Eczemas de la piel: Causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Los eczemas pueden mejorar con un cambio en nuestra dieta. No obstante, siempre es importante acudir al dermatólogo para obtener un diagnóstico especializado y algunas pautas para aliviar la condición

En este artículo vamos a tratar una de la lesiones más frecuentes de la piel: los eczemas, también llamados dermatitis eczémica.

Esta patología cutánea ha aumentado de forma considerable en zonas industrializadas a causa de factores medioambientales. Entre el 10 % y el 20 % de la población de países con altos niveles de contaminación padecen eczemas.

Descubre cuáles son las causas y síntomas de este trastorno, así como el tratamiento más adecuado.

No podemos olvidar que la piel es el órgano más grande de nuestro organismo. Al ser la capa más expuesta del cuerpo, recibe el contacto de todo tipo de agentes externos.

A su vez, también es el órgano mediante el cual podemos descubrir los síntomas de alerta de alguna otra enfermedad.

¿Qué son los eczemas?

Los eczemas son inflamaciones de la piel que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Es característico en esta lesión que se presente de muy diversas formas:

La mayoría de las veces aparece acompañada de un intenso picor en la zona afectada, enrojecimiento e incluso vesículas, ampollas o manchas.

Este trastorno de la piel puede aparecer a cualquier edad y sin un motivo claro.

Del mismo modo, puede desaparecer al cabo de un tiempo o bien mostrar una gran resistencia a cualquier tratamiento. Esto puede deberse a la dificultad para determinar su causa.

¿Quieres conocer más? Lee: Remedios naturales para cuidar tu piel

Tipos de eczema

Tipos de eczema

Los eczemas presentan un patrón clínico muy amplio. También es muy diversa la zona del cuerpo donde pueden aparecer. Por ello, los tipos de eczema se dividen dependiendo de:

  • Factores exógenos: Eczemas de contacto irritativo y de tipo alérgico.
  • Factores endógenos: Dermatitis seborreica, dermatitis atópica y eczema numular.

Causas 

Existe una larga lista de los factores que causan o agravan los eczemas. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

  • Contaminación medioambiental.
  • Contacto con sustancias tóxicas.
  • Alimentación poco equilibrada.
  • Intolerancias alimentarias.
  • Cosméticos, cremas o lociones de afeitado.
  • Emisiones industriales o de vehículos a motor.
  • Residuos ambientales de centrales eléctricas.
  • Consumo de tabaco.
  • Factores genéticos.
  • Champús, tintes de pelo, productos capilares, etc.

Síntomas

Síntomas

Esta enfermedad cutánea tiene una sintomatología muy llamativa y de fácil identificación, ya que las señales aparecen a simple vista:

  • Placas rojizas, costras o ampollas.
  • Zonas irritadas en la piel del paciente, codos o parte posterior de rodillas.
  • Cuero cabelludo descamado.
  • Úlceras acuosas, que pueden tener propensión a sufrir infecciones bacterianas.

Diagnóstico

Para diagnosticar los eczemas se tiene en cuenta el aspecto de la lesión, a pesar de que se puede confundir con otros trastornos cutáneos.

Las únicas pruebas diagnósticas son la que determinan si la causa está relacionada con una alergia. Hay que tener en cuenta que, debido al estilo de vida moderno y los malos hábitos nutricionales, ha aumentado la susceptibilidad en las personas a los agentes alérgenos. 

 Tratamiento

Frutas y verduras

 

El tratamiento consiste en eliminar los factores que causan el eczema que, como hemos visto, pueden ser muy variados.

Los medicamentos convencionales son corticosteroides, antihistamínicos o antibióticos. No obstante, estos no son siempre efectivos por la dificultad de diagnóstico o bien pueden reaparecer al cabo de un tiempo.

Además, implican efectos secundarios para la salud.

Por el contrario, la medicina natural se basa en la alimentación para determinar el tratamiento adecuado para los eczemas.

Visita este artículo: Todo lo que debes saber de los eczemas

Dieta específica

Las personas que sufren eczemas o, en general, problemas de piel, suelen abusar del consumo de lácteos, azúcares, harinas refinadas, horneados y grasas. De hecho, la descamación de la piel denota un exceso de sequedad.

Este signo indica una acumulación de grasa debajo de la piel y una sobrecarga del sistema digestivo y linfático. 

Debemos eliminar de nuestra dieta la comida basura, refinada y precocinada (pizzas, patatas fritas, hamburguesas, helados, etc.) y aumentar el consumo de alimentos naturales, frescos y nutritivos:

  • Frutas y verduras, crudos (ensaladas, batidos, jugos) y cocinados.
  • Cereales integrales como el arroz, el mijo, la quinoa o el trigo sarraceno.
  • Legumbres.
  • Frutos secos y semillas.
  • Germinados.
  • Alimentos fermentados como el chucrut o el kéfir.
  • Setas.
  • Algas.
  • Aceites vegetales de primera presión en frío: lino, onagra, oliva, coco.

Plantas depurativas

Para combatir la sobrecarga de toxinas en la piel y el resto de órganos podemos tomarnos algún remedio natural elaborado con plantas medicinales depurativas. Las más beneficiosas son las siguientes:

Podemos tomarla en infusión, extracto o comprimidos durante, por lo menos, tres meses.

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar