hambre o la sed hasta otras adquiridas durante el aprendizaje por condicionamiento o por el medio social) y modifica el comportamiento o la personalidad.

Cuando existen problemas de adicción (drogas, alcohol, etcétera), se sobreestimula este sistema de recompensa, mediante la identificación del consumo de esas sustancias como beneficiosas para el organismo, e imprescindibles para el normal funcionamiento del mismo.

Lee también: 5 hábitos sencillos que regeneran tus neuronas (neurogénesis)

Vía dopaminérgica mesocortical

Vía dopaminérgica mesocortical g

Las neuronas se proyectan hacia la corteza prefrontal de nuestro cerebro, asociada con las habilidades ejecutivas como la planificación o la toma de decisiones, entre otras tareas.

En este caso, la dopamina actúa para generar nuevas alternativas u opciones, elegir la que se considere mejor y llevarla a cabo. El déficit de este neurotransmisor en esta zona está relacionada con ciertas enfermedades; como por ejemplo: la esquizofrenia, la depresión, ansiedad social o el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Ya que estos pacientes tienen problemas para reaccionar ante estímulos externos.

Vía dopaminérgica nigroestriada

Las neuronas se orientan hacia los ganglios basales, una región del encéfalo que participa en el control de los movimientos del cuerpo. Cuando la dopamina presenta valores más bajos de lo habitual produce trastornos del movimiento; como es el caso de la enfermedad de Parkinson, la cual se caracteriza por la rigidez muscular, temblores, lentitud en los movimientos, entre otros síntomas. Por otro lado, un exceso de dopamina está relacionada con la esquizofrenia.

Vía dopaminérgica tuberoinfundibular

Vía dopaminérgica tuberoinfundibular

Las neuronas se extienden desde el hipotálamo hasta la hipófisis anterior

La hipófisis anterior es un órgano endocrino encargada de la liberación de prolactina; es decir, la hormona que regula la producción de leche. Esta vía normalmente se encuentra activa y la dopamina actúa como un inhibidor de la prolactina. Sin embargo, en el postparto la actividad de las neuronas disminuye. De este modo se libera una gran cantidad de esta hormona que facilita la lactancia.

Ver también: 9 hábitos que matan las neuronas y afectan la salud cerebral

Vía dopaminérgica talámica

Se trata de una vía que trabaja principalmente en el tálamo. Numerosos estudios indican que la dopamina puede estar relacionada con factores de regulación del sueño y los mecanismos de mantenimiento de vigilia.

Aunque todavía no está claro su papel, todo parece apuntar a que los defectos de dopamina guardan relación con otras sustancias reguladoras del sueño, como la melatonina. También se ha comprobado que los altos niveles de estrés y la falta de sueño disminuyen la producción de dopamina. De este modo, se relaciona la dopamina con las alteraciones de la calidad de vida. Por el contrario, una dieta equilibrada favorece la producción de dopamina.

Tratamiento de las enfermedades por dopamina

Tratamiento de las enfermedades por dopamina

Actualmente se están llevando a cabo más investigaciones sobre el funcionamiento de los neurotransmisores. El objetivo es mejorar los fármacos ya existentes. Los efectos secundarios de los tratamientos son importantes, por eso se pretende minimizarlos.

Te puede gustar