Dolor de clítoris: ¿por qué a veces duele?

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
La sensibilidad de los genitales femeninos puede verse alterada cuando existe dolor de clítoris. Descubre los motivos por los que tales molestias son posibles.

Algunas mujeres comentan que sienten dolor de clítoris en ciertos momentos del acto sexual. Esto es algo que resulta curioso se suele pensar que este órgano, que tiene como único objetivo de brindar placer, no suele experimentar molestias.

Sin embargo, en ocasiones el clítoris puede ser el foco de algunas molestias, lo cual impide que la mujer disfrute del sexo o la masturbación.

Si el dolor se manifiesta de forma recurrente, el deseo erótico puede verse inhibido. Es decir, es posible que la mujer evite los encuentros sexuales o la masturbación para sortear la molestia.

Veamos a continuación los posibles motivos por los que puede presentarse el dolor de clítoris. Con ello, podremos abordarla y buscar las soluciones más oportunas, junto con el ginecólogo.

Posibles causas del dolor de clítoris

El clítoris es un órgano sexual pequeño y sumamente sensible, situado en la parte superior de la vulva y cuya única función conocida es la de proporcionar placer sexual a la mujer.

Pero, aún sabiendo que la mayoría de los orgasmos se logran con su estimulación, a veces se desatienden otros aspectos que llegan a repercutir sobre el cuidado del mismo.

Lejos de dejar pasar el tiempo y abandonar el sexo, si produce esta molestia, será necesario superar la vergüenza o la negación a hablar sobre el tema.

Solo explorando cuál puede ser el origen del problema, obtendremos pistas para atajarlo.

1. Uso de productos de higiene inadecuados

Muchos productos pueden afectar la microbiota vaginal.
Los jabones y los geles, al igual que las duchas vaginales pueden alterar su microbiota.

Algunas irritaciones en la piel se asocian al uso de jabones para la higiene corporal. Lo mismo sucede con detergentes o perfumes para la ropa de los cuales las mujeres son amantes.

Si el dolor de clítoris comenzó después de un cambio en la rutina de aseo personal o de lavado de la ropa interior, tal vez nos encontremos ante uno de los motivos.

Lee: 5 hábitos de higiene íntima que no son tan buenos como pensabas

2. Inflamación clitoriana

Si tras una elevada frecuencia de relaciones sexuales, la mujer siente dolor de clítoris ante el mínimo roce, es probable que haya inflamación. Esta se provoca por el exceso de fricciones en un órgano tan sensible.

Ante esta situación, cabe reducir la asiduidad de los encuentros o practicarlos con más suavidad, controlando la presión que se ejerce sobre esta zona tanto durante los juegos preliminares como en la penetración.

3. Falta de lubricación natural

Una eventual razón de un clítoris dolorido es que este se estimule de forma demasiado directa y brusca. Sin embargo, existe la posibilidad de darle un poco más de tiempo de excitación a través de otros juegos.

Además, estos se pueden complementar con lubricantes especiales para el sexo. Así, es más sencillo el deslizamiento de los dedos, el pene o los juguetes sexuales y no se produce una fricción tan brusca.

Sigue leyendo: ¿Qué tipos de lubricantes íntimos existen?

4. Infección vaginal

En ocasiones, el dolor de clítoris se presenta como consecuencia de una afección ginecológica. De hecho, existen diversas enfermedades vaginales, de menor o mayor gravedad, en las que se manifiestan estos síntomas.

Cabe destacar que cuando la molestia persiste durante varios días, es imprescindible recurrir a un profesional de la salud para que realice una evaluación.

5. Vulvodinia, otra posible causa del dolor de clítoris

Como explica una de las publicaciones del Dr. Allan S. Gordon (Hospital Monte Sinaí, Canadá), la sensación de dolor de clítoris puede ser provocada por una ‘vulvodinia’ (molestias alrededor de la vagina, es decir, en la vulva).

En algunas mujeres se ve perjudicado todo el órgano genital y en otras solo algunos de sus componentes, como es el caso del clítoris.

Además, en función de la intensidad del trastorno, se llega a hacer insoportable sentarse durante mucho tiempo o tener sexo.

Lo que está claro es que, de no ser tratada, esta afección se prolonga durante meses. Es decir, la única manera de resolver este problema es visitando al médico.

El dolor de clítoris puede estar causado por una infección.
El dolor de clítoris puede tener diversas causas. Para determinarlas, es recomendable visitar al ginecólogo para un chequeo.

Descubre: Tratamientos sencillos para las infecciones vaginales

¿Cómo valorar, pues, estas condiciones?

Como vemos, estas condiciones influyen de modo directo sobre la salud, el bienestar y la vida sexual de la mujer, lo que, a su vez, tiene efectos en sus relaciones interpersonales.

Por ello, identificar las causas cuanto antes es el primer paso para introducir cambios en las rutinas íntimas, así como para aplicar las soluciones pertinentes.

Y, por supuesto, la consulta médica resulta ineludible si el malestar persiste o los episodios son recurrentes.

  • Falsetta, M., Foster, D., Bonham, A., & Phipps, R. (2016). A review of the available clinical therapies for vulvodynia management and new data implicating proinflammatory mediators in pain elicitation. BJOG: An International Journal of Obstetrics & Gynaecology, 124(2), 210–218. https://doi.org/10.1111/1471-0528.14157
  • Gordon, A. S. (2002). Clitoral Pain: The Great Unexplored Pain In Women. Journal of Sex & Marital Therapy, 28(sup1), 123–128. https://doi.org/10.1080/00926230252851249
  • Puppo V. (2011). Anatomy of the Clitoris: Revision and Clarifications about the Anatomical Terms for the Clitoris Proposed (without Scientific Bases) by Helen O'Connell, Emmanuele Jannini, and Odile Buisson. ISRN Obstetrics and Gynecology2011, 261464. https://doi.org/10.5402/2011/261464
  • Reed, B. D., Plegue, M. A., Harlow, S. D., Haefner, H. K., & Sen, A. (2017). Does Degree of Vulvar Sensitivity Predict Vulvodynia Characteristics and Prognosis? The Journal of Pain, 18(2), 113–123. https://doi.org/10.1016/j.jpain.2016.10.006
  • Shallcross, R., Dickson, J. M., Nunns, D., Mackenzie, C., & Kiemle, G. (2017). Women’s Subjective Experiences of Living with Vulvodynia: A Systematic Review and Meta-Ethnography. Archives of Sexual Behavior, 47(3), 577–595. https://doi.org/10.1007/s10508-017-1026-1