Los efectos del consumo de azúcar en tu piel: ¡Muy importante!

Debemos tener en cuenta que los alimentos que solemos consumir ya llevan azúcar, por lo que, cuando queramos reducir la ingesta, conviene también tener en cuenta este dato.

¿Cómo vivir sin azúcar? Gran parte de los alimentos, postres y bebidas que consumimos cada día están endulzados, y de ahí que estemos más que acostumbradas a su agradable sabor y nos sea casi imposible vivir sin él. No obstante, desde nuestro espacio te animamos a regular su consumo, a tomarlo con equilibrio y a prescindir de él en la medida que te sea posible utilizando opciones un poco más saludables.

La relación del azúcar con nuestra piel es mucho más directa de lo que pensábamos. Tanto es así que está implicado en el envejecimiento prematuro, en ese rostro hinchado con el cual nos levantamos muchas mañanas. E incluso en la aparición del acné.

Lo que el azúcar le hace a tu piel

No es cuestión de ser alarmistas o de hacer una campaña contra el azúcar. En absoluto. Nuestra intención es informar y reflexionar sobre un problema real: el consumo excesivo de azúcar daña nuestro organismo.

No pasa nada si añadimos unas cucharadas al café o si endulzamos algún día de forma ocasional ese tazón de fresas con un poco de azúcar. El problema aparece con el consumo regular de dulces, de postres, de refrescos, de jugos envasados, de batidos azucarados, etc.

Podríamos decir que gran parte de lo que comemos cada día contiene azúcar. Y, si bien es cierto que en otros artículos ya te hemos hablado de sus efectos en tu salud general, hoy queremos hablarte de ese órgano que te ofrece belleza, lozanía y juventud: tu piel.

Envejecimiento prematuro a causa del consumo de azúcar

7-maravillosos-cambios-que-experimenta-tu-cuerpo-cuando-dejas-de-comer-azúcar

Desde la revista Prevention beauty y el British Journal of Dermatology nos indican que consumir azúcar de modo regular va a afectar al envejecimiento de nuestra piel.

No solo lo notamos en ese rostro menos terso y con más arrugas, sino también en la tonacidad, en un color más opaco, apagado.

El proceso de envejecimiento de la piel suele llegar a partir de los 35 años. La forma en que nuestra piel madura en parte tiene que ver con nuestra herencia genética, pero también con la alimentación.

No importa la edad que tengas ahora, el simple hecho de dejar de consumir azúcar es algo que va a notarse no solo en tu salud general, sino también en la piel.

Cuanto más azúcar consumamos peor será para nuestro organismo. Como dato curioso te diremos que un famoso dermatólogo llamado Fredric Brandt llegó a publicar un libro titulado 10 minutos, 10 años. En él, se nos advierte de los peligros que supone el consumo de azúcar para nuestra belleza.

Las estructuras más vulnerables al consumo de azúcar el colágeno y la elastina. Son fibras de proteínas que mantienen la piel firme y elástica. De hecho, es interesante saber que el colágeno es la proteína más abundante en el cuerpo.

Revertir los efectos del azúcar en nuestra piel

firmeza rostro

 

Si bien es cierto que no nos va a ser posible borrar las arrugas de nuestro rostro, el llevar una buena calidad de vida y mejorar nuestra alimentación sí va a hacer que el aspecto de nuestra piel vuelva a lucir un poco más joven. Va a conseguir que las arrugas no sean tan marcadas, y que evitemos ese rostro hinchado o con ojeras que tenemos algunos días.

Reduce el azúcar en tu dieta

No hay que ser drásticos y eliminar todo rastro de azúcar de nuestra dieta. Se trata de buscar opciones más saludables o de restringir de modo adecuado su consumo. No pasa nada si incluyes esa cucharadita en el café.

Aumenta tu nivel de vitaminas B1 y B6

Las vitaminas B1 y B6 actúan como inhibidores naturales del proceso del glicación y mejoran la salud y fortaleza de nuestra piel. Puedes tomar complementos vitamínicos y, además, prepararte jugos verdes a base de apio, pepino, espinacas, manzanas…

Un poco de ejercicio y un sueño reparador

Nada es más saludable para nuestro organismo y nuestra piel que un sueño tranquilo y profundo a lo largo de ocho horas. Despertaremos con la piel relajada y tersa. Y si además hacemos el pequeño esfuerzo de practicar un poco de ejercicio cada día, todo ello revertirá en nuestra belleza exterior. En ese rostro más joven, elástico y radiante.