El cortisol

El cortisol es el glucocorticoide por excelencia, reconociéndose a su vez como una hormona implicada en distintos procesos fisiológicos que resultan vitales.

El cortisol es una hormona considerada como el principal glucocorticoide del ser humano. Esta es sintetizada a partir del colesterol, desde las células de la corteza adrenal. Normalmente la cantidad de secreción de cortisol suele ser de 10 a 20 mg por día, regulado directamente por el ciclo circadiano.

El cortisol y su liberación natural

Su concentración en el plasma sanguíneo varía de acuerdo a las horas del día. Su pico máximo se da durante las primeras horas del día y llega a su punto más bajo en la medianoche. La liberación constante de la hormona puede darse también bajo una desestabilización física o emocional, haciendo que se descontrole de su base que es el ciclo circadiano o ciclo del sueño-vigilia.

Los procesos en los que el cortisol actúa son mediados directamente por los receptores glucocorticoides y receptores mineralocorticoides, pertenecientes a quienes regulan la transcripción de genes. Cada uno de estos receptores, tienen afinidad no solo por el cortisol sino también por la corticosterona y por la aldosterona. Sus acciones son diversas y es el principal componente de ciertos procesos fisiológicos tales como:

  • Estrés.
  • Memoria.
  • Insomnio.
  • Gluconeogénesis.
  • Síntesis de proteínas.

De interés: ¿Cuál es la relación entre las hormonas y el control del peso?

Procesos en los que interviene el cortisol

1. Respuesta al estrés

Mujer bajo estrés

En el estrés no solo la adrenalina tiene un rol importante, también el cortisol. La lucha o huida tiene como respuesta el incremento de la producción de cortisol que ayuda de forma directa a que el proceso de supervivencia se supere correctamente y sin ningún déficit en las acciones fisiológicas que se suceden en la cadena de eventos.

2. Memoria

La memoria no solo requiere del cerebro, también del sistema neuroendocrino. De hecho, es necesario para consolidar la información. Los niveles séricos de cortisol tienen repercusión en la memoria. Sobre todo si sobrepasan los niveles normales o si el individuo se encuentra en un período de estrés. El efecto de los valores altos de cortisol en sangre producido por estrés crónico,conlleva a un proceso degenerativo de la memoria a corto plazo y atención selectiva.

3. Insomnio

mujer con insomnio

Durante el sueño hay etapas de ondas lentas y ondas rápidas. Para conseguir un período de sueño completo, es necesario que el eje hipotálamo-hipófisis-adrenal se encuentre regulado y en óptimas condiciones. Pues es de este modo las cantidades de cortisol se liberarán con valores apropiados. Los desórdenes del sueño van asociándose a la disfunción del eje H-H-A durante la noche. Esto genera insomnio y, con ello, los despertares nocturnos con gran frecuencia.

De interés: 7 hábitos que te ayudan a combatir el insomnio de forma natural

4. Gluconeogénesis

Depura el hígado y el colon

En este proceso, el cortisol cumple con la acción de contraregular la insulina. Esto implica la agregación de glucosa en sangre proveniente de una fuente de reserva, el hígadoLa glucosa mediada por una fuente de reserva fisiológica se sintetiza a partir de sustratos alternos, tales como proteínas o grasas encontradas en el hígado. Por lo que, en ocasiones, puede generar la tendencia a hiperglicemias.

5. Síntesis proteica

Esta es otra de las respuestas del cortisol en el organismo. La síntesis de proteínas la regula la hormona corticotropa, en gran proporción, bajo un mecanismo de catabolismo. Al ser catabólico, el cortisol provoca que haya pérdida de tejido muscular. Tejido que se utilizará posteriormente en la obtención de glucosa en el hígado, como parte de las reservas de energía. Y, de esta manera, mantener el estado vigil del individuo.

Conclusiones

En conclusión, esta hormona es muy importante para el organismo. Además, su acción media en múltiples procesos químicos y metabólicos. Mantener la hormona bajo control y en niveles normales es fundamental. Por lo tanto, te recomendamos hacerte un seguimiento médico adecuado para mantener sus niveles bajo control.

  • Suay, F., & Salvador, A. (2012). Cortisol. In Psychoneuroendocrinology of Sport and Exercise: Foundations, Markers, Trends. https://doi.org/10.1016/j.vaccine.2013.12.010
  • Kirschbaum, C., & Hellhammer, D. H. (2010). Salivary Cortisol. In Encyclopedia of Stress. https://doi.org/10.1016/B978-012373947-6.00334-2
  • Lupien, S. J., De Leon, M., De Santi, S., Convit, A., Tarshish, C., Nair, N. P. V., … Meaney, M. J. (1998). Cortisol levels during human aging predict hippocampal atrophy and memory deficits. Nature Neuroscience. https://doi.org/10.1038/271
  • Björntorp, P., & Rosmond, R. (2000). Obesity and cortisol. In Nutrition. https://doi.org/10.1016/S0899-9007(00)00422-6
  • Chida, Y., & Steptoe, A. (2009). Cortisol awakening response and psychosocial factors: A systematic review and meta-analysis. Biological Psychology. https://doi.org/10.1016/j.biopsycho.2008.10.004