¿El ayuno sirve para curar?

El ayuno es una opción para depurarnos, por lo que lo podemos repetir cada dos meses para eliminar todo tipo de toxinas y mantener nuestro cuerpo sano y equilibrado

El ayuno es una práctica que consiste básicamente en disponer de un periodo en el que te abstienes de comer o beber cualquier alimento. Puede llevarse a cabo por diferentes motivos, como ser una dieta especial, querer desintoxicarse o con fines religiosos. Aprende más sobre el ayuno en el siguiente artículo.

¿Qué el ayuno?

Como se dijo anteriormente es una práctica donde la persona no consume ningún tipo de alimento o bebida por diferentes razones. Hay diferentes tipos de ayuno:

  • Ayuno absoluto: es la abstención completa de cualquier alimento y líquido. Se realiza por un breve lapso. Por ejemplo el ayuno diurno realizado en la religión islámica, o el ayuno intermitente nocturno de unas 12 horas (tiempo entre la cena y el desayuno del día siguiente).
  • Ayuno normal: es la abstención de alimentos pero no de agua. Es por un tiempo limitado, normalmente de un día.
  • Ayuno parcial: es una dieta limitada, donde se dejan de lado los postres, las frutas, las bebidas alcohólicas o los manjares y solo se consumen legumbres y verduras (por ejemplo la alimentación que llevan los monjes)
  • Ayuno medio: se realiza por motivos de salud, por la mañana o se saltea una comida (mayormente la cena).

El ayuno se practica desde hace miles de años, está incluido en la Biblia, en la Torá y en el Corán. En el caso de los ayunos religiosos también se prohíben otras prácticas durante ese periodo, como por ejemplo, las relaciones sexuales o fumar.

Lee también: Ayuno intermitente para perder peso y fortalecer la salud

El ayuno como curación natural

Una de las alternativas naturales que tenemos a disposición para curar algunas enfermedades es el ayuno. Cuando nos enfermamos más de lo normal o realmente deseamos tener una salud fortalecida, podemos ayunar para limpiar el organismo de las toxinas que no nos permiten vivir plenamente. Es como un reinicio para nuestro cuerpo.

La vida actual está repleta de comidas que son malas para nuestra salud, como son las grasas saturadas, los fritos, los azúcares, los transgénicos, los colorantes o los aditivos químicos. Todo ello es nocivo para nuestro organismo y causan trastornos que no siempre tenemos en cuenta.

ayuno

Se puede llevar a cabo un ayuno de curación dejando de lado todos los alimentos procesados, por ejemplo, consumiendo solamente frutas, verduras y cereales, como así también absteniéndose de consumir gaseosas, postres o bebidas alcohólicas, con el fin de purificarnos y desintoxicarnos.

Un ayuno es una opción muy útil para los que desean sanar en todo sentido, también en lo espiritual. Sin embargo, la mayoría de las personas lo practican para bajar de peso o para sanar una enfermedad en particular.

Lo importante es que tras terminar el ayuno no regreses a los mismos hábitos anteriores, porque de nada servirá el esfuerzo. Por lo menos, reduce la cantidad de alimentos negativos y repite el proceso del ayuno al menos cada dos meses.

Lee también: Dieta de smoothies: alimentación para depurar tu organismo

Los beneficios del ayuno

  • Depura el aparato digestivo, evacuando aproximadamente 2,5 kg de materia fecal y de residuos que se acumulan en el intestino (para ayunos prolongados).
  • Limpia la sangre, el hígado y los riñones, órganos que acumulan muchas toxinas, las cuales ingresan al cuerpo con la comida y con el aire que respiramos.
  • Desintoxica las células de las sustancias nocivas que se van “guardando” en nuestro interior. 
  • Reduce el peso: cuando no ingieres alimentos, tu cuerpo utiliza la grasa acumulada como fuente de energía.
  • Desaparece la retención de líquidos: si tu problema son los tobillos hinchados, por ejemplo, el ayuno te ayuda a limpiar el aparato renal y elimina los líquidos acumulados en los miembros inferiores, así como también en el abdomen.

descansa para mantener el ayuno

  • Controla la presión arterial sin necesidad de consumir ningún tipo de medicamento.
  • Aumenta la lucidez mental, ayudando a mejorar la memoria, la capacidad de concentración y la atención. Esto es debido a la producción de una proteína llamada factor neurotrófico derivado del cerebro, que promueve tu salud neuronal.  Se aconseja a los estudiantes ayunar antes de preparar un examen, por ejemplo.
  • Potencia la energía física: a diferencia de lo que se piensa, una persona que ayuna no está debilitada y sin ganas de levantarse de la cama. Por el contrario, incrementa su vigor y su energía, lo que se traduce en un mejor rendimiento en el trabajo, el estudio, los deportes, etc.
  • Previene muchas enfermedades: el ayuno es una práctica ideal para equilibrar el sistema hormonal, ayuda a dejar de fumar, a mejorar la ansiedad, la depresión, el insomnio, tejidos enfermos y sensibiliza el apetito, entre otras cosas.

Ayuno para mejorar tu sistema inmunológico

¿Cuándo no hay que ayunar?

Son pocas las situaciones que prohíben el ayuno, como son los casos de personas con tuberculosis diseminada, cáncer avanzado, cirrosis hepática, con transplantes, con enfermedades cardíacas severas y con problemas de tiroides.

Tampoco se aconseja ayunar a aquellos que toman muchos medicamentos a diario, sobre todo insulina, corticoides, anticoagulantes, betabloqueadores y broncodilatadores. Para las mujeres embarazadas no es recomendado el ayuno porque puede dañar al bebé.

En el caso de los ayunos religiosos, por ejemplo en el Islam, las mujeres que están en su período menstrual no pueden ayunar, tampoco los que se encuentran de viaje.

  • Albero, R., Sanz, A., & Playán, J. (2004). Metabolismo en el ayuno. Endocrinología y Nutrición51(4), 139–148. https://doi.org/10.1016/S1575-0922(04)74599-4
  • Brandan, N., Aguirre, V., Navarro, D., Casco, R., Ismael, M., & Espada, T. (2012). Interrelaciones Metabólicas. Universidad Nacinonal Del Nordeste, (Dmdi), 1–23. Retrieved from http://med.unne.edu.ar/catedras/bioquimica/pdf/interrelaciones.pdf
  • Saz-peiro, P. (2017). Ayuno intermitente. Medicina Naturista11(5), 3–9. https://doi.org/10.1080/073700242010500139