Efectos secundarios de la vitamina C

01 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Pensar en la existencia de efectos secundarios de la vitamina C es difícil, aunque existen. Son poco frecuentes y se asocian, sobre todo, a la interacción de la vitamina con otros compuestos.
 

Los efectos secundarios de la vitamina C en el cuerpo pueden aparecer, aunque en mínima proporción. Mucho más se sabe sobre los efectos beneficiosos de esta sustancia en el organismo, que de las posibles complicaciones que puede traer consigo la toma indiscriminada de la misma.

Empecemos por recordar que la vitamina C es un nutriente necesario de los tejidos corporales. Toda la vitamina C que se necesita debe adquirirse del exterior, ya que el cuerpo humano es incapaz de sintetizarla por sus propios medios.

La fuente principal es la alimentación. Esta vitamina es hidrosoluble, es decir que se disuelve en el agua. Y, una vez que ingresa al cuerpo, se aprovecha hasta utilizar la cantidad necesaria. Lo que sobra se elimina por la orina.

Es este mecanismo de eliminación automática vía renal lo que hace improbable la aparición de efectos adversos. Deberían ingerirse grandes cantidades de vitamina C para notar efectos secundarios, a la vez que debería existir un problema para su excreción renal.

Funciones de la vitamina C

La vitamina C tiene la función esencial de reparar y acompañar el crecimiento de los tejidos, sobre todo en la piel y en el sistema osteoarticular. Tampoco son despreciables sus efectos en los vasos sanguíneos.

Las funciones más importantes de la vitamina C son:

  • Formación de proteínas que intervienen en la construcción de piel y tendones.
  • Creación de materiales de los tejidos de los tendones y los ligamentos.
 

La ciencia ha demostrado que la vitamina C es un poderoso antioxidante. Los antioxidantes son sustancias que inhiben parte de los efectos que tienen los radicales libres sobre las células.

Los radicales libres se forman constantemente durante el metabolismo corporal, sobre todo en el proceso de absorción de nutrientes y energía de los alimentos. A medida que los radicales libres se acumulan, aumenta el daño celular y el envejecimiento de los tejidos.

Se ha postulado que los radicales libres intervienen en la generación de algunos cánceres, enfermedades cardíacas y artrosis. La posibilidad de que la vitamina C bloquee en parte los efectos perjudiciales de este proceso de envejecimiento es una buena noticia.

Vitamina C
La vitamina C desempeña funciones muy importantes en el organismo. Es poco frecuente que cause efectos adversos.

Sigue leyendo: ¿Qué son los antioxidantes y para qué sirven?

Fuentes de la vitamina C

Los efectos adversos de la vitamina C aparecerían cuando la ingesta es excesiva. Las principales fuentes de esta vitamina son las frutas y las verduras, en mayor proporción los cítricos. Otras frutas con buena dosis de vitamina C son:

 
  • Kiwi
  • Piña
  • Frutos rojos: frambuesas, arándanos, fresas
  • Melón
  • Sandía

Entre las verduras, las de color verde son las más ricas en esta sustancia. Podemos mencionar al brócoli, el coliflor, la espinaca y el repollo. También los pimientos y el tomate son buenas fuentes.

En algunos países existen legislaciones que obligan a los productores de alimentos a agregar vitamina C a sus productos. Esto se conoce como alimentos enriquecidos o fortificados.

El proceso de cocción que se aplique a los alimentos ricos en vitamina C puede alterar su disponibilidad. Tanto la cocción como la exposición a la luz solar son capaces de alterar la cantidad de vitamina que ofrece el alimento al cuerpo.

Efectos adversos de la vitamina C

Llegamos así, tras analizar qué funciones cumple en el cuerpo y de dónde la obtenemos, a los efectos secundarios de la vitamina C. Los mismos hacen su aparición cuando se ingieren cantidades superiores a los dos mil miligramos por día.

El primer efecto adverso que se manifiesta es gastrointestinal. Las dosis altas de vitamina C generan acidez, pirosis y hasta diarrea. En el embarazo no se recomiendan las cantidades elevadas de vitamina C porque afectan al bebé.

Otro efecto secundario de la vitamina C es la formación de cálculos renales. Se ha observado que, en exceso, el metabolismo la transforma en oxalato, y el oxalato intenta salir por vía urinaria, acumulándose en la orina y fabricando litiasis renal.

Cuando hay preexistencia de ciertas enfermedades, el organismo puede reaccionar mal a la sobredosis de vitamina C. Los pacientes con deficiencia de G6PD padecen hemólisis –destrucción de los glóbulos rojos- en contextos de mucha vitamina, mientras que los enfermos de hemocromatosis pueden empeorar.

 
Efectos adversos de la vitamina C
El consumo excesivo de vitamina C puede causar efectos secundarios indeseados. Es importante evitar las dosis superiores a los dos mil miligramos por día.

Descubre más: Hipervitaminosis: el exceso de vitaminas

Efectos adversos de la vitamina C por interacciones

Aparte de los efectos adversos de la vitamina C por ingesta excesiva, tenemos que considerar las interacciones de la sustancia con otras:

  • Quimioterapia: en los pacientes oncológicos existe la sospecha científica de que la vitamina C podría reducir el efecto del tratamiento.
  • Estrógenos: se ha visto que la vitamina C aumenta la disponibilidad sanguínea de los estrógenos, lo que interaccionaría con los anticonceptivos orales, por ejemplo, y con las terapias de reemplazo hormonal para la menopausia.
  • Aluminio: hay casos de enfermos renales que utilizan medicamentos con aluminio. Si en el mismo momento consumen cantidades elevadas de vitamina C, el aluminio puede aumentar sus efectos adversos.
  • Anticoagulantes: la warfarina, principalmente, que es un anticoagulante, ve reducida su capacidad de acción ante la presencia elevada de vitamina C.

En definitiva

Es poco frecuente que se presenten efectos adversos por el consumo de vitamina C; sin embargo, puede ocurrir. Además, en algunos casos, esta vitamina tiene interacciones de consideración con otras sustancias. 

 
  • Manela-Azulay, Mônica, et al. "Vitamina C." Anais brasileiros de dermatologia 78.3 (2003): 265-272.
  • Lanyau Domínguez, Yeneisy, and Consuelo Macías Matos. "Deficiencia de vitaminas y enfermedad de Alzheimer." Revista Cubana de Salud Pública 31.4 (2005).
  • Serra, Horacio Marcelo, and Thamara Analía Cafaro. "Ácido ascórbico: desde la química hasta su crucial función protectiva en ojo." Acta bioquímica clínica latinoamericana 41.4 (2007): 525-532.