El estreñimiento, un problemas más serio de lo que se cree

Además de llevar una dieta equilibrada, rica en fibras y beber mucha agua, es fundamental que hagamos ejercicio o, al menos, caminemos, para favorecer la digestión y el movimiento intestinal

Todos entendemos lo que es el estreñimiento, las sensaciones que implica y sus consecuencias en la vida diaria. Pero, ¿realmente sabemos qué es el estreñimiento y cuáles son sus causas?

Técnicamente, una persona con un intestino saludable debería evacuar – como mínimo – una vez al día, o después de cada comida abundante. Si este no es el caso, probablemente el límite sería una evacuación cada 48 horas, caso contrario se puede afirmar que nuestro cuerpo sufre de estreñimiento. ¿Te gustaría saber qué hacer al respecto?

Si bien las causas de este problema son varias y pueden abarcar desde deshidratación hasta problemas gastrointestinales, lo más importante y primordial, antes de cualquier tratamiento, es consultar a nuestro médico de confianza. También debemos tener en cuenta que cada organismo es distinto y que, por lo tanto, los remedios que a otros les han servido no necesariamente surtirán el mismo efecto en nosotros.

Sin embargo, en caso de no padecer de un estreñimiento grave, sino simplemente de una dificultad para la evacuación, es importante tener en cuenta algunos aspectos tales como:

  • Una mala digestión creará una mala evacuación. La comida pesada o en exceso, condimentada o frita generarán una masa en nuestro estómago que será difícil de procesar, causando lógicamente que la evacuación sea tardía y, por lo tanto, molesta o dolorosa. Igualmente, actos simples como no masticar bien la comida, comer de pie o demasiado rápido impedirán que nuestro organismo tenga la energía necesaria para digerir adecuadamente la comida.
  • Nuestro organismo no es una “máquina procesadora de harinas”, lo cual significa que si no acompañamos nuestra dieta con los líquidos necesarios, no podrá producir desechos evacuables de manera eficaz. Lo ideal en cuanto a hidratación es consumir tres litros de agua diaria. Pero ¡ojo!, es importante que sea agua y no otro tipo de bebidas que en lugar de ayudar a nuestro cuerpo lo recargarán más en su trabajo, como refrescos gaseosos, jugos artificiales y el famoso té helado solo empeorarán la situación por su cantidad de azúcar.
  • Consumir cereales ayuda a incorporar la fibra que se necesita para la evacuación. Entre los más importantes están el lino, el trigo y la avena. Asimismo es preferible consumir harinas integrales y azúcar morena en lugar de procesadas o blancas.
  • Las bebidas laxantes funcionan únicamente cuando se requieren, no a diario, ya que pueden generar dependencia y acostumbran a nuestro organismo a su efecto, lo que se vuelve contraproducente.
  • Caminar y moverse ayuda a nuestro organismo a procesar la comida, es decir que no se recomienda quedarse sentado o quieto tras una comida abundante. Si quieres favorecer tu digestión, al terminar de comer, ¡muévete!

Como ya mencionamos antes, si el estreñimiento es grave debe principalmente ser tratado por un médico. No obstante, si prefieres probar algo natural, aquí tienes algunos tips:

–          Las frutas siempre ayudan, ya sea en forma de jugo, de compota o de papilla. Si quieres un efecto rápido, prueba con manzana y ananá, o manzana y mandarina; aloe, naranja y miel; aloe y papaya, etc.

–          Los cereales pueden combinarse con infinidad de alimentos. Por ejemplo, puedes colocar una cucharada de semillas de lino en un vaso de agua hirviendo y dejarlo reposar durante la noche. Si quieres darle más sabor, agrega algunas ciruelas pasa, tómalo diariamente durante dos meses y verás los resultados.

–          Si prefieres algo menos parecido a un remedio y más a un postre, puedes realizar una simple receta de frutas al horno. Para ello coloca las frutas que más te gusten cortadas en cubitos en un pedazo de papel aluminio, espolvoréalas con canela, agrega una ramita de lavanda y un poco de anís estrellado. Endulza con un poco de miel de abejas y una cucharada de vino blanco; cierra la bolsa y cuécelo en el horno durante 15 minutos. Luego retira, deja enfriar y disfruta de este delicioso postre natural.

Pues bien, aunque ya te hayas acostumbrado a padecer de estreñimiento, es importante que no te resignes y busques una solución, pues se trata de una afección que puede generar muchos otros padecimientos. Por lo tanto, intenta trazarte una disciplina para poner en práctica estos consejos. Los resultados, sin dudas, no se harán esperar.

Imagen cortesía de Dream Design