Ejercicios para relajar los pies

Elena Martínez · 7 mayo, 2014
Al llegar a casa es importante que nos quitemos los zapatos para librar el pie de presiones. Si lo deseamos, podemos darnos un baño de pies caliente para relajarnos

Los pies cargan todo nuestro peso y sufren si estamos muchas horas de pie, con zapatos inadecuados o si llevamos una vida demasiado sedentaria.

Explicamos varios ejercicios que nos ayudarán a relajar los pies, disminuyendo su posible inflamación y permitiéndonos un buen descanso después de la jornada.

Caminar descalzos

Todas las personas que tengan la posibilidad de caminar diariamente descalzas sobre la arena de la playa, la tierra o la hierba deben aprovechar esta oportunidad, ya que es un remedio ideal no sólo para relajar muchísimo los pies, sino también para eliminar las ondas electrómagnéticas que cargamos por nuestro contacto continuado con aparatos electrónicos. Es, además, el mejor remedio contra el insomnio.

Lo ideal sería caminar entre media y una hora, y después lavarlos y secarlos bien.

pies playa mattsabo17

Pisar una pelotita

Para este sencillo y efectivo ejercicio sólo necesitaremos una pelotita bastante dura, como las de tenis. La pondremos en el suelo y, mientras estemos de pie, iremos pisando la pelotita con uno de los pies, intentando presionar en todas las zonas de la planta del pie, insistiendo en las que más nos duelan. Debemos asegurarnos que pasamos por toda la planta.

Después repetiremos el ejercicio con el otro pie.

Al terminar nos quedaremos de pie y notaremos al momento que la planta del pie se ha relajado mucho.

Este ejercicio es similar a recibir una sesión de reflexología podal, y nos ayuda a estimular todo el organismo.

Masaje con aceite

Este masaje nos lo podemos hacer nosotros mismos, aunque resulta mucho más relajante y placentero si nos lo puede hacer otra persona. Usaremos un aceite vegetal (de almendra, de oliva, de girasol, etc.) o una crema hidratante, a los que les podemos añadir una gotas de aceite esencial de lavanda, el cual es muy relajante y aromático.

Masajearemos bien todo el pie, especialmente las zonas que notemos más frías, hasta que todo el pie esté a una temperatura caliente. No nos olvidemos de los tobillos y del principio de las pantorrillas.

pies laurabillings

Las piernas en alto

Para las personas que suelen sufrir hinchazón de pies y tobillos les recomendamos que cada tarde o noche puedan tumbarse un rato con las piernas a más altura, bien apoyadas en la pared o bien en cojines.

Para ayudar a eliminar ese exceso de líquidos también podemos tomar infusiones de cola de caballo o bien consumir frutas diuréticas como la sandía, el melón, la pera o la piña. También algunos vegetales como la cebolla o el apio son muy diuréticos y los podemos tomar en caldo, aunque siempre mejor durante el día y no por la noche, para evitarnos las ganas de ir al baño durante la noche.

Ducha de agua fría

Si tenemos una ducha de mango móvil podemos hacernos una ducha fría de pantorrillas y pies que nos ayudará a relajar las piernas y los pies y nos dejará una sensación muy agradable, además de ayudarnos a mejorar la circulcación.

El recorrido que haremos con el chorro de la ducha será el siguiente:

  1. Subir por el lado exterior de la pierna derecha
  2. Bajar por el lado interior de la pierna derecha
  3. Subir por el lado exterior de la pierna izquierda
  4. Cuando lleguemos a la altura de la rodilla pasamos un momento a la rodilla derecha y volvemos a la rodilla izquierda para seguir hasta abajo
  5. Si podemos hacemos el mismo recorrido por la parte trasera de las piernas, sin necesidad de hacer el cambio de las rodillas.

Baños de pies de agua caliente

Los baños de pies con agua bien caliente con un antiguo remedio muy fácil de preparar, y que son muy útiles para lo sentimos doloridos o inflamados.

Además, al agua le podemos añadir bicarbonato sódico o bien sal marina gruesa, que también tienen efectos muy relajantes.

Mezclaremos dos cucharadas soperas de bicarbonato o de sal en el agua, que estará todo lo caliente que podamos aguantar, y meteremos los pies durante al menos media hora. Si notamos que el agua se enfría podemos ir añadiendo agua caliente. Estos baños los podemos hacer cada día antes de acostarnos.

Imágenes por cortesía de mattsabo17 y laurabillings