El estrés; enemigo de nuestro organismo

Evita el estrés reservando unos minutos al día para desconectar y relajarte. Busca actividades alternativas, como el deporte, para que te ayuden a canalizar esa energía negativa

El estrés es una de las principales causas de las depresiones y de las bajas laborales de la sociedad occidental. Pero las consecuencias del estrés no se pueden resumir solo en el diagnóstico de depresión, sino que van mucho más lejos de lo que nos podemos imaginar en un primer momento.

Las consecuencias del estrés

El estrés es una de las peores enfermedades que podemos padecer. No solamente por los síntomas y consecuencias que en sí misma genera, sino también porque de él se derivan otras muchas enfermedades crónicas. Por ello, seguir una vida activa pero con ratos de descanso y de relax, haciendo actividades diferentes a las de cada día serán lo mejor para nuestro organismo.

Las enfermedades que podemos padecer junto con el estrés están encabezadas por la depresión y la ansiedad. Estas no simplemente afectan una parte de nuestro cuerpo, sino que nos harán sentir desganados, sin muchas energías, con pensamientos negativos y, además, pueden provocar erupciones en la piel, pérdida de memoria, insomnio y tics nerviosos.

El estrés también es una de las causas de las enfermedades cardiovasculares, así como de tipo degenerativo como la fibromialgia. Pese a que estas enfermedades no se generan simplemente por el estrés, éste es uno de los principales ingredientes con el que estas se crean.

Aliviar el estrés; mejorar nuestra calidad de vida

Si queremos evitar todas estas enfermedades y mejorar nuestra calidad de vida, hay ciertos consejos que nos ayudarán a combatir el estrés. Entre ellos podemos encontrar los siguientes:

No pensar cada día en el trabajo

Estar siempre pendiente del trabajo es algo que no ayudará a nuestro cuerpo a liberarse del estrés. Aunque pueda costarnos porque nos importa nuestro trabajo o porqué somos el jefe de la empresa, debemos hacer un esfuerzo para distraernos los días marcados como festivos.

Puedes probar a dejar de mirar el correo electrónico en casa o a apartar el móvil de los momentos familiares. Ya verás como te ayuda a liberar la mente y a evadirte de los problemas laborales. ¡Para algo existe la jornada laboral.

Sesiones de relajación

Hay muchos gimnasios en los que podremos practicar deportes de relajación, como puede ser el yoga. Para las personas que son muy nerviosas, empezar con el yoga puede ser difícil, pues éste requiere de una gran concentración y tranquilidad.

Sin embargo, con constancia, poco a poco iremos notando sus beneficios y sus efectos. El yoga es sin duda una de las mejores maneras de sentirnos llenos de vida, tranquilos y relajados cuando acabemos cada una de las sesiones y, acostumbrarnos a ello, no nos llevará más de un par de sesiones.

Masajes

Son una buena manera de relajarnos. Podemos ir a cualquier esteticista para que nos haga masajes relajantes o bien para eliminar todos los dolores que tenemos en la espalda y las piernas provocados por malas posturas y por el propio estrés.

Cromoterapia y la musicoterapia

Estos dos tipos de terapia serán muy divertidas para todas las personas a las que les gusten tanto la música como los colores. Ayudan a encontrar paz interior, eliminar dolencias y, sobre todo, a erradicar el estrés que tenemos. Además, suele ser divertido y entretenido, dos ingredientes necesarios para salir de la rutina en la que estamos sumidos día a día.

Hacer salidas

Las escapadas con la familia son otra de las actividades que nos ayudarán a mejorar la relación con ellos. Y, por tanto, a sentirnos mejor con nosotros mismos y, por ende, a eliminar el estrés. Sentirnos en conexión con nuestros hijos, padres, hermanos o amigos y disfrutar de aventuras todos juntos hace piña y nos ayudan a fortalecer los lazos sentimentales y emocionales con los nuestros.

Siguiendo estos pequeños consejos, veremos que nuestra vida mejora mucho en calidad. Recuerda que es preferible gastar el poco tiempo que tenemos en algo que nos resulta realmente enriquecedor, que tener demasiado tiempo libre y malgastarlo en cosas que nos hacen sentir vacíos.

En cuanto a la salud, realizar actividades como las que os hemos contado no solamente refuerza nuestras conexiones emocionales con nosotros mismos, sino también con los demás. Además, estaremos ofreciendo a nuestro organismo vitalidad y energía. ¡A por ello!

Fotografía cortesía de Martin Hricko