El aborto diferido, qué es y por qué ocurre

30 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la matrona María Cantos
Es importante que las mujeres que hayan sido diagnosticadas de aborto diferido cuenten con el apoyo adecuado para no sentir culpabilidad por la pérdida.

El aborto diferido es uno de los diagnósticos que más teme una mujer embarazada. Es una de las causas por las que se acude con miedo a las consultas del ginecólogo en el primer trimestre, ya que existen muchos miedos e intranquilidades relacionadas con la posible interrupción del embarazo.

Cuando se produce un aborto, muchas mujeres intentan encontrar el motivo en conductas negativas que pueden haber tenido. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el motivo no tiene nada que ver con conductas maternas. Os explicamos un poco más en que consiste un aborto diferido para que no os sintáis culpables.

Qué es el aborto diferido

El aborto es la interrupción del embarazo. Este término se utiliza habitualmente en la primera mitad del embarazo cuando este no evoluciona. Cuando nos encontramos con que el desarrollo del embrión se ha frenado y no continúa, estamos ante un aborto diferido o retenido.

Son situaciones que aparecen sin sintomatología asociada y, por ese motivo, resultan más difíciles de comprender por los padres. Esto conlleva a crear estados de intranquilidad y dudas sobre la fertilidad.

Para diagnosticar un aborto diferido, el médico realizará una ecografía vaginal en el primer trimestre. Según la semana gestacional en la cual se encuentre el embarazo, puede ser necesario volver a repetirla antes de hacer un diagnóstico definitivo. 

El valor de la hormona gonadotropina coriónica (hormona del embarazo) comienza a disminuir unos 10 días después de haberse frenado el desarrollo del embrión. Por este motivo, la realización de una analítica sanguínea o de un test de embarazo no tiene valor diagnóstico.

Síntomas del aborto retenido

Es un cuadro que no suele debutar con sintomatología asociada. En la mayoría de los casos, las madres no presentan sangrado ni dolor abdominal. Por ese motivo, su diagnóstico se suele hacer de forma tardía, cuando se realiza una ecografía de control.

Realizar ecografías periódicas.

Te puede interesar: Tipos de abortos

Causas del aborto diferido

Muchas mujeres que han pasado por aborto diferido tienen mucho miedo a que dicha situación se vuelva a repetir. Debido a esa vivencia, al quedarse embarazada nuevamente, piensan que es un cuadro que puede aparecer de forma rutinaria.

Las causas por las que ocurre un aborto diferido están asociadas con la ausencia de signos que favorezcan la expulsión y el sangrado para limpiar el útero: ausencia de contracciones, ausencia de dilatación del cuello del útero o ausencia en el desprendimiento.

Aunque lo que genera dudas, principalmente, es saber por qué se detiene el desarrollo del embrión. El 15% de los embarazos acaban en abortos, y un 80% de estos ocurren en el primer trimestre de embarazo. Los motivos por los que ocurren los abortos son variados:

  • Genéticos. El desarrollo embrionario es más delicado de lo que nos imaginamos y el propio cuerpo tiende a no permitir la evolución de embriones con malformaciones cromosómicas. Existen casos de afectaciones más leves que pueden evolucionar hasta llegar a término, pero lo más frecuente es que el embarazo se pare.
  • Anatomía del útero. Malformaciones en la estructura uterina que no permite la adhesión adecuada del embrión.
  • Enfermedades endocrinológicas, sanguíneas o inmunológicas. Ciertas enfermedades que afectan a todos los órganos del cuerpo y suelen tener consecuencias durante el embarazo.
  • Infecciones. Existen algunas enfermedades provocadas por virus o bacterias que terminan generando una afectación en el embrión que puede debutar en una malformación fetal no compatible con la vida.
Representación de embrión

Lee también: Como sobrellevar un aborto espontáneo

Tratamientos recomendados

En estas situaciones, es preciso controlar la evacuación completa de todo el contenido que se encuentra dentro de la cavidad uterina. Para ello, es posible realizar diferentes procesos:

  • Actitud expectante. Consiste en esperar a que sea el propio cuerpo el que expulse el contenido. Es imprescindible realizar controles para valorar el estado y vigilar que no existan riesgos infecciosos.
  • Tratamiento farmacológico. Mediante administración de medicación vaginal que favorece que el cuello del útero se dilate gracias a contracciones uterinas.
  • Proceso quirúrgico. Para ello se utiliza el famoso legrado, el cual puede ser mediante técnica de aspiración o raspado. Se realiza en quirófano, bajo sedación anestésica y previo ayuno de unas 6 horas antes de su realización.
  • MSP. (2013). Guia practica clinica. Diagnóstico y tratamiento del aborto espontáneo, incompleto, diferido y recurrente. In Guia Practica Clinica.
  • Gippini, I., Díaz de Terán, E., Cristóbal, I., & Coronado, P. (2012). Análisis del valor del misoprostol en el tratamiento del aborto diferido. Progresos de Obstetricia y Ginecologia. https://doi.org/10.1016/j.pog.2011.09.007
  • Ministerio de salud publica del Ecuador. (2013). Guia practica clinica. Diagnóstico y tratamiento del aborto espontáneo, incompleto, diferido y recurrente. In Guia Practica Clinica.