Cólera

El Vibrio cholerae, agente del cólera, es una bacteria descubierta por Roberto Koch en 1884 cuando trabajaba al lado de enfermos coléricos en Egipto y la India; él demostró que la enfermedad era producida por un microorganismo en forma de coma. El descubrimiento de Koch se facilitó gracias a la utilización de instrumentos como el microscopio y el cultivo de las heces fecales en placas –Kumate, 1993.

En los textos de Hipócrates se identifican los primeros hallazgos del cólera, por tanto, es una enfermedad antigua. Se trata de un una enfermedad bacteriana intestinal cuyo agente causal es la bacteria denominada Vibrio cholerae. El cólera afecta a todas las personas independientemente de la edad.

Por lo general comienza con síntomas leves, pero hay casos en los que se manifiesta de manera grave desde el inicio. En estos casos, la deshidratación puede llevar a la muerte en cuestión de horas, por lo que debe tratarse de manera oportuna.

¿Qué es el Vibrio cholerae?

Este agente es un bacilo Gram negativo, móvil flagelado que no forma esporas. Se trata de una bacteria capaz de sobrevivir en medios alcalinos a temperaturas desde 22 hasta 40°C.

El Vibrio no actúa de forma invasiva puesto que se queda en el tubo intestinal y se adhiere a receptores celulares específicos, los cuales se encuentran en las vellosidades de las células epiteliales. Estas se multiplican y secretan enterotoxina, la cual induce un bloqueo de la absorción de sodio y cloro. En otras palabras, esta es la causa de la diarrea.

De interés: Por qué deberías sanar el intestino si quieres mejorar la piel

Diagnóstico del cólera

Diagnóstico del cólera

El periodo de incubación de la enfermedad ocurre entre las primeras 5 horas a 5 días. Sin embargo, los síntomas aparecen entre las 24 y 48 horas posteriores a la ingesta del líquido o alimento contaminado.

Debido a que es un periodo de incubación corto la probabilidad de contagios aumenta. Los pacientes que presentan síntomas, por lo general, comienzan con una diarrea acuosa, y vómitos. No presentan dolor abdominal ni fiebre. Cabe destacar que, tanto los casos sintomáticos como asintomáticos excretan el Vibrio en la materia fecal, una o dos semanas después de haber sido infectado.

Pruebas de diagnóstico

  • Examen microscópico directo de campo. Este consiste en la observación de la motilidad del organismo por medio de las heces.
  • Inmunofluorescencia. Se trata de una técnica en la que se utilizan anticuerpos unidos a una sustancia fluorescente para determinar si la persona está infectada.
  • Test de reacción en cadena polimerasa (PCR). Se trata de una técnica en la que hacen millones de copias de una determinada región de ADN in vitro.
  • Prueba del cordón. Se trata de la formación de un cordón mucoso al hacer una suspensión de una colonia desoxicolato de sodio al 0.5 %.
  • Pruebas serológicas. Estas incluyen las pruebas de aglutinación, la fijación del complemento y las pruebas para la detección de anticuerpos antitóxicos.

Síntomas

nauseas y vomitos

Lamentablemente la mayoría de las personas que contraen cólera no presentan síntomas. Sin embargo, se debe acudir inmediatamente al médico en caso de que se presenten los siguientes:

  • Calambres musculares.
  • Náuseas y vómitos.
  • Diarrea acuosa.
  • Deshidratación.
    • Shock por la pérdida de líquido.
    • Piel seca.

Visita este artículo: 6 remedios naturales contra las náuseas

Transmisión

La infección ocurre cuando la persona ingiere agua o alimentos contaminados con heces o vómitos de personas enfermas. El portador puede mantener el agente durante unos días o hasta meses. Sin embargo, el cólera no se transmite de persona a persona. Pero es muy común encontrar el Vibrio cholerae en los crustáceos.

Esta enfermedad se propaga rápidamente, sobre todo en zonas que no cuentan con servicios básicos como el agua potable. Sin embargo, esto no significa que no pueda surgir un brote en cualquier parte del mundo.

Factores de riesgo

Diagnóstico del cólera

  • Disminución del ácido clorhídrico. Este es el responsable de digerir los alimentos que entran al organismo. Por lo tanto al disminuir la bacteria del cólera entra fácilmente porque no es eliminada.
  • Desnutrición. La falta de nutrientes y vitaminas debilitan las defensas del sistema inmunitario.
  • Consumo de verduras y la ingesta de leche sin hervir.
  • Vivir con alguien que tenga la enfermedad.
  • Comer mariscos contaminados.
  • Malas condiciones sanitarias.

Medidas de prevención

  • Por ningún motivo se recomienda utilizar heces, líquidos cloacales o aguas servidas como abono.
  • Lavarse las manos antes de ir al baño, antes manipular alimentos y después de ir al baño.
  • Lavar de forma minuciosa las frutas y verduras que se consumen crudas.
  • Monitorear la calidad del agua en las zonas de riesgo.
  • Es preferible consumir mariscos bien cocidos.
  • Reducir el consumo de alimentos en la calle.
  • El uso de agua potable.

Tovar Guzmán afirma que: conocer el padecimiento no necesariamente permite convertir los factores de riesgo en la implementación de las medidas de control. Sin embargo, aún sin poder resolver este punto en su totalidad, las autoridades sanitarias tienen que mantener la vigilancia del padecimiento, debido a que los patrones de la enfermedad ocasionada por el nuevo serotipo indican que podría propiciarse la octava pandemia.

Referencias

Víctor Tovar Guzmán.  Historia del cólera en el mundo y México: UNAM, 2000.

M. García-Lázaro. Cólera y otras infecciones del género Vibrio. España: Unidad de Gestión Clínica de Enfermedades Infecciosas, 2010.