El estrés puede hacerte ganar hasta 5 kilos

El estrés se ha convertido en un factor constante en nuestra vida diaria, pues son muchas las actividades realizadas cotidianamente que interfieren con la tranquilidad e incrementan sus niveles en nuestro organismo. Pero lo que usted puede que no sepa es que la sensibilidad al estrés puede estar relacionado con esos kilitos de más de los cuales no se puede deshacer.

El estrés tiene gran relación con el peso, pero los organismos de las personas suelen ser muy diferentes. Hay personas que al incrementar el estrés evitan la ingesta de alimentos, mientras que otras disminuyen estos momentos agobiantes consumiendo mayor cantidad de alimentos, especialmente chocolates, ya que estos tienen aportes nutricionales que pueden generar relajación aportando a la tranquilidad y control de las personas.

El estrés y su relación con el peso

Cuando una persona entra en una etapa de estrés, el cuerpo experimenta los siguientes cambios:

  • Las pupilas se dilatan.
  • Mejora la función del cerebro.
  • Los pulmones empiezan a exigir y tomar más oxígeno.
  • El sistema digestivo se pone en reposo, evitando el aumento de apetito.

Posterior a la etapa de estrés para ayudar al cuerpo a recuperar su balance, el sistema digestivo aumenta su funcionamiento, generando con esto mayor apetito y por ende mayor exigencia de consumo de alimentos, a la vez que incrementa el consumo de grasas para recuperar las reservas perdidas durante la lucha mental llevada a cabo.

Por lo anterior se puede determinar que las personas que son más susceptibles a emociones fuertes también son más susceptibles al incremento de peso.

Después de reconocer lo que hace el estrés a nuestro peso, es indispensable saber cómo controlar este factor emocional que impulsa el consumo excesivo de alimentos, para ello es importante saber cómo manejar la mente, la boca y los músculos.

Aprendiendo a controlar el estrés

Se-puede-prevenir-el-estres

La mente, lo primero que debe hacer es controlar el estrés a través de la mente, pues existen dos (tres) momentos en la etapa del estrés:

  • el estrés pasivo, que es aquel en el cual se puede presentar irritabilidad por situaciones cotidianas como una fila en el banco, pero este debe ser controlado para que no pase a un segundo momento.
  • el estrés tóxico, el cual se caracteriza por un sentimiento de desesperación y vulnerabilidad, este suele ser dañino para el organismo, pero no tanto como el tercer momento o nivel por el que se puede pasar, ya que equivale a un momento irremediable en la vida.

Por lo anterior se recomienda un manejo y control mental de estrés, para que en su primera aparición no alcance ninguno de los otros dos niveles expuestos. Para tener un mejor control del estrés y de situaciones en las cuales intervengan las emociones fuertes, se aconseja practicar actividades de relajación como meditación, yoga o cualquier actividad física.

En segundo lugar, debe controlar los alimentos que consume, normalmente cuando se estresa lo primero que busca son dulces o harinas, ya que es lo que usualmente está al alcance en momentos de alteraciones emocionales, pero son estos alimentos los que incrementan la grasa en el cuerpo (especialmente en la zona abdominal).

Por último, para controlar los músculos y relajarlos se recomienda la actividad física constante. El ejercicio es la mejor forma de eliminar toxinas tanto corporales como mentales, ayuda a aliviar los sentimientos negativos reconfortando el cuerpo para un correcto funcionamiento y desarrollo de las actividades diarias. Cuando usted logra incluir la actividad física en su rutina diaria, tiene la capacidad de mejorar el control del estrés en cualquier situación en la cual se pueda presentar, regulando su ritmo natural.

Con tan solo 20 minutos de ejercicio moderado usted puede mejorar sus condiciones emocionales, permitiendo una relajación de su cuerpo y su mente. Ya si su objetivo no es sólo mantener un equilibrio del estrés y un control de las situaciones externas, sino que también desea quemar calorías que ha ganado con el consumo de alimentos y grasas, puede incrementar el tiempo de ejercicio e incluir en su rutina de actividad física ejercicios más exigentes con sus músculos, para evidenciar buenos resultados al terminar las sesiones.

No lo olvide: conservar y regular su salud está en sus manos.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar