Ejercicios para después del verano

Francisco María García 18 agosto, 2018
Para ayudarte a evitar el sedentarismo, a continuación te comentamos los ejercicios que puedes hacer después del verano.

Cuando el verano llega a su fin en el hemisferio norte, las personas regresan a sus rutinas tanto escolares como laborales. El tiempo de ocio se reduce considerablemente y también el tiempo que se le dedica al ejercicio.

Con el ambiente festivo, la ingesta de alcohol y de alimentos altos en grasas que traen consigo las vacaciones, el cuerpo puede sufrir algunos cambios desfavorables. Para revertirlo es fundamental volver a activar el cuerpo después del verano con una buena rutina de ejercicios.

Para lograr tu meta no necesitarás recurrir a aparatos sofisticados ni contratar a entrenadores personales. Y en caso de que lo necesites, siempre puedes recurrir a los siguientes ejercicios de forma complementaria, o bien como base sobre la cual desarrollar un programa físico.

A continuación, se recomiendan las mejores maneras de retomar la actividad física de manera simple y efectiva.

Ejercicios para después del verano

Abdominales

Los clásicos abdominales son muy fáciles de hacer y reactivan el movimiento de toda la parte superior del cuerpo. Es importante hacerlos de manera correcta, para obtener buenos resultados y no correr riesgo de lesiones o contracturas.

La manera adecuada de implementarlos es tumbarse en el suelo boca arriba. Se apoya la espalda en la superficie y se mantienen las piernas flexionadas.

Luego entrelazar los dedos de ambas manos alrededor del cuello para poder elevar la parte cervical. Siempre la zona lumbar permanece apoyada en el suelo. Se puede repetir este ejercicio en 3 series de dos minutos.

Lee también: 10 ideas para una boda de verano

Sentadillas

Las sentadillas son un complemento excelente para cualquier rutina. Especialmente si se requiere un trabajo integral de todo el cuerpo. Es un ejercicio que no solo fortalece las piernas, sino que promueve el fortalecimiento de todos los músculos.

La manera correcta de hacerlas es en posición erguida con los brazos extendidos hacia adelante. Descender y ascender con las rodillas flexionadas, sin que éstas se desplacen. Por otra parte hay que procurar que la respiración sea correcta.

Hay que tener en cuenta que se debe llevar el peso hacia atrás para que la cintura no tenga que soportar toda la carga del peso del cuerpo.

Se trabajan cuádriceps y glúteos principalmente. Además, mejora la postura ya que se trabajan los abdominales, espinales y el equilibrio.

Fuerza de brazos y flexiones

Estos ejercicios trabajan los pectorales, tríceps y la musculatura de los hombros. Si resulta muy difícil, conviene comenzar con las rodillas apoyadas en el suelo. De esta manera se reduce la intensidad. Más tarde, cuando se haya adquirido fuerza, se deben levantar las rodillas para obtener mejores resultados.

Ejercicios lumbares

La manera correcta de abordar este tipo de ejercicio es tumbar el cuerpo boca abajo. Luego hay que levantar y descender la parte superior de la espalda, mientras que la zona lumbar permanece apoyada en el suelo. Tener una musculatura lumbar fortalecida evita, entre otras cosas, posibles contracturas y lesiones en la parte superior del cuerpo.

Plancha abdominal

La plancha see trata de un ejercicio postural en el que se entrena todo el cuerpo de forma isométrica. Consiste en estar boca abajo, apoyando solo los pies y los codos.

El resto del cuerpo debe estar completamente recto. Se recomienda mantener esta postura durante unos 30 segundos por serie.

Lo que más se fortalece es la zona abdominal y lumbar, pero también se ejercita la musculatura de las piernas y los brazos. Trabaja el cuerpo de manera integral. También se puede realizar la plancha lateral para ejercitar los abdominales oblicuos.

Ver también: ¿Qué usar en verano?

Caminatas

Después del verano, una buena manera de empezar de nuevo a ejercitar el cuerpo es salir de caminata. Este es un ejercicio saludable, de gran rendimiento y bueno para la salud cardiovascular. Además, ayuda a despejar la mente y a liberar tensiones.

Caminar a un buen ritmo al menos treinta minutos por día, trabaja el cuerpo de manera integral. Mejora altamente los niveles cardiovasculares, ayuda a mantener bajo control el peso corporal y a conciliar el sueño. Lo ideal es caminar al aire libre.

Entre los beneficios, se encuentra también la tonificación de las piernas, glúteos y abdomen. Es un hábito muy saludable, ideal para adquirir después del verano y depurar toxinas.

Estiramientos

Es fundamental terminar la serie de ejercicios saludables con una buena rutina de estiramiento. Al trabajar un músculo, este tiende a acortarse, porque las fibras se contraen de manera concéntrica.

Cuando estiramos le devolvemos su longitud original al músculo para mantener el rango de movilidad y darle su elasticidad inicial.

Consejos complementarios

Después del verano, lo mejor que podemos hacer es reanudar la actividad física progresivamente. Si se está un tiempo sin realizar ejercicio, los músculos se encuentran en un estado de relajación y pueden tensarse con facilidad.

Se recomienda incorporar, poco a poco, la rutina de ejercicios saludables. De esta manera se acostumbra el cuerpo de manera gradual. De lo contrario, se pueden sufrir lesiones o contracturas.

Es importante acompañar este proceso con una buena alimentación, además del incremento de la ingesta de agua. Se trata de lograr un proceso completo de reactivación en la rutina saludable.

Te puede gustar