Efectos de las relaciones sexuales en el organismo

Carolina Betancourth·
20 Julio, 2020
¿Sabías que mantener relaciones sexuales puede ayudarte a combatir el estrés? Así lo confirman algunos estudios.

Los efectos de las relaciones sexuales en el organismo han sido un tema de interés e investigación desde hace cientos de años.

A pesar de que el sexo fue objeto de censuras y tabúes hasta hace algunas décadas, desde la antigüedad se le han atribuido diversos beneficios. Si bien no es un secreto que ayuda a promover el bienestar emocional, muchos aún desconocen el impacto positivo que produce sobre la salud física.

De hecho, su práctica regular puede ayudar a optimizar la circulación de la sangre e incluso a quemar calorías extra, tal como asegura la Fundación Española del Corazón.

¿Quieres más razones para practicarlo con más frecuencia? En esta ocasión, queremos repasar los principales efectos que produce en el cuerpo. ¡Comencemos!

Fortalecen el sistema inmunitario

Mujer con un débil sistema inmunitario.

Tener una vida sexual activa podría ayudar a disminuir el riesgo de infecciones y enfermedades. Las relaciones sexuales podrían ayudar a fortalecer la salud inmunitaria y a mejorar algunas respuestas del organismo contra los agentes patógenos que intentan atacar.

Su práctica también puede llegar a incrementar la producción de la inmunoglobulina. Esta resulta clave para combatir virus y bacterias. Así lo confirman estudios como el publicado en 2004 por la revista Psychological Reports.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores tomaron como referencia un grupo de 112 estudiantes universitarios que fueron divididos en grupos según la frecuencia con la que practicaban sexo. Así, pudieron observar que aquellos estudiantes cuya práctica sexual era frecuente tenían una cantidad más elevada de inmunoglobulina.

Protegen la salud cardiovascular

La salud cardiovascular depende en gran medida del estilo de vida. Sin embargo, como complemento a los buenos hábitos, resulta recomendable tener una buena sesión de sexo.

Y es que, según estudios como el publicado en 2010 por la revista American Journal of Cardiology, una baja frecuencia de actividad sexual podría estar relacionada con la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Descubre: 5 razones por las que puede subir la presión arterial

Ayudan a calmar los dolores

Persona con dolores de cabeza.

Tener relaciones sexuales puede mitigar varios tipos de dolores en el cuerpo. Las descargas de placer aumentan la liberación de oxitocina y endorfinas, sustancias que contribuyen a disminuir significativamente la sensación de dolor.

Algunos consideran que el sexo es un “analgésico natural”, puesto que puede ayudar a calmar problemas comunes como dolores de cabeza y migrañas, algunos síntomas del síndrome premenstrual, así como dolores musculares.

Tener relaciones sexuales quema calorías

Aunque el sexo no remplaza una rutina de entrenamiento físico, sí es un gran complemento para tener una “quema extra” de calorías en el plan de adelgazamiento.

Según un estudio publicado en 2013 por la revista PLOS ONE, durante una sesión de sexo quemamos alrededor de 85 kcal (o lo que es lo mismo, 3.6 kcal por minuto). ¡Un buen complemento para tu actividad física!

Mira también: 6 trucos para ayudar a bajar de peso

Reducción del estrés, un efecto de las relaciones sexuales en el organismo

Persona con estrés.

El estrés es uno de los males que afectan el organismo. Aunque al principio produce un impacto emocional, su falta de control pueden acarrear importantes daños sobre la salud física.

Las relaciones sexuales pueden ser una efectiva terapia contra este problema. Al hacer el amor, se puede llegar a disminuir el estrés. Así lo indica un estudio publicado en 2006 en la revista Biological Psychology. Según esta investigación, el coito pene-vaginal está asociado a una mejor función psicológica y fisiológica.

Quizás te interese: ¿Cuándo ir al sexólogo?

Las relaciones sexuales podrían mejorar el descanso

Especialmente al llegar al orgasmo, tanto el sexo como la masturbación podrían hacer que durmamos mejor. Así lo confirman estudios como el publicado en 2019 en la revista Frontiers in Public Health.

Según esta investigación, los orgasmos tras el sexo estuvieron asociados con una buena calidad de sueño, mientras que los orgasmos logrados tras la masturbación (autoestimulación) se vieron asociados a una mejora en la calidad y latencia de sueño.

Pueden fortalecer la memoria

Las relaciones sexuales también son beneficiosas para la salud cerebral. Estudios como el publicado en 2013 en la revista Hippocampus lo confirman. Al parecer, la actividad sexual repetida puede estimular la neurogénesis adulta y restaurar la función cognitiva en ratas.

En resumen, los efectos de las relaciones sexuales en el organismo son muy variados. Estos se extienden cuando hay un vínculo emocional en la pareja, puesto que la confianza y el amor permiten tener experiencias más placenteras. ¡Disfrútalas!

  • Glasper, E. R., & Gould, E. (2013). Sexual experience restores age‐related decline in adult neurogenesis and hippocampal function. Hippocampus, 23(4), 303-312.
  • Charnetski, C. J., & Brennan, F. X. (2004). Sexual frequency and salivary immunoglobulin A (IgA). Psychological reports, 94(3), 839-844.
  • Hall, S. A., Shackelton, R., Rosen, R. C., & Araujo, A. B. (2010). Sexual activity, erectile dysfunction, and incident cardiovascular events. The American journal of cardiology, 105(2), 192-197.
  • Frappier, J., Toupin, I., Levy, J. J., Aubertin-Leheudre, M., & Karelis, A. D. (2013). Energy expenditure during sexual activity in young healthy couples. PLoS one, 8(10), e79342-e79342.
  • Brody, S. (2006). Blood pressure reactivity to stress is better for people who recently had penile–vaginal intercourse than for people who had other or no sexual activity. Biological psychology, 71(2), 214-222.
  • Lastella, M., O'Mullan, C., Paterson, J., & Reynolds, A. C. (2019). Sex and Sleep: Perceptions of Sex as a Sleep Promoting Behaviour in the General Adult Population. Frontiers in public health, 7, 33.
  • Glasper, E. R., & Gould, E. (2013). Sexual experience restores age‐related decline in adult neurogenesis and hippocampal function. Hippocampus, 23(4), 303-312.