El café, ¿una alternativa para el mal aliento?

Los compuestos del café podrían detener la proliferación de las bacterias que generan el mal aliento, siempre y cuando no lo mezclemos con otros alimentos, como la leche.

Hasta el momento, muchos estudios han afirmado que el café puede causar mal aliento. Sin embargo, ¿es posible que, contrariamente, también nos ayude a lidiar con la halitosis?

Investigaciones como Cómo liberarse de los hábitos tóxicos. Guía para conocer y vencer los hábitos provocados por el café, el tabaco y el alcohol inciden en la importancia de abandonar el consumo de café para evitar el mal aliento. No obstante, se incide en un aspecto importante: el consumo excesivo.

Beber siete tazas al día de café sí puede llevarnos a sufrir halitosis. Sin embargo, un consumo moderado no tiene por qué ser perjudicial para la salud de nuestra boca. Pero ¿puede ser la solución para el mal aliento?

La investigación de Mel Rosenberg

Mel Rosenberg es un microbiólogo que se ha labrado un gran renombre debido a sus múltiples e interesantes publicaciones sobre el mal aliento. En una de ellas se aventuró a estudiar cómo actuaba el café con respecto a la halitosis. Los resultados fueron bastante contrarios a los que exponían otras investigaciones.

Mal aliento

El estudio de Mel Rosenberg se tituló In vitro effect of coffee on oral malodor-related parameters (Efectos in vitro del café sobre los parámetros relacionados con el mal olor oral). Para llevarlo a cabo se tuvo en cuenta lo siguiente:

  • Se investigó el efecto sobre el mal aliento de tres marcas de café diferentes.
  • Para el estudio se utilizó un ensayo de incubación de descarboxilasa, una enzima que libera dióxido de carbono de los ácidos dicarboxílicos, al que se añadió saliva.

Lee: 5 trucos ideales para combatir el mal aliento

La incubación de la saliva se mantuvo durante 72 horas. Pasado ese tiempo los científicos que participaban en este estudio comprobaron cómo el mal aliento se redujo hasta un 85% en presencia de cada uno de los cafés.

El resultado que obtuvieron confirmó que el café puede ayudar a reducir el mal aliento en un porcentaje bastante elevado.

La relación entre café y mal aliento

Tras los resultados de la investigación mencionada pueden entrarnos dudas sobre por qué en la mayoría de los estudios se hace especial hincapié en lo nocivo que es el café para el mal aliento.

Como bien mencionamos al principio, la razón de que el café cause o empeore la halitosis puede deberse al consumo excesivo de esta bebida. Sin embargo, existen otros motivos.

Café con leche

Muchas personas que sufren mal aliento tienden a consumir café con leche. Este ingrediente que se suele añadir a esta bebida es bastante nocivo si sufrimos halitosis ya que fermenta rápidamente en la boca provocando un olor desagradable.

Café con leche

¿Cuál sería la solución? Consumir café sin la leche. Tal y como señalaba la investigación de Mel Rosenberg esta bebida puede neutralizar y reducir el mal aliento. Por lo tanto, podríamos cambiar la manera en la que tomamos esta bebida. Quizás no tengamos que prescindir de ella.

Descubre: ¿Por qué el café con leche y bollería es un desayuno perjudicial?

Otras causas de la halitosis

En algunos casos, esta bebida no es la causante directa del mal aliento aunque una persona la consuma. Sufrir boca seca, consumir determinados medicamentos o, incluso, el estrés pueden tener como consecuencia la halitosis.

Por este motivo, es muy importante acudir a un especialista que averigüe cuáles son las causas del mal aliento para poder tratar lo que lo está provocando. Esta condición suele provocar problemas de autoestima, por lo que resolverla lo antes posible es indispensable.

¿Son efectivas las soluciones para el mal aliento?

En el mercado nos podemos encontrar con diferentes sprays para disfrutar de un aliento más fresco y camuflar la halitosis. En otros casos, podemos recurrir a infusiones o masticar hojas de menta para reducir el mal aliento.

Sin embargo, todos estos remedios lo único que hacen es, como bien hemos señalado, camuflar el problema. No lo estamos resolviendo, le estamos poniendo un parche y, tarde o temprano, volverá a aparecer.

Por esta razón, es muy importante que acudamos al médico y que tengamos en cuenta todo lo que se ha mencionado en este artículo. ¿Sufrimos estrés? ¿Tenemos siempre la boca seca? ¿Tomamos mucho café, sobre todo, café con leche?

Analizar nuestros hábitos nos puede dar una ligera idea de la razón por la que no nos deshacemos del mal aliento. Quizás, consumido de una manera adecuada, el café deje de convertirse en nuestro enemigo para ser nuestro aliado.

  • Elias, M. S., & Ferriani, M. D. G. C. (2006). Historical and social aspects of halitosis. Revista latino-americana de enfermagem14(5), 821-823.
  • Monfort Codinach, M., & Jané Salas, E. (2014). Halitosis: diagnóstico y tratamiento. Avances en odontoestomatología30(3), 155-160.
  • Velásquez Gimón, M. E., & González Blanco, O. (2006). Diagnóstico y tratamiento de la halitosis. Acta Odontológica Venezolana44(3), 383-398.