Dos caldos para sobrellevar la gripe

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez el 4 marzo, 2019
Hay muchas formas de elaborar caldos. Ya sean de verduras o pollo, nos ofrecen muchos nutrientes. Cuando se presenta algún cuadro de gripe u otras enfermedades similares, tomar un caldo bien caliente siempre es una buena opción.

Durante las frías temporadas de invierno y otoño, nada mejor que unos buenos caldos para reconfortar el cuerpo y el ánimo. Más aún si se padece de gripe estacional, resfriado o catarro, que son tan usuales en estas épocas.

En la memoria colectiva está grabada la estampa de la abuela o la madre ofreciendo el tradicional plato de comida caliente (sopa, crema o caldo) para aliviar cualquier indisposición, devolver las fuerzas y reconfortar.

Todos los caldos, sean vegetales o proteicos, son muy nutritivos gracias a su combinación de sus ingredientes.  Eso sí, para que sus beneficios sean realmente efectivos, hay que evitar añadir sal en exceso. A continuación, veremos las dos recetas de caldo más comunes: de pollo y de vegetales.

Las virtudes de un buen caldo para sobrellevar la gripe

Ya sea que las personas estén convalecientes o con sospecha de padecer gripe o resfriado, el caldo aporta muchos beneficios al organismo. Hay varias razones para esto:

  • Dado que tiene un alto contenido de agua (tanto por la base del caldo en sí como por los ingredientes), ayuda a hidratar el organismo. Asimismo, estimula la micción y las deposiciones. 
  • Es fácil de consumir en caso de inapetencia. Al sufrir alguna enfermedad estacional como la gripe, las personas pierden el apetito, sobre todo de alimentos sólidos.
  • Es un plato nutritivo. Las propiedades de los vegetales y proteínas que contiene, pueden suplir una buena parte de los requerimientos calóricos del día.
  • Se trata de una preparación natural. Debe elaborarse solo con productos naturales, evitando los lípidos en demasía y los aditivos artificiales. Así, cumplirá con el imperativo de ser un plato natural y además sano. Por el mismo motivo, al consumirlo, se elevan las defensas naturales del organismo.
  • Contribuye a curar más rápidamente los estados gripales. Un hábito importante que debemos tener en cuenta ante una gripe o catarro es la hidratación. Eso ayuda a la eliminación del exceso de mucosidad a través de las vías respiratorias.
  • Reconforta, provee sensación de bienestar. Estas sensaciones preparan a la mente y al cuerpo para superar el cuadro gripal, con efectos reales observables.

Caldos de pollo y arroz

Dentro de las recetas de caldos que más se sirven en momentos donde se tiene las defensas bajas o simplemente frío, se encuentra el caldo de pollo y arroz. Sencillo, suave y muy nutritivo. El arroz es el ingrediente que aporta más cuerpo, sin embargo, el gusto se lo viene a dar, sobre todo, el pollo.

 Ingredientes (6 raciones)

  • Sal (al gusto).
  • 2 patatas (150 g).
  • 2 dientes de ajo.
  • 1/2 cebolla (30 g).
  • 1 puerro (30-40 g).
  • 1 pimiento verde (40 g).
  • Cebollino o perejil (al gusto).
  • 12 tazas de agua (3 litros).
  • 1 taza de arroz blanco cocido (150 g).
  • 2 piezas de pollo que tengan hueso (500 g).

Preparación

  • En una cacerola, hervir en el agua las piezas de pollo durante 10 minutos.
  • Pelar y cortar las patatas en dados de unos dos centímetros aproximadamente. Agregar al agua y cocinar por cinco minutos más.
  • Cortar finamente la cebolla, el pimiento y la parte blanca del puerro. Machacar un poco los dientes de ajo. Añadirlos al caldo y seguir cociendo cinco minutos.
  • Retirar los trozos de carne del agua, desmenuzar el pollo. Los huesos pueden reservarse para otras preparaciones.
  • Agregar al caldo el pollo desmenuzado, el arroz, el cilantro y la sal.
  • Hervir durante solo cinco minutos más y servir caliente.
  • De manera opcional se le pueden añadir unos cuantos fideos a la receta.

Descubre: Aprende a preparar esta deliciosa crema de ajo blanco

Caldos de vegetales

Cómo preparar deliciosos caldos de verduras para perder peso

Si no se desea carne en los caldos, esta opción de vegetales es igualmente reconfortante y muy adecuada para combatir las molestias del catarro, la gripe o el resfriado. El plato rendirá para seis personas.

Ingredientes (6 porciones)

  • Sal (al gusto).
  • 1 hoja de laurel.
  • 16 tazas de agua (4 litros).
  • 3 dientes de ajo majados.
  • 2 cebollas picadas finamente (40 g).
  • 1 manojo de apio picado finamente (50 g).
  • 3 cucharaditas de perejil picado (15 g).
  • 2 zanahorias peladas y cortadas en dados (30 g).
  • 1 brócoli cortado en pedazos pequeños (450 g).
  • 4 cucharaditas y media de aceite de oliva (45 ml).

Preparación

  • Colocar un poco de aceite de oliva en una sartén y sofreír allí las cebollas, el apio, las zanahorias, el ajo y la hoja de laurel.
  • Incorporar el brócoli, revolver un poco y agregar el agua.
  • Hervir este caldo por aproximadamente media hora.
  • Añadir las hierbas (cilantro y perejil), la sal y apagar el fuego. Retirar la hoja de laurel.
  • Si se desea el caldo sin tropezones de verdura y un poco espeso, siempre está la opción de triturar el líquido con las cebollas, apio y zanahorias (o con parte de ellas).
  • Dejar reposar un rato antes de servir.

Recuerda

Los caldos deben servirse calientes o, por lo menos, tibios, para que puedan brindar sensación de confortabilidad. Ahora, en lo que respecta al uso de cubitos es necesario aclarar que, dado que estos ya tienen cierta cantidad de sal y añadidos varios, si ya se han agregado al caldo, no será conveniente volver a salar la preparación. Recuerda que el exceso de sal es perjudicial para la salud.