Descubre las magníficas propiedades del ajo

Las propiedades del ajo lo hacen un aliado de nuestro aparato digestivo, ya que nos ayuda a prevenir inflamaciones estomacales y favorece la eliminación de bacterias dañinas en los intestinos

El ajo es un ingrediente habitual en muchas de nuestras comidas. Sin embargo, muchos ignoramos que, además de otorgar un toque inconfundible a nuestros alimentos, el ajo también puede mejorar significativamente nuestra salud.

Durante mucho tiempo, las propiedades curativas del ajo han sido utilizadas en la preparación de medicamentos naturales. Pero, ¿qué hace del ajo un alimento tan bueno?

Un interesante bulbo

Cabeza y dientes de ajo

El ajo cuenta con muchas vitaminas, entre ellas la vitamina C y elementos como el manganeso y el selenio. Tiene muy pocas calorías y muchos son los beneficios que puede proporcionarnos. Además, sus propiedades antioxidantes y antibióticas demostradas lo hacen un gran aliado de la salud.

Por esta razón antioxidativa, siempre ha sido usado para tratar enfermedades desde bien antiguo. Hay  estudios que avalan los beneficios del ajo para controlar la tensión arterial, ya que  tiene propiedades hipotensoras e hipolipemiantes.

Gracias al poderoso sabor del ajo, es beneficiosos en aquellas dietas que requieren de poca sal, porque permite saborizar de manera poderosa sin cargar excesivamente de este compuesto. La gastronomía mediterránea está fundamentada en el ajo como base para mucho de sus platos, lo que da una muestra de su importancia.

Te interesa: Jengibre, ajo y miel: el mejor remedio para el colesterol alto

 

El ajo: sano y eficaz pero no milagroso

el ajo

Desde épocas remotas se le han atribuido al ajo unas propiedades casi mágicas, desde espantar todo tipo de enfermedades o ser un protector contra la este y los vampiros. La ciencia se ha ido encargado de liberar al ajo de estos mitos, y si bien es cierto que posee las propiedades anteriormente descritas, no hay evidencias científicas de ser un facto clave para prevenir el cáncer ni otro tipo de enfermedades.

Pero no queremos decir que el ajo no pueda aportar nada a nuestra salud. El principal compuesto con mejores propiedades del ajo es la alicina, que es un compuesto azufrado que tiene algunas propiedades farmacológicas. Por ejemplo, es capaz de tener efectos antibióticos frente a la Candida albicans, además de algunas especies de Trichomonas, Staphylococcus aureus, Escherichia coli, o Salmonella typhi. De la misma manera, tiene una buena acción contra los radicales libres.

Te interesa: Preparado medicinal de ajo y aceite de oliva para la hipertensión

Cómo consumirlo para aprovechar sus virtudes

La liberación de la alicina se produce cuando lo cortamos o machacamos, de ahí su característico olor. A partir de los 60 grados de temperatura, sus propiedades se diluyen, por lo que obviamente debemos tomarlo crudo siempre que sea posible. ¿Hay algo más saludable que unas tostadas con ajo frotado? ¿O una deliciosa salsa alioli? Combinado con el aceite de oliva, el ajo se manifiesta como un puntal para nuestra salud.

En otro orden de factores, no podemos decir que el ajo sea un bulbo caro, lo asequible de su precio permite que podamos comprarlo sin ningún tipo de problema, lo que unido a lo fácil de su conservación, permite que dure bastante tiempo.

 

  • Gómez, L. J. G., & Sánchez-Muniz, F. J. (2000). Revisión: Efectos cardiovasculares del ajo (Allium sativum). Archivos Latinoamericanos de Nutricion. https://doi.org/10.1080/09528820500472530
  • Navarro, M. C. (2007). Posibilidades terapéuticas del bulbo de ajo (Allium sativum). Revista de Fitoterapia.
  • Suárez Cunza, S., Castro Luna, A., & Ale Borja, N. (2014). Actividad antioxidante in vitro de un extracto acuoso de Allium Sativum variedad Huaralino. Revista de La Sociedad Química Del Perú.