El azúcar y sus propiedades peligrosas insospechadas

A menudo nos recomiendan exfoliarnos la piel con azúcar o ingerirlo de una u otra forma. No obstante, el azúcar tiene varias propiedades peligrosas.

El azúcar, en su justa medida, es uno de los principales motores del cerebro pero también tiene propiedades perjudiciales que pueden llegar a ser peligrosas. Así que lo más recomendable siempre será incluir el azúcar en cantidades moderadas y no establecer nuestra dieta en torno a él.

Para ayudarte, te comentamos cuáles son las 7 propiedades peligrosas insospechadas del azúcar. De esta manera, no caerás en la tentación con tanta facilidad y podrás evitar daños colaterales.

El azúcar y sus propiedades peligrosas insospechadas

1. Acelera el envejecimiento de la piel

antienvejecimiento

El azúcar es una sustancia que favorece el envejecimiento celular. Esto ocurre porque, cuando la glucosa entra en contacto con la sangre, produce una reacción química (con las proteínas, el colágeno y la elastina) que son los responsables de preservar la juventud y elasticidad de la piel.

Se trata de una reacción mediante la cual se destruyen las proteínas. Dado que también se da la destrucción del colágeno, y, en consecuencia, la elastina la piel se vuelve más seca y arrugada.

Además hace que la piel produzca una serie de sustancias nocivas que hacen que la dermis sea más susceptible a la irradiación solar.

De interés: 6 síntomas de cáncer de piel que no debes ignorar

2. El azúcar fomenta la inflamación

El azúcar es capaz de intensificar los procesos inflamatorios. Esto se traduce también en un aumento de las arrugas y del el acné. Ya en el resto del cuerpo, el azúcar fomenta el desarrollo de muchas enfermedades como la artritis.

3. Puede fomentar las enfermedades cardiovasculares

corazón sano

El azúcar, en exceso, puede perjudicar la salud cardiovascular. Y es que durante casi todo el siglo XX, la medicina creyó que para prevenir las enfermedades cardiovasculares había que evitar las grasas nocivas y que el azúcar no era tan nocivo para la salud. Nada más lejos de la realidad.

Las investigaciones más recientes dejan claro que el azúcar sube el nivel de colesterol malo. Además si hay un nivel alto de azúcar en la sangre es más fácil que este colesterol se adhiera a las paredes de los vasos sanguíneos.

Ver también: Un nuevo culpable de las enfermedades cardiovasculares

4. Puede guardar relación con la depresión

El azúcar tampoco es beneficioso cuando se sufre de depresión. De acuerdo a una serie de investigaciones recientes, se considera que el consumo de azúcar, por pacientes deprimidos, reduce el nivel de la hormona BDNF que permite que las células sobrevivan, se diferencien o crezcan.

Además se ha demostrado que el consumo excesivo de azúcar puede agravar la ansiedad. Hay que recordar que a veces intentamos paliar estos momentos con algo dulce pero esta no es la mejor solución.

En un experimento realizado con ratas de laboratorio se observó que si se les suministraba más azúcar, las conexiones neuronales que responden por el aprendizaje y la memoria acababan destruyéndose mucho antes de lo normal.

5. Aumenta el riesgo de padecer acné

Como diferenciar los distintos tipos de acne en la cara

El azúcar también favorece las aparición de pápulas en la dermis. Especialmente en aquellas personas que tienen una piel con tendencia acneica. Pero lo cierto es que la gran liberación de insulina provoca consumir azúcares refinados en exceso. Todo ello se puede traducir en un rebrote del acné.

6. Mayor riesgo de tener caries

Los alimentos ricos en azúcares son el sustrato básico de las bacterias cariogénicas. Así que ya sabéis que si hacéis un consumo excesivo de azúcar este sustrato se incrementará considerablemente y, con él, las probabilidades de sufrir enfermedades como pueden ser la caries y la gingivitis.

7. Aumenta el riesgo de carencia de vitaminas del complejo B

vitaminas para combatir la inflamación

Uno de los efectos más peligrosos de tomar azúcar en exceso es que se reduce el efecto de las vitaminas del complejo B, la cual es esencial para la correcta absorción del hierro y la buena digestión, entre otros aspectos. Por lo tanto, la deficiencia de vitamina B puede ocasionar:

  • Anemia.
  • Déficit nutricional. 
  • Resistencia a la leptina.
  • Problemas metabólicos.
  • Mala salud reproductiva.
  • Una digestión deficiente.
  • Perjuicio de la circulación sanguínea.
  • Perjuicio del desarrollo y la función nerviosa.
  • Aumenta el riesgo de padecer diabetes mellitus tipo 2.
  • No favorece el mantenimiento de un peso saludable.

En caso de que una mujer experimente un déficit de vitaminas del complejo B, puede aumentar su índice de masa corporal y hacer que el feto acumule grasa, lo cual afecta negativamente su desarrollo.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar