El estrés y 7 claves para mitigarlo

25 octubre, 2012
Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Bernardo Peña
Un exceso de estrés puede traducirse en numerosas enfermedades, desde problemas de sueño hasta depresión o enfermedades cardíacas.

¿Quién no sufre estrés hoy día? Casi todos nosotros hemos experimentado esta respuesta fisiológica a situaciones puntuales que suponen una novedad, un desafío o incluso un trauma.

Como bien señala este estudio, solemos asociar el estrés como un mecanismo de defensa. Sin embargo, en la actualidad ocurre que cuando esta respuesta se mantiene de forma prolongada en el tiempo puede desarrollarse estrés crónico. Este puede tener importantes consecuencias para la salud física y mental de quien lo sufre.

El estrés puede ser causado por las exigencias de la vida diaria, por la percepción de falta de control y de recursos para hacer frente a una situación o a problemas puntuales.

Así, según investigadores como Pablo Martino, el hecho tener episodios puntuales de estrés agudo no tiene porqué tener consecuencias negativas e incluso podría resultar algo positivo en la memoria de trabajo.

Sin embargo, cuando estos episodios de estrés agudo se convierten en estrés crónico, ello puede tener consecuencias negativas para la salud.

Hoy te presentamos algunas claves para lidiar con el estrés diario que podrían ayudarte. Sin embargo, si lo que padeces es un estrés crónico y crees que puede estar afectando a tu salud, entonces deberías consultar con un especialista de la salud mental.

1. Técnicas de relajación

Las técnicas de relajación pueden ser beneficiosas para lidiar con el estrés diario. Para ello, podemos asistir a alguna clase de meditación que nos enseñen a controlar la respiración y a realizar una relajación muscular progresiva.

Relajación muscular progresiva

También, si deseamos algo más dinámico podemos asistir a clases de yoga. Además de favorecer la relajación, nos permite adquirir una mayor flexibilidad.

2. Ejercicio físico

El ejercicio físico puede resultar beneficioso para que el estrés crónico se vea reducido. Podemos realizarlo por la mañana bien temprano o tras nuestra jornada laboral.

Lo importante es que seamos constantes realizando ejercicio. Pero no necesariamente tenemos que apuntarnos a un gimnasio. Podemos salir a caminar, a un ritmo más o menos rápido, cada día. Esto también ayuda.

Descubre: 7 cosas buenas que te ocurrirán por hacer ejercicio

3. Practicar la asertividad

La asertividad es un componente esencial que debería estar presente en nuestras relaciones con los demás.

¿Alguna vez te has visto desbordado por las obligaciones, pero has sido incapaz de decir «no» a algo que sabías que no ibas a poder hacerle frente sin dejar de dormir y sacrificar tiempo para ti o tu familia?

Todos hemos experimentado alguna vez esto, por eso, es importante saber negarnos en esas situaciones en las que sabemos que ya no podemos abarcar más. Esto podría ayudarnos a lidiar mejor con el estrés.

Practicar la asertividad

4. Duerme las horas necesarias

Aunque todos pensemos que dormir un mínimo de 7 horas es lo ideal, lo cierto es que cada persona tiene unas necesidades diferentes. Así, ha personas que con dormir 6 horas es suficiente, en cambio, otras requieren de 9 para sentirse bien, activas y llenas de energía.

Es importante que analices tus hábitos de sueño. ¿Cuántas horas sueles necesitarte para levantarte motivado? ¿A qué hora sueles irte a la cama? Esto te permitirá empezar a trabajar la higiene del sueño.

Debes intentar dormir las horas necesarias todos los días e irte a la cama siempre a la misma hora. Esto podría ayudarte para evitar el estrés.

Descubre: ¿Sabías cuáles son las etapas del sueño? ¡Increíble!

5. Organiza tu tiempo libre

¿Tienes tiempo libre? Si no es así, es importante que empieces a apartar una hora o dos al día para dedicártelas a ti mismo. Esto podría ayudarte para no sufrir de estrés crónico.

Así, podrás dar un paseo, hacer ejercicio, quedar con tus amigos o, simplemente, descansar mirando la puesta del sol. Tú decides cómo aprovechar ese tiempo libre. Disfruta de esa hora para ti, para no hacer nada.

6. Cuida tus hábitos

Si eres una persona que sufre de estrés, quizás en tu vida estén presentes algunos hábitos nocivos como el café en exceso o el consumo de tabaco.

Cuida tus hábitos como el dejar de fumar

Te animamos a que cambies esto, ya que podría aumentar tus posibilidades de sufrir estrés. Además, alimentarte de alimentos procesados tampoco te ayudará, ya que incrementará tu ansiedad por el dulce.

7. Toma de decisiones

El último de los consejos para lidiar con el estrés es tomar decisiones. Muchas veces, nos quedamos en nuestra mente rumiando pensamientos. Quizás pensemos en hacer más ejercicio o cuidar nuestra alimentación, pero ¿lo llevamos a la práctica?

Te animamos a que empieces a tomar acción. Si en tu vida hay mucho estrés, muchos de los consejos mencionados te ayudarán a reducirlo y, con suerte, a mantenerlo muy lejos de ti.

¿Qué te funciona a ti para lidiar con el estrés? ¿Existe alguna técnica que te resulte infalible? Esperamos que des con la clave que a ti te funcione para que el estrés no termine convirtiéndose en un problema crónico.

Y recuerda: todo lo que aquí hemos descrito podría no funcionarte para manejar el estrés. Si el estres afecta a tu salud o simplemente quieres aprender a manejarlo, lo mejor que puedes hacer es acudir a un profesional de la salud mental.

  • Lazarus, R. S. (2000). Estrés y emoción. Manejo e implicaciones en nuestra salud4.
  • Sandín, B. (2003). El estrés: un análisis basado en el papel de los factores sociales. International Journal of clinical and health psychology3(1).
  • Urwin, T. (2006). How to… manage stress. Occupational Health. https://doi.org/S0749-8063(05)00554-2 [pii]
  • Mehta, M., & Sharma, V. (2015). Stress management. In A Practical Approach to Cognitive Behaviour Therapy for Adolescents. https://doi.org/10.1007/978-81-322-2241-5_8
  • Australian Psychological Society. (2012). what is stress ? what are the signs of stress ? tips on how to manage everyday stress. Psychological. https://doi.org/10.1108/S1479-3555(2013)0000011008