Ejercicios para las várices

Ekhiñe Graell 26 abril, 2014
No es necesario que vayas a ejercitarte al gimnasio. Puedes realizar varias actividades en casa, como flexiones o bicicleta, que serán muy útiles para mejorar la circulación

Las várices son uno de los padecimientos circulatorios más comunes, especialmente entre las mujeres; no obstante, los hombres también pueden tenerlas. A grandes rasgos, las várices son dilataciones venosas que imposibilitan una correcta circulación de la sangre. Las várices, además de ser un mal estético, pueden convertirse en un serio problema de salud si no se les trata correctamente. Por lo tanto, a continuación te presentamos algunos ejercicios para las várices.

Los ejercicios que presentamos a continuación son de gran ayuda tanto para evitar la aparición de las várices así como su eliminación si es que ya se tienen. Sin embargo, en ciertos casos es recomendable visitar a algún especialista. Él es el indicado para atendernos correctamente y dar una solución a este problema. Las siguientes recomendaciones son muy sencillas, por lo que muchas de ellas se pueden realizar en casa.

Caminar

Uno de los factores más comunes que influyen en la aparición de las várices es el sedentarismo. Pasar mucho tiempo sentado o no mover las piernas pueden ocasionar problemas circulatorios y, al paso del tiempo, motivar la aparición de várices. Por lo tanto, una de las recomendaciones más útiles y sencillas es realizar actividades que mantengan activas nuestras piernas.

Caminar

Por supuesto, caminar es una excelente idea. Caminar diariamente, por lo menos una media hora, será de gran ayuda para que la sangre circule correctamente y tengamos menos posibilidades de tener várices. Por si fuera poco, caminar es un gran ejercicio que también nos mantiene en forma, controlando o disminuyendo nuestro peso. Para esto, lo mejor sería dar paseos por un parque o ir a hacer las compras caminando.

Flexiones

Otro ejercicio muy útil y fácil de hacer son las flexiones. En este caso basta con sentarse en una silla y, con los talones apoyados firmemente sobre el suelo, levantar la punta de los pies para posteriormente bajarlas y levantar los talones. En el fondo, este ejercicio trata de imitar el movimiento que realizan los pies cuando caminas, solo que en este caso no hay desplazamiento. Este ejercicio se debe de repetir unas 20 veces en cada pie.

Pedalear

Bici

Pedalear o imitar dicho movimiento también es una gran opción. Evidentemente, dicho ejercicio se puede hacer en una bicicleta, ya sea fija o normal, o con la espalda sobre el piso y las piernas levantadas. En el primer caso tenemos la posibilidad de ir de paseo o hacer sesiones mucho más completas como spinning. Por su parte, si deseamos hacer este ejercicio en casa debes colocarte con la espalda sobre el suelo y levantar las piernas unos 45 grados e imitar el movimiento que se hace cuando pedaleamos.

Girar

Finalmente, hacer movimientos circulares con las piernas en alto es de gran ayuda para evitar las várices. En este caso se debe de colocar la espalda sobre el suelo y levantar una de las piernas en un ángulo de aproximadamente 45 grados. Estando así se comienza a girar la pierna, haciendo movimientos circulares en el sentido de las manecillas del reloj. Después de unas 20 o 25 repeticiones se hace lo mismo con la otra pierna.

Te puede gustar