Ejercicios para combatir la presbicia o vista cansada

Elena Martínez · 1 junio, 2014
Con una sencilla rutina conseguiremos relajar y descansar la vista. Recuerda no hacer un pequeño descanso cada 15 minutos y desviar la mirada hacia otros puntos

Los médicos nos dicen que la prescibia o vista cansada forma parte inevitablemente del envejecimiento. Sin embargo, si hacemos caso al nombre, vista cansada, podemos pensar también que más que una enfermedad inevitable podría ser un desequilibrio causado por un exceso de trabajo.

En este artículo explicamos algunos ejercicios que nos ayudarán a relajar y tonificar la musculatura ocular, y que si nos acostumbramos a realizar unos minutos diariamente nos aportarán una gran mejoría o incluso desaparición de la prescibia.

Masaje y muecas

Antes de empezar los ejercicios es importante que relajemos la musculatura que rodea nuestros ojos. Empezando en la raíz interna de las cejas, presionaremos haciendo pequeños círculos casi imperceptibles y seguiremos el recorrido hacia la parte externa de la ceja, después descenderemos y seguiremos todo el contorno hasta llegar de nuevo al principio de la ceja. Si lo deseamos podemos usar un poco de aceite de almendras o de onagra.

Además, también ayudaremos a relajar toda la cara si dedicamos un minuto a hacer todo tipo de muecas que se nos ocurran, intentando mover todas las partes de la cara: los labios, la mandíbula, la lengua, las mejillas, los ojos, las cejas, los párpados, la nariz, etc.
Después, descansansamos unos instantes antes de seguir y respiraremos profundamente. Éste es también un ejercicio para mantener joven nuestro rostro.

skin treatment applying

El palmeo

El palmeo es uno de los ejercicios más agradables que presentamos. Para realizarlo frotaremos nuestras manos para que entren en calor, especialmente si las tenemos frías, y apoyaremos los ojos cerrados en la palma de las manos.

Además, si tenemos los ojos secos, parpadearemos bastantes veces seguidas y finalmente, cerraremos fuerte los ojos para después relajarlos.

La tensión consciente

A menudo muchas personas sufren cansancio ocular debido a que tensionan excesivamente los músculos de los ojos sin darse cuenta. Por eso en este ejercicio enseñamos a tensionar conscientemente para provocar una relajación a continuación. Cualquier momento es bueno para hacerlo, sobre todo cuando pasamos horas seguidas frente al ordenador.

Consiste sencillamente en cerrar los ojos y tomar conciencia de la presión de los párpados e incluso del globo ocular. Al principio nos parecerá que están relajados, pero si nos concentramos veremos que apretamos los párpados, que el globo ocular no descansa en su espacio, que nuestros pómulos están subidos, las cejas y la frente apretadas, etc.
Las primeras veces también podemos aprovechar para alternar la relajación con la tensión provocada que hemos comentado anteriormente (apretar fuertemente los ojos un par de segundos y relajar, etc).

El bizqueo

Este ejercicio es excelente para trabajar los músculos oblícuos del ojo, y es muy eficaz para luchar contra la vista cansada: consiste sencillamente en mirar la punta de la nariz. Si al principio cuesta, se puede empezar situando un dedo enfrente, e ir acercándolo. Podemos también ir resiguiendo el tabique nasal hasta el entrecejo. Es sorprendente como podemos observar partes de nuestra cara sin la necesidad de un espejo.
No insistir más de 10-15 segundos sin descansar la vista, sobre todo las primeras veces.

Los círculos

Uno de los ejercicios más básicos consiste en hacer círculos con la vista, intentando hacer un círculo lo más redondo posible, primero hacia un lado y después hacia el otro, y fijándonos en qué partes nuestros ojos querían evitar la línea curva o se saltaban algún punto. De esta manera hacemos que trabajen los diferentes músculos oculares.

pestañas The Style PA

Mirar cerca, mirar lejos

Lo mejor para trabajar la vista es poder salir en busca de un entorno natural abierto (vistas de una montaña, de un prado, del mar, etc.) para poder mirar detalles cercanos (una flor, una piedra, etc.) y alternarlos con panorámicas lejanas, echando nuestra vista lo más lejos que podamos. Además, los colores de la naturaleza, sobre todo el verde, tienen efectos terapéuticos equilibrantes, relajantes y tonificantes que nos ayudarán a mejorar nuestra vista y nuestro estado de ánimo.

El agua fresca

Otra manera de relajar y tonificar nuestra musculatura ocular consiste en salpicar nuestros ojos cerrados con agua fría. Lo podemos hacer cuando queramos a lo largo del día, y será especialmente efectivo cuando sintamos que nuestros ojos están enrojecidos o con demasiado calor.
Imágenes por cortesía de The Style PA