El beso tántrico: redescubre el placer

Claudia Pamela Forestello · 25 julio, 2018
¿Crees que has dado todos los besos que existen a tu pareja? Descubre la técnica del beso tántrico para hacer de tu encuentro algo especial

Los besos son una de las mayores demostraciones de amor que existen entre los seres humanos. Desde pequeños aprendemos a agradecer, expresar cariño y amor a través de ellos. El beso tántrico es parte de una técnica que logra una conexión única entre los enamorados.

Mejorar la forma de relacionarse romántica y sexualmente con el compañero siempre es posible. Aún cuando parece que la perfección ronda la relación, aparece algo nuevo para experimentar.

Atrévete a reencontra

Besos de tornillo.

rte sexualmente con tu pareja con un beso tántrico

Siempre se habla que la relajación es una clave para tener una vida más plena y saludable. Aplicar ciertos métodos en los encuentros amorosos también causa nueva sensaciones placenteras. Veremos los pasos para dar un beso tántrico y redescubrir el placer de estar en pareja.

1. Suavidad en el acercamiento

Al estar frente al chico o chica, hay que acercarse lentamente con los labios aún cerrados hasta hacer contacto. Se trata de un movimiento suave y romántico, que a primera vista, podría parecer tímido.

Es hora de conocer: Qué besos son los más excitantes

2. La relajación surge de los labios

Es la boca la que provoca esas primeras sensaciones, por lo tanto tiene que estar relajada. Cualquier tensión debe ser liberada y acompañar con caricias amorosas en el rostro. También es recomendable pasar sus manos sobre los hombros y la espalda del compañero para generar el clima.

3. La respiración es la base del beso tántrico

Una vez unidos los labios controlar la respiración es lo que hará mágico el momento. Inhalar y exhalar de manera equilibrada con ese hombre provoca un placer especial. Todos los sentidos comienzan a ponerse en actividad.

4. Despejar la mente y disfrutar

Liberar la mente de cualquier pensamiento externo y dedicarse únicamente a sentir. El ritmo y la presión varían en el beso tántrico y pueden recorrer cada espacio de sus bocas. Así, hasta convertirse en un encuentro de pasión sincronizado.

Amplía tu técnica: El beso de Singapur: qué es y cómo se hace

¿De dónde surge el beso tántrico?

Pertenece al Tantra, una red filosófica que tiene como objetivo conocerse a uno mismo a través de la sexualidad y la meditación. La misma proviene de Oriente y le otorga al sexo un lugar privilegiado para encontrarse.

Uno de sus fundamentos es incorporar la meditación a la intimidad compartida de las personas. Lejos de aislarse para conseguir conectar con su espíritu y energía, la idea es hacerlo en pareja.

Lo que se logra es una conexión especial entre dos personas que comparten y se traspasan una potencia energética. La unión de dos espíritus relajados y felices, capaces de amar y sentir el verdadero goce con solo tocarse. La penetración y la eyaculación pasan a un segundo plano en el Tantra.

 

Otros ejercicios del Tantra que te hacen redescubrir el placer diario

Para el Tantra uno de los objetivos claros es la libertad de ser. En ese camino la enseñanza se basa en no dejar de lado ningún sentido al momento de relacionarse con otras personas. Algunos consejos son:

1. La conexión se da en tiempo presente

El ahora es lo único que realmente importa y es el motivo por el que la mente debe estar relajada. Ningún pensamiento del pasado ni esperanza para el futuro ayudan a conectar. Para no desviarse del presente, la persona tiene que poner toda su atención visual, táctil, olfativa en lo que sucede en ese instante.

La respiración pausada y sincronizada con el amante los mantiene atentos y activos en ese encuentro sexual. Así, pueden sentir que son la fusión entre ambos. Un beso tántrico es real y diferente a otros besos.

2. Controlar los centros de energía

Una de los mayores reconocimientos del Tantra es trabajar sobre los centros energéticos del cuerpo. Recomiendan antes de una relación sexual que ambos, de manera alternada, se hagan masajes. En ellos se deben partir desde los pies hasta llegar a la cabeza. Así cada chackra estará estimulado para intercambiar energía.

3. Dominar los ritmos controla la ansiedad

Tal como se lo aconseja en la última etapa del beso tántrico, esto vale para todos los tipos de relaciones sexuales. Variar los ritmos disminuye la ansiedad y, a su vez, aumenta la excitación.

Esta variación en la intensidad y presión de la caricias debe darse siempre. Es una forma de estar alineados con el universo que está en continuo movimiento.

Si están dispuestos a experimentar nuevas sensaciones, empezar con un beso tántrico es una gran alternativa. Descubrirán nuevas sensaciones y una forma muy diferente de recibir y dar amor. Un acto que renueva y une la pareja emocionalmente.