Efluvio telógeno: causas y tratamientos

20 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por dermatóloga Maria del Carmen Hernandez
El efluvio telógeno es una pérdida notoria de cabello que se asocia, sobre todo, a episodios de estrés y eventos traumáticos. No es igual que la alopecia areata y suele afectar más a las mujeres que los hombres. 
 

El efluvio telógeno es una forma de pérdida del cabello que ocurre después de atravesar cuadros de estrés severo o situaciones traumáticas. Puede afectar a cualquier persona, sea hombre o mujer, independientemente de su edad; sin embargo, ocurre con más frecuencia en las mujeres jóvenes.

Para poder darle un tratamiento adecuado, es conveniente determinar cuáles son los factores que influyen en su aparición. De este modo, poco a poco, se puede repoblar de nuevo el cabello. ¿Cuáles son sus posibles causas? ¿Qué opciones terapéuticas existen? A continuación, lo detallamos.

¿Por qué ocurre el efluvio telógeno?

El efluvio telógeno es un tipo de alopecia que tiene lugar cuando la raíz del folículo sufre un daño específico que entorpece su desarrollo y su ciclo de crecimiento. La caída del cabello suele ser temporal y, por tanto, no se debe confundir con la alopecia areata.

En general, es normal perder hasta 100 cabellos al día; no obstante, como lo detalla una publicación en Harvard Health Publishing, al producirse esta condición, es posible perder hasta 300 cabellos en lugar de 100. ¿Y por qué ocurre? Hay varios posibles detonantes. Entre ellos encontramos los siguientes:

  • Estrés o eventos traumáticos: los episodios de estrés provocan una alteración en el crecimiento del folículo piloso. Se percibe una pérdida de la densidad capilar. Desde el momento que el folículo piloso se ve afectado, pueden pasar 2 -3 meses antes que se manifieste la caída del cabello. En este tiempo transcurrido, gran cantidad de folículos pueden haberse visto afectados.
 
  • Cuadros de enfermedades febriles o enfermedades infecciosas.
  • Malnutrición: ya sea por problemas de salud o por un consumo insuficiente de algunos alimentos. Una vez superado el cuadro de malnutrición, se comienza a recuperar el estado habitual.
  • Postquirúrgicos.
  • Postparto: es una de las causas más comunes en las mujeres. Junto con el comienzo de la maternidad provocan un desgaste emocional  y estrés consiguiente. El efluvio telógeno durará en función de la causa que lo provoca y de cuán rápido se instaure el tratamiento.
  • Adelgazamiento severo. 
¿Por qué ocurre el efluvio telógeno?
Los episodios de estrés severo y las deficiencias nutricionales son los principales detonantes del efluvio telógeno.

Lee también: Se me cae el pelo durante el embarazo: ¿cómo combatirlo?

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza a partir de una exploración física y un interrogatorio que realiza un médico o dermatólogo durante la consulta. También se puede sugerir un «pull test» para apreciar si hay perdida de cabello. En esta se tira del pelo suavemente para verificar la calidad del mismo.

Por otro lado, para descartar otras posibles causas asociadas, el profesional precisa de un análisis de sangre. No obstante, como lo detalla un artículo publicado en la revista médica International Journal of Trichology, el diagnóstico definitivo se puede realizar a través de tricoscopía digital.

 

La importancia de reconocer el cuadro

Es un trastorno reversible y limitado. Para frenar a tiempo su evolución, la consulta con el especialista es lo mas recomendado. Cuando la causa que lo provocó es tratable, como en el caso de una anemia, debe ser corregida para que el cuadro mejore.

Por lo tanto, en primer lugar, es preciso obtener un diagnóstico. Una vez establecida su causa, el médico puede orientar hacia el mejor tratamiento. Así pues, ante las primeras manifestaciones del efluvio telógeno, se debe iniciar el tratamiento del folículo piloso con el fin de reactivar su crecimiento y frenar su pérdida lo antes posible.

Tan pronto como se inicia el tratamiento, la fase de crecimiento se caracterizará por un pelo fino y corto que, con el paso del tiempo, se engrosará hasta retornar a su tallo y longitud habitual. En general, el total de este proceso es lento; puede llegar a durar hasta 12 meses.

¿Cuáles son las opciones terapéuticas para el efluvio telógeno?

Como hemos comentado, el tratamiento para el efluvio telógeno depende en gran medida de su detonante. En general, es relevante contar con la opinión del profesional para elegir una opción u otra. Además, es primordial tratar su causa subyacente.

Enjuague frecuente

Se recomienda el enjuague frecuente del cabello – un mínimo de 3 veces a la semana – para eliminar todo el pelo maduro que va a caer tarde o temprano. Esta medida reducirá la fase de caída y acelerará la llegada de la fase de crecimiento.

