Cómo dormir mejor bebiendo valeriana

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu el 6 enero, 2019
Yamila Papa Pintor · 6 enero, 2019
La valeriana es muy útil para ayudarnos a relajarnos y a dormir, pero no será efectiva en casos de insomnio crónico. Aunque no es adictiva, no se recomienda prolongar mucho el tratamiento

Seguro que ya has oído hablar de la valeriana. Esta maravillosa planta es originaria de Europa y Asia y se usa desde la antigüedad para combatir el insomnio.

Por eso, ¡aprovecha la valeriana para dormir mejor!

En este artículo te contaremos cómo prepararla y consumirla. También te ofreceremos algunos consejos para descansar como corresponde cada noche. ¡No te lo pierdas!

Características de la valeriana

Los griegos y los romanos ya utilizaban esta planta por sus potentes propiedades medicinales. Hipócrates y Galeno hacen referencia a ella en sus estudios y escritos.

En la actualidad se han realizado varias investigaciones. Estas parecen corroborar que la valeriana sirve para tratar el insomnio, relajarnos y ayudar a dormir.

Con todo, se debe recordar que ayuda en casos leves y ligeros, no para problemas crónicos. En este caso se debe acudir al especialista.

La valeriana es sedante por sus propiedades. Así, permite:

  • Relajar los músculos.
  • Reducir el estrés y la ansiedad. Esto se debe a que interactúa con algunos neurotransmisores relacionados con el sistema nervioso.
  • Dormir mejor y más plácidamente.

Lee también: 7 pautas para afrontar el insomnio producido por la ansiedad

características de la valeriana

¿Para que más sirve la valeriana?

Además de lo indicado antes, esta planta tiene otras propiedades que vale la pena destacar.

Gracias a su efecto relajante, pueden ayudarnos en varias condiciones nerviosas. Aunque solo nos permitirá aliviar los síntomas, puede ser de ayuda para casos puntuales. Algunos de estos problemas serían:

  • Ansiedad
  • Histeria
  • Palpitaciones
  • Depresión
  • Estrés

Además, también puede ser útil para reducir ciertos problemas ocasionados por el estrés como:

  • Colon irritable
  • Espasmos intestinales
  • Migrañas
  • Hipertensión
  • Bruxismo
  • Asma

Por último, gracias a su poder antiinflamatorio puede ayudarnos a aliviar los síntomas de ciertas enfermedades como:

  • Síndrome premenstrual
  • Fibromialgia
  • Dolores de espalda
  • Dolores musculares
  • Reuma
  • Lumbalgia
  • Ciática

Con todo, recuerda que la valeriana no constituye un tratamiento. Simplemente puede ayudarnos a aliviar ciertos síntomas de estos problemas. Sin embargo, en ningún caso nos va a curar.

Para eso, debemos acudir siempre a nuestro médico de confianza.

¿Cómo se puede consumir la valeriana?

Existen maneras diferentes de aprovechar las bondades de esta excelente planta y tratar el insomnio, entre otros síntomas.

Cápsula

Se consume 1 por día con un vaso de agua (preferentemente, antes de ir a dormir). En este caso lo mejor es contar siempre con receta médica o con el consejo de un especialista.

Extracto

También se ingiere antes de ir a la cama todas las noches.

Maceración

Ingredientes

  • 6 gramos de raíz de valeriana
  • ½ litro de agua

Preparación

  • Deja en reposo 10 horas (puede ser toda la noche).
  • Luego, endulza con miel y bebe a sorbos a lo largo de todo el día.

Polvo

Primero, tritura las raíces y luego mezcla con miel. Puedes consumirla en ayunas. Sin embargo, no deberías tomar más de 6 gramos al día.

flor de valeriana

Infusión

Puedes beberla antes de acostarte. No deberías tomar más de 1 taza por día.

Se consiguen en los herbolarios y casas naturistas.

Ingredientes

  • 1 cucharada de raíces secas de valeriana (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Primero, calienta el agua. Cuando hierva, añade la cucharada de valeriana y luego deja que infusione unos minutos.
  • Por último, deja refrescar 5 minutos, filtra y endulza antes de beber.

Ten en cuenta que, a pesar de tener un sabor bastante amargo y un aroma muy fuerte, es muy buena y te ayudará a dormir.

Atención: No se recomienda consumir el té de valeriana durante más de 6 semanas seguidas.

Además, en algunas personas puede causar mareos o dolores estomacales. En ese caso hay que suspender la ingesta.

