Edema cerebral: causas, síntomas y diagnóstico

Andrea Flores · 20 abril, 2018
El principal problema de los edemas cerebrales es que debido a las características de la región donde se presentan, pueden implicar enormes perjuicios que pueden conducir a la muerte cerebral del sujeto.

El término edema es asociado a una acumulación anormal de líquido en una determinada región corporal. Por norma general producen una inflamación o hinchazón en los tejidos blandos a los que afecta.

La sustancia que es retenida corresponde al líquido intersticial y resulta de la filtración de plasma a través de las paredes de los vasos sanguíneos. De esta forma traspasa nutrientes y oxígeno a las células para sus supervivencia y retira sus desechos. Cuando la cantidad de líquido que entra y sale de las células se descontrola se puede originar un edema en el área.

Síntomas del edema cerebral

Dolor de cabeza.

Por otra parte, los pacientes suelen padecer una serie de alteraciones o señales que pueden ser asociadas a esta enfermedad. En el caso del edema cerebral la enfermedad es grave puesto que la inflamación se encuentra limitada por una estructura ósea: el cráneo.

La presión sobre la masa cerebral aumenta en esta situación pudiendo incluso bloquear los vasos sanguíneos que llegan a este órgano. Por tanto, todos los nutrientes y el oxígeno de la sangre no alcanzan a las células neuronales, que terminan muriéndose.

Así, los síntomas suelen aparecer de forma espontánea y varían en función de la región cerebral afectada. Las alteraciones que aparecen con más frecuencia son:

  • Cefalea o dolor de cabeza.
  • Mareos o sensación de vértigo.
  • Cansancio, debilidad o fatiga general.
  • Molestia o rigidez en la región del cuello.
  • Cambios en el ritmo respiratorio normal.
  • Visión borrosa o indefinida. Asimismo, en los casos más graves el paciente puede llegar a perder la vista.
  • Dificultades para hablar y para caminar con normalidad.
  • Presencia de convulsiones.
  • Pérdida de consciencia que en los casos más complicados puede derivar en coma.

Ver también: Los síntomas del dolor de cabeza por estrés

Causas del edema cerebral

Causas edema cerebral.

 

Existen distintas causas o desencadenantes que pueden provocar la presencia de este trastorno. Por ejemplo, podemos destacar:

  • Accidente cerebrovascular. Al producirse una hemorragia interna en la región cerebral afectada se acumula sangre. Esta retención desencadena una serie de trastornos que pueden llegar a producir el edema en este órgano.
  • Traumatismo craneoencefálico. Se trata de una lesión producida por un golpe fuerte y rápido sobre la cabeza. Así, se puede producir una inflamación del cerebro que puede presentar diferentes niveles de gravedad.
  • Infecciones víricas o bacterianas. La presencia de patógenos en nuestro cuerpo puede originar distintas enfermedades que afecten al Sistema Nervioso (SN):
    • En el caso de la meningitis se produce una inflamación de las meninges. Se trata de una serie de finas capas que recubren y protegen a todo el Sistema Nervioso Central (encéfalo y médula espinal).
    • Otras enfermedades como la enfermedad de Reye o la encefalitis también afectan a este sistema.
  • Presencia de tumores en el cerebro, ya sean benignos o malignos (asociados con el cáncer). La formación de un bulto provoca un aumento de la presión intracraneal que puede llevar a la acumulación de líquido intersticial.
  • Intoxicación o envenenamiento. Incluimos, por ejemplo, sustancias tóxicas como los metales pesados (en especial el plomo) o el monóxido de carbono (CO).
  • Hiponatremia. Los niveles de sodio en sangre aparecen por debajo de los valores normales. Esto provoca un desequilibrio osmótico y se produce la entrada de agua en las células (pueden llegar a romperse).
  • Hipoxia (debido a un aumento súbito de la altitud). La variación rápida de la presión atmosférica provoca una disminución o falta de oxígeno. Para intentar corregir esta alteración, se produce una dilatación de los vasos sanguíneos que puede llegar a modificar las condiciones homeostáticas.

Te recomendamos leer: 6 hábitos cotidianos que afectan la salud de tu cerebro

Diagnóstico del edema cerebral

Diagnóstico del edema cerebral.

 

Por norma general el equipo médico lleva a cabo una serie de procedimientos médicos durante el diagnóstico. Así, se puede identificar el trastorno y descartar otros con síntomas parecidos. Entre las pruebas más utilizadas encontramos:

  • Examen físico. En él se comprueban los síntomas que padezca el sujeto, se estudia su historial clínico y su actividad reciente.
  • Obtención de imágenes internas. Normalmente se utiliza la Tomografía Axial Computarizada (o TAC) pero pueden usarse otras pruebas médicas.

Ante un paciente con alteraciones neurológicas, signos de focalidad o pérdida de conciencia, el equipo médico realizará la exploración física completa junto a las pruebas de imagen que considere oportunas para descartar la presencia de patología orgánica.