¿El consumo diario de huevos afecta a la salud cardiovascular?

Aunque siempre deberá ser un especialista el que valore nuestro caso, el consumo de huevos no tiene por qué ser perjudicial si los incluimos dentro de una dieta equilibrada

Durante mucho tiempo se ha extendido la creencia de que el consumo diario de huevos puede resultar perjudicial para la salud. Pues, según se cree, el colesterol presente en los huevos genera afecciones cardiovasculares.

De hecho, algunos especialistas en nutrición, cardiología y endocrinología han recomendado a sus pacientes evitar la ingesta frecuente de huevos. La finalidad es evitar las enfermedades del corazón.

Sin embargo, la evidencia científica más reciente contradice la idea de que comer huevos causa afecciones de salud cardíaca. Por el contrario, la beneficia, como veremos a continuación.

Consumo diario de huevos

Anteriormente, se contraindicaba el consumo diario de huevos. Se asumía que más de 4 por semana ya se podía considerar excesivo. Se pensaba que existía una relación estrecha entre el colesterol que aporta el huevo y las enfermedades del sistema cardiovascular.

No obstante, esta tendencia se está revirtiendo gracias a las conclusiones de diversos estudios especializados. Las investigaciones revelan que, antes que afectar el corazón y el torrente sanguíneo, el consumo diario de huevos nos protege de esas afecciones.

Lee este artículo: 7 razones por las que te conviene añadir huevos en tu dieta

Impacto del colesterol en la salud cardiovascular

En la actualidad, en los entornos científicos se discute si los huevos pueden beneficiar la salud cardiovascular. Sin embargo, la idea contraria, en realidad, es una creencia que podría sustentarse en la lógica.

Ocurre lo siguiente: se ha determinado que el colesterol puede causar afecciones como obesidad, diabetes y, sobre todo, enfermedades del sistema cardiovascular.

Así, no carece de lógica la presunción de que el huevo nos perjudica, ya que cuenta con altos nivel de colesterol. Este alimento tiene entre 140 y 235 miligramos de colesterol. Prácticamente todos se encuentran en la yema.

La moda de comer sólo la clara del huevo

Desde hace algunos años, se puso de moda la idea de que lo correcto era el consumo diario de huevos, pero desechando la yema.

Sin embargo, aunque esto también tenga cierta lógica, la verdad es que estas creencias surgen por falta de conocimiento acerca del verdadero funcionamiento del colesterol. Por ello, a continuación te explicaremos lo que debes saber sobre ese tema.

El colesterol no siempre es malo

Los huevos son una gran fuente de proteínas.

En general, se cree que el colesterol es un elemento que nos hace daño. Esto no es precisamente una mentira, pero tampoco una verdad absoluta. En realidad existen dos tipos de colesterol.

El que conocemos como “malo” (el colesterol LDL) se aloja y se acumula en las paredes de las arterias obstruyéndolas. Esto conlleva a diversos cuadros clínicos como aterosclerosis, enfermedades coronarias, hipertensión o accidentes cerebrovasculares (ACV), entre otros.

Sin embargo, también existe el colesterol “bueno” (HDL). Este nos aporta beneficios indispensables para el buen funcionamiento del organismo, permitiendo la absorción de nutrientes por parte de las células.

En otras palabras, las personas necesitamos del colesterol, pero que sea de calidad. El que proviene de una fuente como los huevos puede incluirse en el grupo del colesterol “bueno”.

Alteración del colesterol por ingesta de huevos

Más del 70 % de las personas no ven sus índices de colesterol en sangre elevados por comer huevos. Aún con yema y aunque la ingesta sea excesiva. Lo que significa que no existe una relación directa entre el consumo de huevos y el colesterol en sangre.

Aunado a ello, en los casos en que sí hay una elevación del colesterol como consecuencia de la ingesta excesiva de huevos, la variación resulta mínima.

Según los resultados, esa variación es insignificante. Se elevan a la vez el colesterol malo y el bueno, por lo que se mantienen en equilibrio.

Descubre: 7 recomendaciones para bajar el colesterol malo (LDL) y subir el bueno (HDL)

Otros componentes del huevo

Este alimento cuenta con una gran cantidad de componentes beneficiosos para nuestro cuerpo. Puedes consumirlo con tranquilidad, aunque nunca en exceso. Estos últimos nunca son buenos.

Lo más curioso es que después de haber sido acusado por tanto tiempo de causar problemas cardiacos y circulatorios, en realidad el consumo diario de huevos ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Esto es posible debido al alto contenido de luteína y zeaxantina que se encuentra en las yemas. Estas hormonas ayudan a prevenir inflamaciones, funcionan como antioxidantes y previenen la aterosclerosis.

Por esta razón, la moda de comer sólo la clara no es del todo correcta. A menos que un especialista te indique lo contrario, por supuesto.

¿Hasta qué punto es importante el factor riesgo?

Muchas personas se estarán preguntando si todo lo que hemos explicado hasta ahora es válido solamente para los que tienen poco riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. La respuesta es negativa. No sólo pueden consumir huevos quienes no tienen riesgos elevados de desarrollar problemas cardiovasculares.

En los estudios mencionados anteriormente se determinó que no existe relación entre comer huevos y la subida de colesterol malo (LDL). Sin embargo, cada caso es diferente. Por eso, debes buscar la opinión de un especialista en nutrición, que evalúe tu cuerpo y tus necesidades. De esa manera te asegurarás de alimentar a tu cuerpo exactamente con lo que necesita.

  • Fernandez, M. L. (2006). Dietary cholesterol provided by eggs and plasma lipoproteins in healthy populations. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care. Available at: doi.org/10.1097/01.mco.0000171152.51034.bf
  • Shin, J. Y., Xun, P., Nakamura, Y., & He, K. (2013). Egg consumption in relation to risk of cardiovascular disease and diabetes: A systematic review and meta-analysis. American Journal of Clinical Nutrition. Available at: doi.org/10.3945/ajcn.112.051318
  • Shadi Yaghi MD, Elkind MSV. Lipids and Cerebrovascular Disease: Research and PracticeStroke. 2015; 46(11): 3322–3328

  • BMJ Journals. Cardiac risk factors and prevention. [Online] Available at: heart.bmj.com/content/104/21/1756