Los ejercicios de Kegel: fortalece tu suelo pélvico y mejora tu vida sexual

Los ejercicios de Kegel fueron creados para combatir la incontinencia urinaria; sin embargo, también son muy útiles para la consecución de mejores relaciones sexuales. Hombres y mujeres cambian sus vidas con esta técnica.

Los ejercicios de Kegel datan de la década del 40. Fueron creados para combatir la incontinencia urinaria post parto. Sin embargo, luego se constató que sus efectos van más allá del objetivo inicial de su lanzamiento.

El fin último de estos es fortalecer el suelo pélvico, lo cual trae consigo otros beneficios. Es importante resaltar que sirve tanto para las mujeres como para los hombres.

¿Qué es el suelo pélvico?

Es el conjunto de músculos que cierran la parte inferior de la cavidad abdominal para mantener cada órgano en su lugar dentro de la pelvis. Entre sus principales funciones están las de controlar esfínteres y tener mayor firmeza en las erecciones.

Si existe una disfunción en el suelo pélvico, cualquiera de los órganos relacionados directamente a este pueden llegar a trabajar incorrectamente. La mayoría de las personas se dan cuenta de que padecen una disfunción en el suelo pélvico cuando presentan síntomas como prolapsos o dificultades sexuales.

Lo importante es fortalecer esta zona y cuidarla, de la misma manera que se protege otras partes más visibles del organismo.

Qués es el suelo pélvico.

Ver también: 5 cosas que dice tu postura sexual favorita sobre tu personalidad

Ejercicios de Kegel: un método de fortalecimiento

Hombres y mujeres pueden comenzar a fortalecer su suelo pélvico con los ejercicios de Kegel. Son muy sencillos de realizar y no requieren mucho tiempo. Lo ideal es destinar unos minutos cada día para realizarlos y comprometerse a convertirlos en un hábito.

Para identificar correctamente los músculos que se deben trabajar, al orinar, se debe intentar cortar o disminuir el fluido. La sensación que se busca reconocer es que vagina, ano y uretra se cierren y asciendan. Esa es la musculatura que hay que fortalecer. Ya descubierto el sector, es muy sencillo el resto de la tarea.

Con una postura relajada, espalda erguida y pelvis neutra, se contraen los músculos. Posteriormente, hay que resistir unos segundos en esa posición y relajar. No es necesario modificar la respiración para realizar los ejercicios de Kegel. Solo hay que concentrarse en contraer y relajar en series la musculatura del bajo vientre. 

A medida que se va ganando entrenamiento y fuerza hay que ir sumando exigencias. Se aconseja cambiar de posición durante el entrenamiento y hacer que la resistencia en la contracción sea más duradera.

Por lo general, se recomiendan series que oscilan entre las 12 y las 15 contracciones. Hacer tres series por sesión es una buena manera de ejercitarse y obtener importantes resultados.

Ejercicios de Kegel.

Beneficios de los ejercicios de Kegel en la vida sexual

Uno de los grupos de músculos que se fortalecen con estos ejercicios son los pubococcígeos. Estos músculos son exactamente los que se contraen cuando se logra el clímax.

A las mujeres, les permite tener orgasmos más intensos y duraderos; a los hombres, les favorece en el sentido de que les permite lograr erecciones más firmes, así como una mayor resistencia durante el acto sexual. Por lo tanto, es más que favorable practicar estos ejercicios y convertirlos en un hábito saludable.

Con el tiempo, estarán felices y agradecidos por los cambios positivos en las respuestas de su cuerpo. Las relaciones sexuales duran más si están atentos a estos ejercicios.

Lee también: Gemidos durante el sexo: ¿Qué los provoca?

Los hombres deben realizar los ejercicios de Kegel cuando estén a punto de eyacular. De esta manera, logran controlar la eyaculación y el tiempo del encuentro irá en aumento; algo que a muchas mujeres las hace realmente felices.

Para los hombres que se perfeccionan, los beneficios son aún mayores con el paso de los meses. Hasta pueden percibir una sensación multiorgásmica, lo que se creía único en el sexo femenino.

Contraer el suelo pélvico justo antes de eyacular, incluso hasta en el mismo momento de sentir el orgasmo, produce sensaciones fantásticas. La consecuencia es el bloqueo de parte del semen y la sensación de un éxtasis más duradero o por etapas.

Mejora durante el sexo en la pareja.

Otras ventajas de los ejercicios de Kegel

  • En embarazadas. Ejercitar el suelo pélvico ayuda al momento del parto y favorece la recuperación en la tonicidad luego del nacimiento.
  • En deportistas. Incorporar los ejercicios de Kegel a la rutina diaria previene lesiones en la musculatura de la zona abdominal. También, son relevantes para los futuros problemas de incontinencia urinaria.
  • En mujeres menopausicas. En esta etapa, los cambios hormonales afectan al organismo, pero suele ser menos relevante si el suelo pélvico se encuentra fortalecido.

Conclusión

Los ejercicios de Kegel deberían ser un entrenamiento obligatorio para todos. Es una inversión de algunos minutos diarios para tener grandes beneficios el resto de la vida. Nunca es tarde para comenzar a trabajar en la salud.