Efectos que la deshidratación provoca en tu cuerpo - Mejor con Salud

Efectos que la deshidratación provoca en tu cuerpo

Además de consumir líquidos, también podemos combatir la deshidratación si incluimos en nuestra dieta alimentos ricos en agua. Es conveniente beber, al menos, dos litros diarios

¿Cuánta agua tomas al día? Tal vez no toda la que necesitas y este es un factor más importante de lo que se cree.

¿Sabías que puedes estar 24 horas sin comer nada de comida sólida? Sin embargo, tu cuerpo podría fallar si te pasas un día sin beber.

Seguramente has notado más debilidad en una tarde de verano que en un día lluvioso. Si no acostumbras a tomar agua y de pronto sales en una tarde soleada, ¿sabes qué podría ocurrirte?

Podrías enfrentarte a la deshidratación, empezaríass a sudar el poco líquido que hubiera en tu cuerpo y comenzarías a sentirte desmayado.

Esta situación puede traer efectos sobre la salud. Por suerte, la deshidratación diaria es leve y no suele ser un problema de salud grave.

Por lo general, solo se necesita un buen vaso de agua a tiempo, o incluso un aperitivo hidratante, como la sandía o el pepino, para revertir el daño.

No obstante, si dejas que la deshidratación avance, te enfrentarás a algunos problemas de salud:

1. Descomposición total

sudar por ejercicio

Existe un tipo de deshidratación que resulta muy severa. Es la más fuerte y puede causar un mal funcionamiento en todo tu cuerpo. Depende de la cantidad de agua que empieces a perder por tus actividades diarias.

La cantidad total de agua en el cuerpo de una mujer puede ser de 38 a 45 litros, y para un hombre, de 42 a 48 litros. Sin embargo, no tomar suficiente agua puede ocasionar graves problemas y desequilibrios físicos.

Ahora lo que tienes que hacer es saber cómo determinarlo. Si eres de los que acostumbra a ejercitarte, aquí te va este consejo: debes pesarte un par de veces. Hazlo antes y después de salir a correr.

De esta forma vas a conocer tu nivel de sudoración. Toma en cuenta lo siguiente:

  • Si perdiste  entre el 1 y el 2% de su peso corporal, significa que estás levemente deshidratado. No pasa nada, estás bien. Solo recuerda tomar agua para solventar la falta.
  • Si bajaste entre el 2 y el 4% de tu peso, estás moderadamente deshidratado y algunos órganos podrían empezar a fallar.
  • Si perdiste el 5% o más, debes comenzar a preocuparte: nunca debes llegar a la pérdida del 11% de tu peso. Este ya es síntoma de deshidratación seria y tus riñones pueden comenzar a fallar.

Visita este artículo: 7 consejos clave para cuidar los riñones

2. No se puede controlar la temperatura de tu cuerpo

Tu cuerpo genera calor con cualquier movimiento que hagas, por muy pequeño que este sea. Sin embargo, nuestras temperaturas centrales se mantienen gracias a la hidratación.

Cuando estás deshidratado, no tienes la suficiente cantidad de agua en tu interior. Si sudas podrías perder lo poco que te queda para ayudar a tu mecanismo de refrigeración.

El calor queda atrapado en tu cuerpo porque no se puede evaporar y la temperatura sigue aumentando.

En el momento en que sientas que tu temperatura es elevada, procura consumir agua fresca. Es recomendable evitar el agua completamente fría porque se crea un choque de temperaturas.

3. Dejas de sudar

Mientras tu cuerpo no esté lo suficientemente hidratado, no tendrá mucho que expulsar por los poros. Si haces ejercicio habrá un momento en el que no expulses nada de sudor. Aunque el sudor no te resulte muy agradable, no es bueno que dejes de sudar.

Cuando no tienes suficiente líquido para compensar el sudor, la sangre bombea a los músculos. Es ahí donde se cierran algunos procesos regulares en tu cuerpo.

El sudor sirve para que:

  • Tu piel se refresque.
  • Se expulsen toxinas.

4. Tu corazón tiene que trabajar más de la cuenta

¿Sabes cuál es uno de los embalses más grandes que hay en nuestro cuerpo? La sangre. Esta se ve fuertemente afectada cuando comienzas a deshidratarte.

El volumen de sangre disminuye, pero el corazón tiene que bombear la misma cantidad a través de tu cuerpo.

El corazón debe hacerlo para conservar el mismo alivio de enfriamiento y así proporcionar también los mismos nutrientes a los músculos de trabajo. Cuando el corazón no puede mantener el ritmo, podrías estar en un mayor riesgo de agotamiento por calor.

Además, quienes tienen problemas de hipertensión y similares ponen en mayor riesgo a su corazón.

5. Tu orina será transparente y con la frecuencia adecuada

Una pérdida importante de líquidos puede hacer que ir al baño sea imposible.

Verás que las veces que vas al baño se reducen considerablemente y notarás que tu orina es de color amarillo oscuro y tiene un olor fuerte. Debes preocuparte si esto te pasa.

También es posible que sea de color marrón o de color rojizo por la deshidratación.

Algunas personas también pueden sentir dolor o ardor. Recuerda que la orina es un mecanismo a través del cual tu cuerpo desecha lo que no necesita. Es muy similar al sudor e igual de importante.

Échale una ojeada a tu orina, ya que esta es la forma más fácil de saber si estás deshidratado.

Lee también: ¿Por qué perjudicial aguantar las ganas de orinar?

Consejos básicos para combatir la deshidratación

combatir la deshidratación

Ahora que ya conoces los efectos de la deshidratación, te dejaremos algunos consejos para evitar este problema:

  • Consume 2 litros de agua diariamente. En este punto no debe haber pretexto ni se debe escatimar. Esta cantidad es la recomendada para mantenerte bien hidratado y sin problemas.

Si vives en un lugar muy caluroso puedes aumentar un poco la cantidad, pero no excedas los 3 litros diarios.

  • Come frutas y verduras ricas en agua (limón, sandía, piña, pepino, pimientos, vegetales de hoja verde, etc.). 

Todos estos alimentos te aportan una buena cantidad de agua y ayudan a solventar cualquier pequeña falta que tengas en el momento.

Además, son mejores que las bebidas energizantes llenas de azúcar.