El cardo mariano: una planta popular dentro de la medicina alternativa

3 noviembre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Del cardo mariano se suelen mencionar, sobre todo, sus propiedades hepatoprotectoras, dado su contenido de silimarina.

El cardo amargo o cardo mariano ha sido una planta muy empleada dentro del ámbito de la medicina alternativa. Por ello, es posible encontrarla en distintas presentaciones (desde cápsulas hasta infusiones) como remedio natural.

De los frutos del cardo mariano (Silybum marianum L. Gaertn.) se extrae un principio activo, conocido con el nombre de «silimarina», el cual se ha usado durante miles de años para tratar los problemas del hígado.

¿El cardo mariano ayuda a tratar problemas hepáticos?

En el mundo de la medicina alternativa, se dice que esta el consumo de la infusión de esta planta podría ayudar a filtrar sustancias nocivas en la sangre, antes de que esta llegue al hígado, evitando así que el mismo se dañe. En otras palabras, podría impedir la entrada a sustancias tóxicas al organismo y, por otro lado, favorecer la regulación del colesterol en la sangre.

En otro orden de ideas, también se comenta que ayuda a regenerar las células en los tejidos del hígado que han sido dañados y estabiliza las membranas celulares.

Se considera que la silimarina es una sustancia que puede ayudar a tratar algunos síntomas en caso de: hepatitis, hígado graso, insuficiencia hepática, ictericia, cirrosis e insuficiencia hepática. Sin embargo, es necesario continuar investigando al respecto. 

Al cardo mariano se le atribuyen propiedades hepatoprotectoras, antihepatotóxicas, antiinflamatorias, antioxidantes.

¡Ojo!

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) no ha aprobado el uso del cardo mariano como tratamiento del cáncer ni de ninguna otra afección. 

A pesar de que es muy utilizado en la homeopatía y otras terapias naturales, aún es necesario seguir investigando la composición de esta planta para poder confirmar (o descartar) los múltiples beneficios que se le atribuyen.

Por otra parte, hay que señalar que el consumo de cardo mariano no suele tener efectos adversos, salvo en muy pocos casos. Por ejemplo, los pacientes con trastornos hepáticos pueden experimentar ardor y malestar estomacal, náuseas, diarrea.

Sin embargo, siempre es recomendable mantener la moderación. Solo en cantidades muy altas puede llegar a producir reacciones alérgicas variadas (dolor de cabeza, sarpullido, picor, etcétera).

No es recomendable consumir la infusión de esta planta como remedio natural para ninguna enfermedad, ni tampoco como método de prevención. Sin embargo, su consumo como bebida hidratante sí puede recomendarse, siempre y cuando se incluya dentro de un estilo de vida saludable.