Los efectos del consumo de azúcar en tu piel: ¡Muy importante!

Valeria Sabater·
24 Julio, 2020
Debemos tener en cuenta que los alimentos que solemos consumir ya llevan azúcar, por lo que, cuando queramos reducir la ingesta, conviene también tener en cuenta este dato.

Dentro de los hábitos de la comida, surgen algunas preguntas relacionadas al consumo de algunos alimentos y sus derivados, una de ellas es: ¿Cómo reducir el consumo azúcar?.

Gran parte de los alimentos, postres y bebidas que consumimos cada día contienen, ya sea artificial o naturalmente, azúcar. En el caso de algunas frutas como el higo, el mango, los dátiles, entre otros, contienen, por cada 100 g, entre un 20 y 60 % de azúcar. 

Esta puede ser una de las razones por la que solemos acostumbrarnos a su sabor, en ocasiones creando dependencia. Por eso, desde este espacio se incentivará a regular su consumo y tomarlo con equilibrio. Sobre todo, se plantean opciones alternativas que contribuyan a reducir el consumo de azúcar.

Ahora bien, la relación del azúcar con nuestra piel es mucho más directa de lo que solemos creer. Tanto así, que está implicado en el envejecimiento prematuro, en que tengamos el rostro hinchado al despertar por las mañanas e inclusive, en la aparición de acné.

Lo que el azúcar le hace a tu piel

No se trata de ser alarmistas, mucho menos de hacer una campaña contra el azúcar. En absoluto. Nuestra intención es informar de manera objetiva, pero sobre todo, la idea es reflexionar sobre un problema real: el consumo excesivo de azúcar es nocivo para nuestro organismo.

Siguiendo este mismo orden de ideas, es importante resaltar que, no sucede nada malo si se añade un par de cucharaditas de azúcar al café, o si endulzamos algún día, de forma ocasional, una ración de fresas. El problema aparece cuando el consumo regular no es responsable y se traduce en efectos negativos para el cuerpo.

Entonces, al consumir alimentos que contengan azúcar de manera diaria, se vuelve un tópico de importancia, el conocer información sobre el impacto de esto sobre uno de los órganos que suele ser una carta de presentación, sobre todo en las mujeres, a la hora de hablar en silencio: la piel.

Envejecimiento prematuro a causa del consumo de azúcar

7-maravillosos-cambios-que-experimenta-tu-cuerpo-cuando-dejas-de-comer-azúcar

Desde la revista Prevention beauty y el British Journal of Dermatology se indica que “consumir azúcar de modo regular va a afectar, a mediano plazo, el envejecimiento de nuestra piel.”

Esto no solo puede ser notado en un rostro menos terso y con más arrugas, sino también en la tonicidad, es decir, suele mostrarse un color más opaco, como apagado, por así mencionarlo.

Entonces continuando en la mísma línea de ideas, puede resaltarse el hecho de que el proceso de envejecimiento de la piel suele dar inicio a partir de los 35 años. Esta es la forma en que nuestra piel madura. En parte, tiene que ver con nuestra herencia genética, pero también con la alimentación. Esta última, la más importante, ya que depende más de nosotros que de nuestra biología o herencia familiar.

En consecuencia, no importa la edad que se tenga justo en este instante, el simple hecho de dejar de consumir azúcar en exceso es algo que puede notarse y sentirse, no sólo en tu salud general, sino también en la piel.

En la medida en la que consumimos azúcar de manera irresponsable, se acorta más nuestra esperanza de vida y el impacto en nuestro organismo es cada vez más negativo. Como dato curioso te diremos que un famoso dermatólogo llamado Fredric Brandt llegó a publicar un libro titulado 10 minutos, 10 años. En él, se nos advierte de los peligros que supone el consumo de azúcar en exceso para nuestra belleza.

Las estructuras más vulnerables al consumo de azúcar son el colágeno y la elastina. Son fibras de proteínas que mantienen la piel firme y elástica. De hecho, es interesante saber que el colágeno es la proteína que más abunda en el cuerpo.

Revertir los efectos del azúcar en nuestra piel

firmeza rostro

 

Si bien es cierto que para eliminar por completo las arrugas de nuestro rostro, debemos someternos a alguna cirugía plástica, pues el llevar una buena calidad de vida y mejorar nuestra alimentación, sí va a hacer que el aspecto de nuestra piel vuelva a lucir un poco más joven. Va a conseguir que las arrugas no sean tan marcadas, y que evitemos tener un rostro hinchado y con ojeras.

Reduce el azúcar en tu dieta

No hay que ser drásticos y eliminar todo rastro de azúcar de nuestra dieta. Se trata de buscar opciones más saludables o de restringir de modo adecuado su consumo. No pasa nada si incluyes esa cucharadita en el café.

Aumenta tu nivel de vitaminas B1 y B6

Las vitaminas B1 y B6 actúan como inhibidores naturales del proceso de glicación y mejoran la salud y fortaleza de nuestra piel. Puedes tomar complementos vitamínicos y, además, prepararte jugos verdes a base de apio, pepino, espinacas, manzanas, entre otros.

Un poco de ejercicio y un sueño reparador

Nada es más saludable para nuestro organismo y nuestra piel que un sueño tranquilo y profundo a lo largo de 7 u 8 horas. Despertaremos con la piel relajada y tersa. Y si además hacemos el pequeño esfuerzo de practicar un poco de ejercicio cada día, todo ello revertirá en nuestra belleza exterior. En ese rostro más joven y radiante.