 

Dieta y suplementación

De acuerdo con una revisión de estudios publicada en Dermatologic Therapy, las vitaminas no son la única deficiencia que pueda conducir a efluvio telógeno. También incide una posible deficiencia calórica o el déficit de otros nutrientes esenciales como los ácidos grasos, minerales y proteínas.

Por lo anterior, es fundamental ajustar la dieta y, si es necesario, recurrir a la suplementación. El médico o especialista será el encargado de orientar hacia una adecuada nutrición, según el caso.

Dieta y suplementación
La deficiencia de algunos nutrientes esenciales también conlleva a la caída excesiva del cabello. Por eso, es necesario ajustar la dieta y, muchas veces, recurrir a la suplementación.

Minoxidil

El uso de lociones como el minoxidil, que actúan de manera directa sobre el folículo piloso, contribuye a estimular el crecimiento del cabello. Si bien no hay evidencia sobre la eficacia de este producto ante problemas como el efluvio telógeno, es un medicamento bien tolerado con beneficios notables contra los trastornos del cabello. 

Quizás te interese: Minoxidil: tratamiento contra la alopecia y caída del pelo

Melatonina

La melatonina vía oral resulta útil. Es eficaz para regular el ciclo del sueño, actúa como antioxidante y, a su vez,  en dosis bajas regula el ciclo del pelo al actuar sobre su crecimiento.

 

El plasma rico en plaquetas (PRP)

Estudios recientes, como uno publicado en International Journal of Trichology exponen los beneficios de un tratamiento innovador contra los trastornos de la caída capilar: el plasma rico en plaquetas (PRP). Aunque aún faltan evidencias para corroborar su eficacia sobre el efluvio telógeno, los hallazgos son prometedores.

El tratamiento, que se reserva para los casos en que no funcionan otras opciones terapéuticas, consiste en extraer la sangre del paciente. Luego, esta se procesa en una centrífuga para separar la fracción plaquetaria de los factores de crecimiento naturales.

Posteriormente, se aplica en el cuero cabelludo por medio de microinyecciones para que estimulen en crecimiento capilar. Tan solo tarda 45 minutos el procedimiento y no se considera invasivo.

Efluvio telógeno: ¿qué debe quedar claro?

En condiciones generales, todas las personas perdemos cabellos todos los días (unos 100). Sin embargo, ante traumatismos, episodios de estrés o deficiencias nutricionales, la caída del pelo puede ser anormal. Es importante determinar si se trata de efluvio telógeno para proceder a realizar un tratamiento adecuado.

 
  • Malkud, S. (2015). Telogen Effluvium: A Review. JOURNAL OF CLINICAL AND DIAGNOSTIC RESEARCH. https://doi.org/10.7860/jcdr/2015/15219.6492
  • Rebora A. Telogen effluvium: a comprehensive review. Clin Cosmet Investig Dermatol. 2019;12:583‐590. Published 2019 Aug 21. doi:10.2147/CCID.S200471
  • Harvard Health Publishing. (April, 2019). Telogen Effluvium. Harvard University. Available in https://www.health.harvard.edu/a_to_z/telogen-effluvium-a-to-z
  • Gizlenti, S., & Ekmekci, T. R. (2013). The changes in the hair cycle during gestation and the post-partum period. Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology, 28(7), 878–881. https://doi.org/10.1111/jdv.12188
  • McDonald KA, Shelley AJ, Colantonio S, Beecker J. Hair pull test: Evidence-based update and revision of guidelines. J Am Acad Dermatol. 2017;76(3):472‐477. doi:10.1016/j.jaad.2016.10.002
  • Jain N, Doshi B, Khopkar U. Trichoscopy in alopecias: diagnosis simplified. Int J Trichology. 2013;5(4):170‐178. doi:10.4103/0974-7753.130385
  • Almohanna HM, Ahmed AA, Tsatalis JP, Tosti A. The Role of Vitamins and Minerals in Hair Loss: A Review. Dermatol Ther (Heidelb). 2019;9(1):51‐70. doi:10.1007/s13555-018-0278-6
  • Suchonwanit P, Thammarucha S, Leerunyakul K. Minoxidil and its use in hair disorders: a review [published correction appears in Drug Des Devel Ther. 2020 Feb 10;14:575]. Drug Des Devel Ther. 2019;13:2777‐2786. Published 2019 Aug 9. doi:10.2147/DDDT.S214907
  • Fischer TW, Slominski A, Tobin DJ, Paus R. Melatonin and the hair follicle. J Pineal Res. 2008;44(1):1‐15. doi:10.1111/j.1600-079X.2007.00512.x
  • Verma K, Tegta GR, Verma G, Gupta M, Negi A, Sharma R. A study to compare the efficacy of platelet-rich plasma and minoxidil therapy for the treatment of androgenetic alopecia. Int J Trichol 2019;11:68-79