Ejercicios para combatir la presbicia o vista cansada

Elena Martínez Blasco·
05 Mayo, 2020
¿Te cuesta enfocar la mirada y leer la letra pequeña? Puede que la presbicia esté llegando a tu vida, pero no te preocupes, con a continuación te daremos algunos consejos útiles.

Los médicos dicen que la presbicia o vista cansada forma parte inevitable del envejecimiento, como señala este artículo publicado en Vision research. Se considera que la presbicia se origina por la pérdida de flexibilidad del cristalino que está en el interior del ojo.

Según la Academia America de Oftalmología, no exite un tratamiento ideal para corregir la presbicia. Cada caso puede requerir una solución diferente.

Aunque la solución a esta afección son los diferentes tipos de lentes, a continuación te daremos algunos consejos para relajar y tonificar la musculatura ocular a diario. 

Presbicia o vista cansada, prueba estos ejercicios

Con que realices estos ejercicios unos minutos a diario podrás trabajar y mantener la flexibilidad de los músculos oculares, además de prevenir –hasta cierto punto– el cansancio extremo a la hora de usar los dispositivos electrónicos por periodos tiempos prolongados.

1. Masaje y muecas contra la presbicia

Antes de empezar los ejercicios, es importante que relajemos la musculatura que rodea los ojos. Empezando en la raíz interna de las cejas, presionaremos haciendo pequeños círculos casi imperceptibles y seguiremos el recorrido hacia la parte externa de la ceja.

Después, descenderemos y seguiremos todo el contorno hasta llegar de nuevo al principio de la ceja. Si lo deseamos, podemos usar un poco de aceite de almendras o de onagra.

Además, también ayudaremos a relajar toda la cara si dedicamos un minuto a hacer todo tipo de muecas que se nos ocurran, intentando mover todas las partes de la cara.

Después, descansamos unos instantes antes de seguir y respiraremos profundamente. Este es también un ejercicio para mantener joven el rostro.

Lee: 7 consejos para proteger el contorno de los ojos contra las arrugas

2. El palmeo para relajar los ojos frente a la presbicia

Mujer con la vista cansada.
Antes de llevarte las manos a los ojos (o cualquier otra parte de la cara), es indispensable que te las laves con agua y jabón.

El palmeo es uno de los ejercicios más agradables que te presentaremos. Para realizarlo, deberás lavarte primero las manos con agua y jabón. Luego, deberás frotar las manos para que entren en calor, especialmente si las tienes frías. Por último, apoyarás los párpados en la palma de las manos.

Además, si tienes los ojos secos, parpadearás bastantes veces seguidas y finalmente, cerrarás fuerte los ojos para después relajarlos.

Descubre: Cómo refrescar los ojos irritados con 5 soluciones caseras

3. La tensión consciente

A menudo, muchas personas sufren cansancio ocular debido a que tensionan en exceso los músculos de los ojos sin darse cuenta. Por eso en este ejercicio enseñaremos a tensionar conscientemente para provocar una relajación a continuación.

Cualquier momento es bueno para hacerlo, sobre todo cuando pasas horas seguidas frente al ordenador. Consiste, sencillamente, en cerrar los ojos y tomar conciencia de la presión de los párpados e incluso del globo ocular.

Al principio parecerá que están relajados, pero si te concentras, verás que aprietas los párpados, que el globo ocular no descansa, que los pómulos están subidos, las cejas y la frente apretadas, etc.

Las primeras veces también puedes aprovechar para alternar la relajación con la tensión provocada que has comentado antes (apretar fuertemente los ojos un par de segundos y relajar).

4. El bizqueo contra la presbicia

Este ejercicio es excelente para trabajar los músculos oblicuos del ojo y es muy eficaz para luchar contra la vista cansada. Consiste, sencillamente, en mirar la punta de la nariz.

Si al principio cuesta, se puede empezar situando un dedo enfrente, e ir acercándolo. No insistir más de 10-15 segundos sin descansar la vista, sobre todo las primeras veces.

Mira también: 4 trucos para cuidar los ojos cansados

5. Los círculos

Uno de los ejercicios más básicos consiste en hacer círculos con la vista, intentando hacer un círculo lo más redondo posible. Primero, hacia un lado y, después, hacia el otro, fijándote en qué partes los ojos querían evitar la línea curva o se saltaban algún punto. De esta manera, haces que trabajen los diferentes músculos oculares.

6. Mirar cerca, mirar lejos

Lo mejor para trabajar la vista es salir en busca de un entorno natural abierto para mirar detalles cercanos y alternarlos con panorámicas lejanas. Además, los colores de la naturaleza, sobre todo el verde, tienen efecto relajante que ayudarán a mejorar la vista y el estado de ánimo.

7. Agua fresca

Además de hacer ejercicios, es posible lavarse la cara para aliviar el cansancio.
Además de hacer ejercicios, es posible lavarse la cara con agua fresca para aliviar el cansancio.

Otra manera de relajar y tonificar la musculatura ocular consiste en salpicar los ojos cerrados con agua fría. Lo podrás hacer cuando quieras a lo largo del día, y será especialmente efectivo cuando sientas que los ojos están enrojecidos o con demasiado calor.

Cuida tu vista siempre para evitar el cansancio

Si cuidas tu vista con estos y otros ejercicios, no solo evitarás el cansancio a diario, sino evitarás otros problemas de salud. Pero recuerda acudir al oftalmólogo por lo menos dos veces al año para realizarte los chequeos correspondientes.