Si bien no produce adicción, no es aconsejable repetir el tratamiento en demasiadas ocasiones al año. Tampoco se recomienda mezclar con medicamentos sin antes consultar con el médico.

Asimismo, tampoco es aconsejable mezclarla con alcohol.

No pueden consumir valeriana:

  • Las mujeres embarazadas
  • Las madres lactantes
  • Los niños menores de 12 años
  • Las personas con hepatopatías
  • Los pacientes que están bajo tratamientos médicos y consumen fármacos para dormir o tranquilizarse
valeriana y pasiflora

¿Cómo dormir mejor?

Además de aprovechar las bondades de la valeriana o de alguna planta tranquilizante similar, podemos cumplir con una rutina saludable para dormir y descansar mejor. Algunos consejos que te pueden ayudar:

Sigue un horario

Tanto para irte a la cama como para programar el despertador. El cuerpo necesita un orden y cumplir con una rutina.

Por eso, puedes tratar de hacer siempre los mismos “rituales” antes de dormir. Estos pueden ser, por ejemplo, bañarte, beber un té caliente o leer.

Acondiciona la habitación

Es preferible dormir por las noches cuando no hay claridad. Y es que nuestro cuerpo suele asociar esto con el momento de irse a dormir. Así, envía una señal al hipotálamo quien se encarga de segregar una hormona llamada melatonina que induce el sueño.

Por eso, es aconsejable que tu cuarto esté lo más oscuro posible y a la temperatura adecuada. No olvides que por la madrugada los grados centígrados de nuestro cuerpo disminuyen. También procura que no haya ruidos molestos.

Desconéctate

En estos tiempos es un poco complicado, pero es necesario dejar de lado el móvil, la tableta o el PC. Trata de no pensar en los problemas, las tareas y las obligaciones cuando vas a dormir.

Deja los dispositivos electrónicos fuera de la habitación. Además, procura no mirar televisión en la cama o antes de acostarte.

Ten cuidado con lo que consumes

Es preciso que prestes atención a lo que ingieres a la hora de la cena. Evita:

  • El café
  • El alcohol
  • El chocolate
  • Algunos tipos de té
  • Los refrescos
  • Las grasas

Come algo ligero y liviano. No vayas a la cama con el estómago muy repleto. De lo contrario, puede que te resulte más difícil conciliar el sueño, ya que todavía estás haciendo la digestión.

Te recomendamos leer: La falta de sueño y los bajos niveles de oxígeno en la sangre podrían tener una relación con la demencia

La cama no es la oficina

Un error muy frecuente es “llevarse el trabajo a la habitación”. Esto puede hacer que el cerebro no comprenda cuándo es la hora de dormir y en qué momento tiene que estar alerta para producir más.

Por eso, es aconsejable terminar las tareas laborales en la sala y, después, ir a la cama. Lo mismo se recomienda para la hora de la comida y hasta para las discusiones de pareja.

Haz ejercicio

mujer haciendo ejercicio

Si te mantienes físicamente activo y practicas deporte estarás más cansado por las noches. Así, probablemente caerás rendido apenas apoyes la cabeza en la almohada.

Además estarás aprovechando las bondades del ejercicio como por ejemplo:

  • Bajar de peso
  • Tener mayor capacidad respiratoria y cardíaca
  • Socializar
  • Evitar el sedentarismo
  • Liberar tensiones y estrés

¿Te han gustado estos consejos? Esperamos que los pongas en práctica. Además, puedes utilizar la valeriana en días puntuales en los que te cueste dormir.

  • Colalto, C. (2010). Herbal interactions on absorption of drugs: Mechanisms of action and clinical risk assessment. Pharmacological Research. https://doi.org/10.1016/j.phrs.2010.04.001
  • Adel Pilerood, S., & Prakash, J. (2014). Evaluation of nutritional composition and antioxidant activity of Borage (Echium amoenum) and Valerian (Valerian officinalis). Journal of Food Science and Technology. https://doi.org/10.1007/s13197-011-0573-z
  • Restani, P., Di Lorenzo, C., Garcia-Alvarez, A., Badea, M., Ceschi, A., Egan, B., … Serra-Majem, L. (2016). Adverse effects of plant food supplements self-reported by consumers in the PlantLIBRA survey involving six european countries. PLoS ONE. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0150089
  • Pilcher, J. J., Ginter, D. R., & Sadowsky, B. (1997). Sleep quality versus sleep quantity: Relationships between sleep and measures of health, well-being and sleepiness in college students. Journal of Psychosomatic Research. https://doi.org/10.1016/S0022-3999(97)00004-4