¿El estrés te supera? Te presentamos 8 formas de combatir el estrés

El estrés depende de nuestra forma de enfrentarnos a las situaciones. Es muy importante aprender a relativizar para que no nos afecte negativamente, así como mantener unos hábitos saludables

El estrés es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia. Pero sufrido de manera persistente, puede desembocar en muy serias pastologías. Esto se debe a que cuando se mantiene en el tiempo este mecanismo de defensa, el cuerpo reacciona de manera excesiva, manteniendo bajo mucha presión al organismo. A su vez, esto desencadena problemas graves de salud.

¿Cuál es el origen del estrés y cómo nos afecta?

El origen del estrés se encuentra en el cerebro, responsable de reconocer y responder de distintas formas a los estímulos del medio. Cada vez son más numerosos los estudios que corroboran el papel que juega el estrés en el aprendizaje, la memoria y la toma de decisiones.

Un estudio de la Universidad de California demostró que un fuerte estrés durante un corto período de tiempo, por ejemplo, durante la espera previa a la cirugía de un ser querido, es suficiente para destruir varias de las conexiones entre neuronas en zonas específicas del cerebro. Esto es, un estrés agudo puede cambiar la anatomía cerebral en pocas horas.

El estrés surge a partir de eventos externos, que no necesariamente deben ser muy notorios o intensos.De manera que, con frecuencia, es nuestra interpretación de los mismos lo que genera la reacción negativa de estrés, más que el evento o situación a la que nos enfrentamos. Es decir, lo que pensamos o cómo lo hacemos es la causa de la experiencia de estrés.

El estrés no afecta a todo mundo de la misma manera. A veces, puede provocar síntomas físicos, como dolor abdominal, de cabeza o tensión muscular, taquicardias, mareos y temblores.

Si sufres estrés puedes tener dificultad para concentrarte, sentirte cansado, perder los estribos con mayor frecuencia. También puede causar problemas sexuales e igualmente para conciliar el sueño.

8 formas de combatir el estrés

Es inevitable que, a lo largo de la vida, nos enfrentamos a muchas situaciones susceptibles de generarnos mucho estrés. Lo importante es tratar de combatirlo, para que nos afecte en el menor grado posible y podamos salir fortalecidos de esa situación. Por eso, algunas de las maneras de afrontarlo, son las siguientes:

  1. Mantén una dieta saludable. Evita la automedicación y el abuso de cafeína, o alcohol. Es preferible comer con moderación y de manera sana, sin exceso de grasas y de manera variada.
  2. Haz ejercicio. El ejercicio no solo nos ayuda a liberar estrés, sino que también promueve un mejor funcionamiento de los sistemas cardiovascular y circulatorio, entre otros.
  3. Márcarte prioridades. Organiza tus próximos pasos según la importancia que tengan. A veces, es bueno pararte a reflexionar y distinguir entre lo importante y lo urgente. Por eso, debes de conocer qué es lo importante de tu vida, que te gustaría hacer y priorizar las cosas más elementales.
  4. Mantener expectativas realistas. Esperar demasiado de uno mismo o de los demás no es conveniente. Exigir perfección o ser inflexible nos puede generar mucha frustración.
  5. Descansa.  Dormir bien es fundamental para la regeneración de músculos y tejidos. Pero también para mantener nuestro cerebro a pleno rendimiento. Por eso, en múltiples ocasiones, el estrés nos causa insomnio u otros trastornos del sueño que hace que nuestras células no puedan realizar adecuadamente sus funciones.  Procura descansar.
  6. Busca apoyo y habla sobre cómo te sientes. Cuando necesites ayuda y te sientas mal, lo mejor es sentir el apoyo de tu entorno, preferiblemente de las personas que te aprecian. El simple hecho de verbalizar nuestras preocupaciones, puede hacer incluso que se minimicen.
  7. No te desquites contigo mismo. Trátate bien, mímate. Busca la ayuda o el apoyo que necesitas para lidiar con la situación que estás atravesando, pero no te eches la culpa de las cosas malas que te ocurran. La culpabilidad es un gran enemigo para librarte del estrés.
  8. Sé positivo. La mayor parte del estrés es temporal. Cuando la situación que lo causa desaparece, suele remitir. Pero puedes elegir no esperar hasta que esa situación desaparezca, sino que puedes actuar antes. Una buena manera es hacer un ejercicio de autoconsciente y darte cuenta del problema.

-Algunos síntomas de que estás sufriendo estrés son ansiedad, sensaciones de pánico, como vértigo, irascibilidad… Si te sientes incapaz de trabajar o desempeñar las labores en casa, tienes miedos que no puedes controlar, es conveniente que busques ayuda en un profesional médico. Te dotará de herramientas para afrontar el estrés.

Imagen cortesía de Jorge Miente