¿El déficit de magnesio produce síntomas?

Yamila Papa Pintor · 30 enero, 2014
El magnesio es vital en todos los sistemas del cuerpo. Entre otros problemas, la carencia de este mineral puede desencadenar osteoporosis.

La deficiencia de magnesio no se suele diagnosticar, ya que en los análisis de sangre no aparece. De hecho, solo el 1% del magnesio se almacena en el torrente sanguíneo.

Se dice que a gran cantidad de las personas en los países industrializados como Estados Unidos les falta magnesio, pero muy pocos lo saben. Es bueno tener en cuenta que esto puede conllevar a muchas enfermedades.

Deficiencia de magnesio: qué saber

El magnesio es el cuarto mineral más abundante en el cuerpo. Ha sido reconocido como cofactor de más de 300 reacciones enzimáticas y se requiere magnesio para la síntesis, reproducción y síntesis de proteínas de ADN y ARN.

Los bajos niveles de magnesio se han asociado con una serie de enfermedades crónicas, como la enfermedad de Alzheimer, resistencia a la insulina y diabetes mellitus tipo 2, hipertensión, enfermedad cardiovascular (por ejemplo, accidente cerebrovascular), migraña y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Síntomas de la deficiencia de magnesio

Los problemas de salud asociados con la pérdida de magnesio incluyen diabetes, mala absorción, diarrea crónica y enfermedad celíaca. Las personas con alcoholismo también corren un mayor riesgo.

No olvides leer: Los 10 mejores alimentos para combatir el insomnio

 

La falta de magnesio puede afectar a todos los órganos del cuerpo, sobre todo los músculos. Por ello suelen darse contracciones musculares, calambres o espasmos.

También podría provocar trastornos en la articulación de la mandíbula, jaquecas u opresión en el pecho. 

Jaqueca.

A su vez, se contraen los músculos, lo que provoca estreñimiento, calambres menstruales, espasmos al orinar, dificultad para tragar y “nudos” en la garganta.

La falta de magnesio también se ha visto relacionada con un mayor riesgo de depresión. Además, también podría tener relación con la ansiedad.

Por otro lado, el magnesio también podría tener un papel en la reducción de la presión arterial. Así lo explica un metaanálisis publicado en 2016. Los investigadores determinaron un efecto causal de la suplementación de magnesio en la reducción de la presión arterial.

También se ha visto una relación entre la falta de magnesio y el asma. Tanto es así que, según un estudio publicado en 2007, la British Thoracic Society recomienda una dosis de sulfato de magnesio a pacientes con exacerbación aguda de asma severa y respuesta inicial inadecuada al tratamiento de inhalación broncodilatadora.

Curiosamente, la deficiencia de magnesio también es un factor de riesgo para la osteoporosis. La deficiencia puede debilitar los huesos directamente, pero también reduce los niveles de calcio en la sangre, el principal componente de los huesos.

También visita: Consejos para reducir la hipertensión

¿Cómo añadir magnesio en la dieta diaria?

La dosis que se recomienda de magnesio es de 300 miligramos en los hombres y 280 en las mujeres. Además., las embarazadas deben consumir 350.

El magnesio se encuentra mayormente en los frutos secos, como almendras, castañas de cajú o nueces. También en las legumbres (como arvejas o guisantes).

Un plan alimentario rico en magnesio para un día puede ser el siguiente:

  • Desayuno: té, leche desnatada y dos tostadas de pan multicereal.
  • Media mañana: 10 nueces o 10 almendras.
  • Almuerzo: una taza de espinacas crudas, 120 gramos de atún al natural y 1 taza de arroz integral cocido. De postre, 1 flan light con dos nueces picadas.
  • Merienda: un yogur desnatado con cereales y una manzana.
  • Media tarde: 2 galletas de arroz o avena con un puñado de pasas de uva.
  • Cena: una pechuga de pollo con un budín de acelga y una ensalada de tomate y pepino. De postre media taza de fresas.

Consulta con tu médico si crees que no consumes suficiente magnesio. Puedes consultar con un nutricionista la dieta más apta para ti.

  • Francisco Ángel L. M. de, Rodríguez Mariano. Magnesio y enfermedad renal crónica. Nefrología (Madr.)  [Internet]. 2013  [citado  2018  Dic  16] ;  33( 3 ): 389-399. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0211-69952013000400014&lng=es.  http://dx.doi.org/10.3265/Nefrologia.pre2013.Feb.11840.Pérez González
  • E., Santos Rodríguez F., Coto García E.. Homeostasis del magnesio: Etiopatogenia, clínica y tratamiento de la hipomagnesemia. A propósito de un caso. Nefrología (Madr.)  [Internet]. 2009  [citado  2018  Dic  16] ;  29( 6 ): 518-524. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0211-69952009000600004&lng=es.
  • Rondón-Berríos Helbert. Hipomagnesemia. An. Fac. med.  [Internet]. 2006  Mar [citado  2018  Dic  16] ;  67( 1 ): 38-48. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1025-55832006000100007&lng=es.