Efectos de las relaciones sexuales en el organismo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganelli el 26 noviembre, 2018
¿Sabías que mantener relaciones sexuales puede ayudarte a combatir el estrés? Dado que aumentan la segregación de serotonina, pueden llegar a mejorar nuestra salud emocional y favorecer el bienestar general.

Los efectos de las relaciones sexuales en el organismo han sido un tema de interés e investigación desde hace cientos de años.

A pesar de que el sexo fue objeto de censuras y tabúes hasta hace algunas décadas, desde la antigüedad se le han atribuido diversos beneficios.

Si bien no es un secreto que ayuda a promover el bienestar emocional, muchos aún desconocen el impacto positivo que produce sobre la salud física. De hecho, su práctica regular puede ayudar a prevenir algunas enfermedades, a optimizar la circulación de la sangre e incluso a quemar calorías extra.

¿Quieres más razones para practicarlo con más frecuencia? En esta ocasión, queremos repasar los principales efectos que produce en el cuerpo. ¡Comencemos!

Fortalecen el sistema inmunitario

Mujer con un débil sistema inmunitario.

Tener una vida sexual activa contribuye a disminuir el riesgo de infecciones y enfermedades. Las relaciones sexuales ayudan a fortalecer la salud inmunitaria y a mejorar algunas respuestas del organismo contra los agentes patógenos que intentan atacar.

Su práctica también puede llegar a incrementar la producción de la inmunoglobulina. Esta resulta clave para combatir virus y bacterias. Además, es posible que aumente los anticuerpos en las membranas mucosas, evitando a veces las infecciones estomacales y respiratorias.

Lee también: El contagio de las bacterias entre parejas

Protegen la salud cardiovascular

La salud cardiovascular depende en gran medida del estilo de vida. Sin embargo, como complemento a los buenos hábitos, resulta recomendable tener una buena sesión de sexo.

Mantener relaciones sexuales, al menos tres veces a la semana, brinda beneficios como:

  • Ayudar en el control de la presión arterial alta.
  • Contribuir a mejorar la circulación sanguínea activa.
  • Favorecer, en ciertos casos, un mejor ritmo cardíaco, así como un menor riesgo de ataques de este tipo.

Cabe mencionar que, además de lo anterior, el organismo puede legar a aumentar la segregación de testosterona y DHEA (dehidroepiandrosterona) durante la fase de excitación sexual, lo cual es también aconsejable para el músculo cardíaco.

Descubre: 5 razones por las que puede subir la presión arterial

Ayudan a calmar los dolores

Persona con dolores de cabeza.

Tener relaciones sexuales puede mitigar varios tipos de dolores en el cuerpo. Las descargas de placer aumentan la liberación de oxitocina y endorfinas, sustancias que contribuyen a disminuir significativamente la sensación de dolor.

Algunos consideran que el sexo es un “analgésico natural”, puesto que puede ayudar a calmar problemas comunes como dolores de cabeza y migrañas, algunos síntomas del síndrome premenstrual, así como dolores musculares, articulares y ginecológicos.

Combaten el exceso de peso

Aunque el sexo no remplaza una rutina de entrenamiento físico, sí es un gran complemento para tener una “quema extra” de calorías en el plan de adelgazamiento.

Una sesión de sexo intensa, durante 30 o 40 minutos, permite quemar hasta 200 calorías. Por supuesto, puede haber muchos otros beneficios si se prueban distintas posiciones.

Las posturas complejas que exigen fuerza física no solo aumentan la pérdida de grasa, sino que tonifican los músculos y ayudan a moldear el cuerpo.

Mira también: 6 trucos para ayudar a bajar de peso

Reducción del estrés, un efecto de las relaciones sexuales en el organismo

Persona con estrés.

El estrés es uno de los males que afectan el organismo. Aunque al principio produce un impacto emocional, su falta de control acarrea importantes daños sobre la salud física.

Las relaciones sexuales pueden ser una efectiva terapia contra este problema. Al hacer el amor, se puede llegar a  aumentar la segregación de serotonina, sustancia química cerebral relacionada con el bienestar.

El contacto físico con la pareja, la excitación sexual y el vínculo emocional produce un estado de relajación que puede controlar al instante este estado de estrés.

En ciertos casos, disminuyen el riesgo de cáncer de próstata

Los hombres que tienen relaciones sexuales de forma regular tienen hasta un 20 % menos de posibilidades de sufrir cáncer de próstata.

La eyaculación contribuye a eliminar sustancias dañinas para este órgano, lo cual evita el crecimiento anormal de células cancerígenas.

Ahora bien, entre los efectos de las relaciones sexuales en el organismo no está la cura para este tumor. Por tanto, debes visitar a tu médico si crees estar ante un problema grave de salud.

Echa un ojo a: Prueba de cáncer de próstata en hombres, ¿cuándo y cómo?

Mejoran el control de la vejiga femenina

Vejiga femenina.

Fortalecer el suelo pélvico es determinante para ayudar a evitar el desarrollo de incontinencia urinaria, un problema que afecta en promedio al 30 % de las mujeres en alguna de las etapas de su vida.

El sexo es un gran entrenamiento para aumentar la resistencia de los músculos de esta zona. Cuando las mujeres alcanzan el orgasmo, estos se contraen y van ganando fuerza.

Quizás te interese: ¿Cuándo ir al sexólogo?

Pueden fortalecer la memoria

Las relaciones sexuales también son beneficiosas para la salud cerebral. En el sexo, la circulación sanguínea se activa, lo que optimiza el proceso de oxigenación de las células cerebrales.

A su vez, produce una estimulación sobre la producción de algunas neuronas importantes, lo cual puede mejorar la memoria en ciertos casos, así como otras habilidades cognitivas.

En resumen, los efectos de las relaciones sexuales en el organismo son muy variados. Estos se extienden cuando hay un vínculo emocional en la pareja, puesto que la confianza y el amor permiten tener experiencias más placenteras.

¡Disfrútalas!

  • Diamond, J. (1997). Why is Sex Fun. Basic Books.
  • Falush, D. (1999). Measuring the benefits of sex. Journal of Evolutionary Biology. https://doi.org/10.1046/j.1420-9101.1999.00128.x