¿El azúcar de remolacha aporta beneficios?

Antonella Grandinetti·
27 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo al
05 Febrero, 2019
¿Has oído hablar del azúcar de remolacha? Hoy te contamos si realmente tiene algún beneficio para la salud en comparación al azúcar de caña y lo que dice la ciencia al respecto.

El azúcar forma parte de nuestras vidas: lo consumimos de manera habitual en refrescos, bollería, tartas e incluso, en salsas y otros alimentos procesados. Ahora bien, ¿qué es el azúcar de remolacha? ¿Es realmente mejor que el azúcar de caña? Acompáñanos a descubrirlo.

Por norma general, cualquier tipo de azúcar ha de consumirse con mucha moderación. Se trata de un ingrediente que en altas cantidades es capaz de afectar a la salud metabólica, reduciendo la resistencia a la insulina.

¿Qué es el azúcar de remolacha?

El azúcar de remolacha se extrae de la planta de remolacha azucarera, un vegetal de raíz pariente de la remolacha o betabel que consumimos en ensalada. Quizá no lo sepas, pero esta planta es, junto con la caña de azúcar, la más utilizada para producir azúcar refinada (azúcar blanco) a lo largo y ancho del mundo.

La remolacha azucarera sirve también para producir azúcar moreno y melaza. Como te imaginas, has consumido este azúcar ¡sin saber que era de remolacha! Esto es bastante normal ya que en muchísimos productos alimenticios no se aclara si el azúcar utilizado es de caña o de este vegetal.

Para obtener dicho ingrediente, es necesario extraer el zumo del vegetal y purificarlo a través de la cocción. Así, el zumo se termina transformando en un jarabe concentrado que al cristalizarse, forma el azúcar de remolacha.

Quizá te interese: “Consejos para reducir el consumo de azúcar”

Historia del azúcar de remolacha

Remolachas: fuente de azúcar de remolacha.
Desde el siglo XIX el azúcar de remolacha se incluye en preparaciones de diversa índole.

El azúcar se conoce desde tiempos lejanos: ya desde la antigua Persia en la época de Alejandro Magno hay pruebas de su existencia. El conocimiento sobre el azúcar se expandió en Europa durante las Cruzadas, aunque en ese momento se trataba de un artículo de lujo que sólo los ricos podían disfrutar.

A España llegó de la mano de los árabes y fueron los españoles quienes, tras el descubrimiento de América, introdujeron el cultivo de caña de azúcar en el nuevo continente. En 1705, Olivier de Serres, un químico francés, descubrió que la remolacha tenía una composición similar a la de la caña de azúcar. Sin embargo, no fue hasta 1747 cuando se tomó en consideración esta información.

El químico alemán Marggraf documentó la existencia de azúcar en diferentes variedades de remolacha y extrajo su azúcar tras varias semanas de reposo. A principios del siglo XIX, se puso en funcionamiento la primera fábrica de azúcar de remolacha del mundo y de ahí en adelante, el crecimiento de esta producción fue exponencial.

Azúcar de caña y de remolacha: diferencias

  1. Poder endulzante: ambos azúcares endulzan de manera similar, siendo casi imposible encontrar diferencias significativas entre ellos.
  2. Sabor y aroma: el azúcar de remolacha tiene aroma terroso, con un leve toque oxidado, que le da un ligero sabor a azúcar quemado, mientras que el azúcar de caña tiene un regusto dulce y aroma afrutado.
  3. Punto de caramelización: el azúcar de caña se carameliza más fácil y de manera más uniforme que el de remolacha. Este último puede generar una textura más crujiente que puede ser perfecta para acompañar algunas tartas.

Ambos ingredientes han demostrado influir de manera significativa en la salud metabólica, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Pest Management Science.

Lee también: “Dieta de la remolacha, prueba sus efectos”

Beneficios del azúcar de remolacha

Mujer sujetando remolachas
La composición química de este azúcar es similar al de otras fuentes, incluyendo las mismas limitaciones.

La realidad es que no existen estudios científicos que determinen una gran diferencia nutricional entre el azúcar de remolacha y el de caña. Esencialmente, el azúcar, provenga de la planta que provenga, es sacarosa, un compuesto de moléculas de glucosa y fructosa.

Por este motivo, el consumo en grandes dosis de azúcar puede llegar a contribuir a un aumento de peso o desarrollo de enfermedades como la diabetes o los problemas coronarios. La Asociación Americana del Corazón recomienda limitar la ingesta de azúcares añadidos a un máximo de 24 gramos (alrededor de 6 cucharadas) por día en el caso de las mujeres y 36 gramos (unas 9 cucharadas) para los hombres.

El azúcar de remolacha no aporta mayores nutrientes que el azúcar de caña, de hecho, se ha demostrado que su consumo excesivo condiciona un peor estado de salud.

Reduce el consumo de azúcar

No importa que sea de caña, de remolacha, o que tenga otro nombre. Es fundamental reducir el consumo de azúcar para mejorar la calidad de la dieta. De este modo se puede prevenir la resistencia a la insulina y la aparición de la diabetes, junto a otras patologías de tipo metabólico.

Con esto no queremos decir que nunca puedas tomar azúcar, solo que lo hagas con moderación. Además resulta eficaz practicar deporte de manera regular, para paliar los efectos nocivos que dicha sustancia puede ejercer sobre el páncreas.

  • Morishita DW., Impact of glyphosate-resistant sugar beet. Pest Manag Sci, 2018. 74 (5): 1050-1053.
  • Jensen T., Abdelmalek MF., Sullivan S., Nadeau KJ., et al., Fructose and sugar: a major mediator of non alcoholic fatty liver disease. J Hepatol, 2018. 68 (5): 1063-1075.