9 efectos sorprendentes asociados a un nivel bajo de serotonina

Valeria Sabater · 13 febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 13 febrero, 2020
Más allá de los problemas de ansiedad o depresión, la carencia de serotonina puede enviarnos otras muchas señales que no debemos pasar por alto.

La serotonina es la sustancia química que potencia en nosotros una agradable sensación de bienestar general. Un nivel bajo de serotonina puede influir de manera negativa en el estado emocional. 

No obstante, sus funciones van mucho más allá. La serotonina o  5-hidroxitriptamina (5-HT), además de actuar en el cerebro como neurotransmisor, cumple la función de hormona cuando llega al torrente sanguíneo.

Esta influye en una variedad inmensa de funciones corporales y psicológicas. De hecho, se sabe que tiene una utilidad esencial en el metabolismo de los huesos, así como en la regeneración hepática e incluso en la división celular.

Este componente químico del organismo es tan fascinante como maravilloso. Gracias a la 5-HT podemos disponer de un adecuado equilibrio interno con el que asegurar el bienestar de muchos procesos que garantizan la salud general.

Por tanto, debes conocer qué efectos tiene en el organismo contar con un nivel bajo de serotonina. Para ello, sigue leyendo este artículo.

Vale la pena tener en cuenta estos síntomas que a menudo asociamos a otros problemas. En realidad, lo que puede haber detrás es un simple desajuste en los neurotransmisores y hormonas. No obstante, debes consultar a tu médico si crees que estás ante una situación de gravedad.

1. Un nivel bajo de serotonina puede ocasionar problemas digestivos

Un nivel bajo de serotonina puede ocasionar problemas digestivos.

Es posible que nunca hayas oído hablar de la peristalsis. Este término hace referencia a esas contracciones que se originan en todo el tracto digestivo con un fin muy concreto: mover alimentos y líquidos a través de todo el sistema digestivo.

Cuando los niveles de serotonina son bajos, las células dejan de emitir una cantidad adecuada de calcio.

Mientras menos calcio haya, los músculos digestivos dejan de contraerse con tanta eficacia. Por tanto, la digestión se puede volver más lenta y pesada.

2. La relación entre un nivel bajo de serotonina y el intestino irritable

La serotonina y el intestino irritable guardan una estrecha relación.

Casi el 95 % de la serotonina se produce y se almacena en el intestino. Una deficiencia de este neurotransmisor con funciones de hormona provoca a menudo una alteración en la función intestinal.

Así, es probable que padezcamos episodios reiterados de estreñimiento. Además, y a causa del deterioro muscular en el sistema digestivo antes citado, es común que poco a poco acabemos sufriendo lo que se conoce como «intestino irritable«.

Siempre será adecuado, por tanto, que el médico nos haga un análisis de sangre y una valoración completa de los síntomas. Así podremos saber si este problema en concreto se deriva de un nivel bajo de serotonina.

Lee también: La oxitocina tiene un lado oscuro que debes conocer

3. Un sistema inmunitario más débil

Si llevas una época sintiendo un acusado decaimiento, debilidad muscular, cansancio extremo, mal humor y, además, percibes que sufres más infecciones o resfriados de la cuenta, no dudes tampoco en ir al médico.

Un nivel bajo de serotonina provoca también que la respuesta inmunitaria sea mucho más débil e inefectiva.

4. Alteraciones en tu reloj biológico

Alteraciones del reloj biológico.

Los niveles bajos de serotonina pueden alterar los ritmos circadianos. De hecho, un síntoma tan común como llamativo es experimentar más sensación de sueño por el día que por la noche.

Sin embargo, cabe señalar que esa somnolencia diurna puede aparecer también como síntoma de una depresión. Muchas de las depresiones endógenas están causadas precisamente por un déficit acusado de serotonina.

5. Tenemos antojos de alimentos salados

Las personas que sufren un descenso de serotonina en su organismo tienen mayor necesidad de sodio y, por tanto, sienten antojos por las comidas saladas. No obstante, no podemos tomar este síntoma concreto para diagnosticar de inmediato un déficil en 5-HT. También deben darse otros procesos como desánimo, cansancio, problemas digestivos…

6. Depresión

Tal y como hemos señalado hace un momento, un déficit en los niveles de serotonina se relaciona con una bajada en el estado de ánimo. De hecho, existe una relación directa entre la serotonina y el desarrollo de la depresión.

Todo ello tiene su origen en un descenso en el número de receptores capaces de recibir la serotonina o, por el contrario, en la escasez de triptófano, el aminoácido que ayuda a regular la serotonina.

En ocasiones, algo tan sencillo como mejorar la alimentación y practicar algún deporte puede mejorar el estado de ánimo si la depresión es ligera. Sin embargo, en gran parte de los casos es necesario recurrir a los fármacos para restaurar los niveles de serotonina.

Descubre también 6 hábitos diarios que pueden ocasionarnos depresión

7. Mayor ansiedad

El cuerpo tiene hasta 14 receptores diferentes de serotonina, y el 5-HT1A es el receptor más importante. Ahora bien, si en algún momento de la vida este receptor experimenta algún problema, notaremos de inmediato mayor susceptibilidad, nerviosismo, preocupaciones y ansiedad.

Es un dato muy curioso que, sin duda, debemos tener presente para entender que muchas veces tanto la ansiedad como la depresión tienen un origen químico.

8. Migrañas

Hombre con migraña

La serotonina tiene una importancia clave en el desarrollo y aparición de las migrañas. El origen de una buena parte de este tipo de cefaleas estaría en la deficiencia de triptófano, al igual que en el caso de la depresión. Esto es debido a que es el precursor de la serotonina y a que media en su correcta producción.

Descubre: Vitaminas del grupo B para un cerebro joven

9. Pequeños problema de memoria

La falta de atención, el cansancio, la dificultad para concentrarnos en determinados datos y retener información se asocia también a un problema con la serotonina.

Este síntoma es muy recurrente en las personas que sufren depresiones. Es un problema que, a su vez, suele mejorar de forma efectiva cuando seguimos el tratamiento farmacológico específico para ello.

En resumen…

Ya te habrás dado cuenta de que la serotonina media en infinidad de procesos. De hecho, estos 9 aquí citados son solo una pequeña muestra de ello. Es, por tanto, necesario que, ante cualquier problema, malestar físico o emocional, no dudemos en consultarlo con el médico.

Comer sano, hacer ejercicio y seguir las indicaciones de los profesionales adecuados (el médico de cabecera y el psicólogo) pueden ayudarnos a recuperar, poco a poco, el bienestar perdido.

  • Nichols, C. D. (2014). Serotonin. In Encyclopedia of the Neurological Sciences. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-385157-4.00048-8
  • Mohammad-Zadeh, L. F., Moses, L., & Gwaltney-Brant, S. M. (2008). Serotonin: A review. Journal of Veterinary Pharmacology and Therapeutics. https://doi.org/10.1111/j.1365-2885.2008.00944.x
  • Dayan, P., & Huys, Q. J. M. (2009). Serotonin in Affective Control. Annual Review of Neuroscience. https://doi.org/10.1146/annurev.neuro.051508.135607
  • Ursin, R. (2002). Serotonin and sleep. Sleep Medicine Reviews. https://doi.org/10.1053/smrv.2001.0174