El cardo mariano ayuda a recuperar el hígado

Gracias a sus propiedades, el cardo mariano nos puede ayudar a prevenir y a aliviar diferentes condiciones del aparato digestivo, principalmente las que afectan al hígado

El cardo mariano es una planta medicinal muy conocida y que se usa como una excelente alternativa para tratar varias enfermedades. De hecho, se utiliza desde hace siglos en el caso de problemas de hígado, riñones y vesícula biliar. Vamos a fijarnos en lo que el cardo mariano aporta a la salud hepática.

Por una parte, el cardo mariano es una planta rica en antioxidantes, por lo que ayuda a regenerar las células del hígado, es decir que crea nuevas células para que este órgano funcione correctamente.

Por otra parte, esta planta contiene una importante enzima llamada silimarina, la cual sirve para combatir efectos tóxicos que se pueden producir en el organismo. Y también ayuda a reducir daños hepáticos causados por alguna enfermedad.

Beneficios que el cardo mariano proporciona al hígado

Semillas de cardo mariano

Uno de los beneficios más importantes del cardo mariano es que complementa el tratamiento de la cirrosis, una de las enfermedades mas graves que afectan al hígado. Esta planta tiene la particularidad de aumentar la función hepática, de modo que puede ayudar en manera a las personas que tienen esta enfermedad.

Otra particularidad de esta planta medicinal es que posee compuestos químicos que pueden reducir el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncerEstos compuestos tienen efectos sobre las células cancerígenas, evitando que avancen y reduciendo el flujo sanguíneo a los tumores, bloqueando el progreso de la enfermedad.

Te puede interesar: Cáncer de hígado: todo lo que debes saber

¿Qué más puede hacer el cardo  mariano por la salud hepática?

Además de ayudar a regenerar el hígado, el cardo mariano ayuda de otras formas a este órgano vital. Entre los beneficios de esta planta se pueden señalar los siguientes:

  • Estimula la secreción de la bilis, por lo que es recomendable en caso de tener piedras en la vesícula o sufrir digestiones pesadas.
  • Protege al hígado frente a ciertas toxinas. Además, ayuda a combatir el efecto perjudicial de determinados medicamentos o de alimentos tóxicos como algunos tipos de setas.

¿Para qué otras enfermedades puede ser útil el cardo mariano?

El cardo mariano no solamente es bueno para la salud de nuestro hígado, hay otras enfermedades que se pueden controlar y combatir con esta maravillosa planta.

Higado graso

Para combatir la diabetes

Según investigaciones que se han realizado recientemente, esta planta ayuda a mejorar los niveles de glucemia en la sangre, siendo muy útil para todas aquellas personas que sufren de diabetes.

Mejora los niveles de colesterol

El consumo regular de cardo mariano mejora los niveles de colesterol en la sangre, rebajando las cifras de colesterol malo que se encuentra en el organismo. Esto supone un beneficio para el corazón y la salud cardiovascular en general.

Mejora la dispepsia

Tomar una infusión de cardo mariano y manzanilla es una buena solución para aquellas personas que sufren de dispepsia, un problema que genera dolor abdominal, hinchazón y acidez. Las propiedades de esta planta mejoran la digestión.

Visita este artículo: 4 recetas ricas en fibra para cuidar tu digestión

Otros beneficios

Aún se pueden señalar muchas más propiedades del cardo mariano para la salud. Entre ellas se pueden destacar las siguientes:

  • Es un excelente antioxidante, por lo que previene el envejecimiento celular.
  • Tiene un ligero efecto laxante, por lo que puede ayudar a aliviar el estreñimiento.
  • Es antihemorrágico, por lo que se puede tomar en caso, por ejemplo, de reglas abundantes.

Cómo tomarlo y precauciones

Infusión de cardo mariano

Como puedes ver, el cardo mariano no solamente es de gran ayuda para la salud de nuestro hígado. Tomarlo en infusiones es la mejor manera de aprovechar todos los beneficios y propiedades de esta maravillosa planta. Lo ideal es beber un vaso de esta preparación tres veces al día.

Pero también hay que tener ciertas precauciones. No conviene tomarlo si se está en tratamiento con ibuprofeno, si se padece hipertensión o si ya se está tomando algún tipo de medicación para el hígado, ya que podría modificar sus efectos.

Las plantas medicinales son una excelente alternativa para mejorar y prevenir muchos problemas de salud, nunca hay que esperar a estar enfermos para comenzar a cuidarnos. Recuerda que la prevención es la mejor solución a muchos problemas de salud.

Pero tampoco debes dejar de acudir al médico ni sustituir los tratamientos que en caso de enfermedad recomiende. En la mayoría de los casos los remedios naturales pueden ser un complemento, pero no un sustituto.