Edema: 6 consejos para combatirlo con la dieta

Daniela Echeverri Castro·
14 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante al
15 Mayo, 2019
Incrementar el consumo de agua y evitar los alimentos con demasiado sodio puede ayudar a estimular el funcionamiento renal y linfático para combatir los edemas.

Las personas que sufren edema pueden experimentar una mejoría de los síntomas haciendo algunos cambios en la dieta. Si bien hay varios factores que intervienen en el desarrollo de este trastorno, los hábitos alimentarios pueden facilitar su control.

Esto se debe a que algunos alimentos promueven el funcionamiento renal y linfático, lo cual es determinante para expulsar los fluidos acumulados en los tejidos. Además, contienen nutrientes claves para regular los balance de electrolitos y mantener bajo control la inflamación.

¿Sientes una incómoda sensación de pesadez? ¿Notas tus extremidades inflamadas? Si experimentas estos y otros síntomas de la retención de líquidos, no dudes en poner en práctica todos los consejos de dieta que compartimos en el siguiente espacio. ¡Toma nota!

¿Qué es un edema?

El edema es un trastorno cuyo síntoma principal es la acumulación de fluidos en el organismo. Se produce por un descontrol de los procesos que regulan el movimiento de los líquidos del cuerpo, lo cual desencadena una reacción inflamatoria.

No es como tal una enfermedad, pero sí puede aparecer como síntoma de afecciones en los riñones, presión arterial alta o cambios hormonales bruscos. De hecho, en algunos casos es la consecuencia del sedentarismo y una dieta rica en grasa, sodio y azúcares.

Síntomas de un edema

Los síntomas de un edema pueden variar en cada persona, en función de la severidad con que se presente o de la causa subyacente. Sin embargo, a nivel general presenta algunas manifestaciones que permiten identificarlo:

  • Bolsas en los ojos.
  • Reducción de la orina.
  • Cansancio y malestar general.
  • Sensación de pesadez en el cuerpo.
  • Aumento de peso sin razón aparente.
  • Celulitis en los glúteos, muslos y abdomen.
  • Hinchazón de las extremidades, muñecas y abdomen.

Lee también: 6 consecuencias de una dieta sin hidratos de carbono

Consejos para combatir el edema con la dieta

Aunque algunos casos de edema requieren un tratamiento médico, la mayor parte de las veces se puede controlar con algunos cambios en la dieta. Por esa razón, a continuación queremos repasar seis buenos consejos para mejorarlo.

1. Tomar aceite de oliva con moderación

Aceite de oliva virgen extra

El consumo de aceite de oliva y grasas saludables tiene interesantes beneficios sobre la salud. Debido a su composición nutricional, favorece la absorción de algunas vitaminas esenciales y disminuye la inflamación, de acuerdo con una publicación realizada en la revista International Journal of Molecular Sciences.

Sin embargo, su dosis diaria no debe superar las tres cucharadas, pues en exceso favorece el edema.

2. Consumir agua y líquidos saludables para reducir el edema

El consumo de agua, infusiones y caldos detox puede ayudar a incrementar la diuresis del cuerpo para estimular la eliminación de líquidos retenidos. Estas bebidas mejoran la circulación y el trabajo renal para disminuir la presencia de líquidos en los tejidos.

3. Limitar el consumo de sal

Salero de mesa
La sal contiene sodio, el cual es un agente de retención de agua dentro del cuerpo

A pesar que la sal se ha utilizado desde siempre en la cocina, su uso está desaconsejado en casos de edema. Esto se debe a que el exceso de sodio causa desequilibrios en el organismo, lo que aumenta la susceptibilidad a este problema. Así, se debe evitar la sal de mesa y la que se encuentra en alimentos como:

  • Quesos curados.
  • Frituras y snacks.
  • Carnes embutidas.
  • Bebidas carbonatadas.
  • Pan y productos de bollería.
  • Alimentos enlatados y prefabricados.

Esta clase de productos procesados suelen contener también grasas trans en su composición. Estos nutrientes contribuyen a promocionar un estado de inflamación, según un estudio publicado en la revista Progress in Lipid Research, lo cual condiciona un aumento en el riesgo de edema.

Ver también: Dieta de smoothies: alimentación para depurar tu organismo

4. Aumentar el consumo de diuréticos para luchar contra el edema

Los alimentos diuréticos son aquellos cuya composición nutricional apoya los procesos para aliviar el edema. Por lo general son ricos en agua, potasio y magnesio, todos necesarios para optimizar el funcionamiento de los riñones. Algunas opciones efectivas son:

  • Piña.
  • Melón.
  • Canela.
  • Sandía.
  • Jengibre.
  • Alcachofa.
  • Remolacha.
  • Espárragos.
  • Perejil y apio.
  • Cola de caballo.

5. Consumir té verde al desayuno

Tazas de té verde
Los efectos antibacterianos del té verde podrían contribuir con la reducción del H. pylori.

Las propiedades diuréticas y antioxidantes del té verde pueden ayudar a solucionar esta condición. Por lo tanto, se aconseja su ingesta como parte del desayuno o a media mañana. Es un buen sustituto para el café y otras bebidas que poco o nada hacen contra este problema.

Además el té verde es rico en flavonoides de carácter antioxidante, lo cual puede prevenir el riesgo de desarrollar otro tipo de patologías. Se han expuesto en la literatura científica las posibles propiedades de esta bebida a la hora de reducir la incidencia de enfermedades neurodegenerativas.

6. Aumentar las frutas y vegetales

Aumentar el consumo de alimentos frescos y crudos como las frutas y vegetales puede aportarle al organismo algunos nutrientes claves para la función renal y linfática. Por ejemplo, los antioxidantes, fibra y minerales ayudan a prevenir, en conjunto, la inflamación.

Así las cosas, lo ideal es tomarlas por lo menos tres veces al día como parte del tratamiento contra la retención. Además, en caso de pesadez y dolor en las extremidades, se pueden tomar hasta cinco veces, ya sea solas o en zumos y licuados.

Mejora la dieta para luchar contra el edema

¿Te aqueja alguno de los síntomas del edema? Si es así, ten en cuenta nuestros consejos. Como puedes ver, son muy fáciles de aplicar y no te obligan a hacer una dieta estricta o algo similar, sino más bien, introducir algunas mejoras en tus hábitos de vida.

Recuerda que para que puedas apreciar mejores resultados, lo ideal sería que evitaras el consumo de alcohol, refrescos y demás bebidas y comestibles industriales ultraprocesados.

  • Stella AB., Cappellari GG., Barazzoni R., Zanetti M., Update on the impact of omega 3 fatty acids on inflammation, insulin resistance and sarcopenia: a review. Int J Mol Sci, 2018.
  • Valenzuela CA., Baker EJ., Miles EA., Calder PC., Eighteen carbón trans fatty acids and inflammation in the context of atherosclerosis. Prog Lipid Res, 2019.
  • Fernando WMADB., Somaratne G., Goozee KG., Williams S., et al., Diabetes and alzheimer's disease: can tea phytochemicals play a role in prevention? J Alzheimers Dis, 2017. 59 (2): 481-501.