El fracaso escolar empieza a enfrentarse en el hogar

Si querremos evitar el fracaso escolar debemos permitir que nuestros hijos también lleven a cabo actividades que les motiven, como puede ser un deporte o una clase de idiomas

Ahora que empieza de nuevo la rutina escolar, tal vez los padres empiecen a pensar en una de las peores situaciones por las que su hijo puede pasar: el fracaso escolar.

Las cifras de fracaso escolar se han visto incrementadas en los últimos años. La falta de motivación y los problemas que puedan existir en casa son algunos de los motivos que lo provocan.

Descubre: 4 consejos para vencer el desánimo y la tristeza

Por eso, el fracaso escolar debe empezar a solucionarse dentro del hogar. ¿Cuál es el problema? ¿Deberíamos pensar en proporcionarle a nuestro hijo otro tipo de educación?

Hoy en día hay alternativas a la típica educación de asistir a clases que nos aburren, memorizar los conceptos y aprobar exámenes. No a todos nos motiva esto.

El fracaso escolar y el sentido de estudiar

estudiante-fracasado

Muchos son los jóvenes que no son conscientes de para qué sirve estudiar. Creen que es una pérdida de tiempo, que nunca van a utilizar lo que están aprendiendo en un futuro.

¿Alguna vez cuando eras pequeño te han premiado por aprobar un examen? ¿Alguna vez tus padres te han dicho que esto es tu responsabilidad, que te deberías sentir premiado con tu aprobado sin recibir nada más?

Son los padres lo que, a veces, actúan incorrectamente con sus hijos. Si premias a tu hijo por aprobar, no sabrá adquirir ninguna responsabilidad por hacerlo por sí mismo. Lo hará para conseguir algo.

Este es el primer punto que debemos cambiar y ahora viene otro más importante. ¿Qué hay de la forma de organizarse de los más jóvenes?

No te pierdas: ¿Puede afectar la escuela al desarrollo de mi hijo? ¿Cuál es la mejor?

fracaso escolar

Una habitación desordenada, caótica, refleja una mente también en caos. Tiempo perdido, rutinas inexistentes…

¿Cuántas veces te habrá dicho tu hijo que no tiene tiempo para nada? Probablemente sí lo tenga, pero no sabe gestionarlo de la mejor manera.

Intenta elaborar con él en casa una rutina de trabajo, donde las horas trabajadas sean fructíferas para así tener tiempo para otro tipo de actividades o diversiones.

Dormir bien, tener objetivos

niña-en-la-escuela

De nada sirve que ya seamos responsables y nos organicemos correctamente si no dormimos bien. Hacerlo en fundamental para no encontrarnos cansados y rendir con nuestros deberes.

Esto mismo se podría considerar un objetivo. Todos necesitamos tenerlos para ir paso a paso, para motivarnos y para, al final del día, sentirnos dichosos por haber hecho lo que teníamos previsto.

Imagínate que te pones un objetivo muy simple, como puede ser terminar determinado trabajo hoy. Céntrate en él, que nada te distraiga.

La satisfacción de haber cumplido este objetivo al final del día te hará desear hacerte con otro.

Lee: 3 claves para educar a tu hijo adolescente

Todo somos perezosos en algún momento, pero ¿es que alguien está cómodo sin hacer nada? Algunas personas no lo soportan. Necesitan tener objetivos, cosas que hacer.

No permitas que tu hijo haga de su día uno improductivo. Ahora es el momento de educarle en esto pues, como pasen unos años más, ya no tendrá remedio.

Si le gusta algo, no se lo niegues

niña-feliz-en-la-escuela

En ocasiones, el fracaso escolar surge porque la educación es obligatoria y se estudian asignaturas que a nuestro hijo no le interesan.

A pesar de eso, es su deber y, una vez pasados los cuatro años de la educación secundaria, ya podrá elegir lo que quiere hacer. Se habrá quitado un peso de encima.

Mejor hacerlo ahora que más tarde, cuando sin tener estos estudios no logre encontrar trabajo.

¿Cómo podemos compensar esta falta de motivación? Seguro que tu hijo tiene habilidades que no están siendo potenciadas en la escuela.

Tal vez le guste pintar, cantar, actuar, practicar un determinado deporte… Esto le motivará. No le niegues la oportunidad de asistir a clases extraescolares, de entrar en el conservatorio, de hacer ese curso de teatro.

Hará lo que no le gusta, ir al instituto, pero esto se verá equilibrado en la balanza con algo que sí le gusta y le motiva.

Porque esto es algo que también debe aprender. En la vida no siempre nos va a gustar todo y, en más de una ocasión, tenemos que aceptar este hecho y vivir con ello.

¡Cuidado! 5 errores que cometemos en la educación de nuestros hijos

Rutinas de estudio, horas productivas, responsabilidad, ayuda por parte de los padres… Todo esto beneficiará a tu hijo y, si le cuesta en exceso alguna asignatura, no dudes en apuntarle a unas clases de refuerzo.

Para evitar el fracaso escolar los padres deben implicarse más que nunca. El gran problema es que, a veces, en su mente, aparece la siguiente frase: “yo tengo mi trabajo, llego a casa cansado, no tengo tiempo”.

Pero, ¿sabes qué? Si quieres, puedes.