El huso muscular

La función del huso muscular es regular la longitud de los míusculos en función del movimiento que deban realizar.

El huso muscular contribuye a que el sistema nervioso central pueda monitorear de forma continua la función del sistema locomotor, así como su estado de contracción y el estiramiento de los fascículos musculares que componen los músculos.

Los músculos son los órganos encargados del movimiento corporal. Estos están compuestos por células capaces de reaccionar ante los estímulos nerviosos; es decir, los músculos se contraen o se acortan al ejecutarse un movimiento. Sin embargo, cada fibra muscular tiene una tensión en específica o elasticidad que le da una forma en particular. En este sentido, se pueden distinguir tres tipos de músculos, los cuales vienen a ser los siguientes:

Tipos de músculos

  1. Esqueléticos. Estos son los músculos que se encuentran en los huesos y permiten que estos se muevan.
  2. Cardíaco. Este tipo de músculo se encuentra específicamente en la pared del corazón y permite que este se mueva.
  3. Liso o visceral. Estos son los músculos que se ubican en las paredes vísceras huecas y permiten que las sustancias que pasan por ahí puedan moverse.

Te recomendamos leer: Cómo relajar los músculos de forma natural con una infusión de manzanilla, menta y limoncillo

La contracción muscular

La contracción muscular

La contracción muscular ocurre cuando las señales en el cerebro llegan a un músculo por una vía nerviosa y se reduce la longitud. Pero, ¿por qué se contrae? De acuerdo a la teoría de los filamentos deslizantes, el músculo se acorta o en su defecto se alarga debido a que los filamentos finos y gruesos se deslizan entre ellos.

En la contracción muscular, el músculo en cuestión no cambia de longitud

El proceso inicia cuando llega un estímulo suficiente a la zona en la que se une la neurona y el músculo. Por lo tanto, se libera el calcio almacenado en los túbulos que rodean las fibras, hasta llegar a las microfibrillas. El calcio permite que los filamentos de miosina deslicen a los de actina, que acortan los sarcómeros y el músculo.

El huso muscular

Se trata de una parte del músculo esquelético y se presenta en mayor cantidad hacia la inserción tendinosa del músculo. Se encargan de proporcionar información sensorial al sistema nervioso central tomando en cuenta la longitud del músculo y la velocidad con la que cambia dicha longitud. Por ende, el sistema nervioso puede controlar la actividad muscular.

El músculo estriado esquelético tiene como función permitir el desarrollo del movimiento del sistema locomotor a partir del esqueleto axial y apendicular, y mantener la postura del cuerpo a partir del esquema corporal. Para cumplir con estas funciones, morfofuncionalmente, los miocitos estriados esqueléticos se asocian longitudinalmente entre sí

–Freddy Moreno–

El huso muscular se encarga de responder al estiramiento del músculo. Por ende, el huso protege al músculo de roturas imprevistas y permite regular el movimiento y mantener la postura. En otras palabras, el reflejo permite una contracción más fuerte para reducir el estiramiento. Entonces el huso muscular detecta dicho estiramiento para contraerse. El músculo se ajusta a diferentes cargas de impulso.

Función

Función

Cuando el organismo se encuentra en reposo, permite la entrada a impulsos nerviosos aferentes aunque esto no se note de manera consciente. Desde el momento en el que se produce la actividad muscular las fibras infrafusales se estiran, mientras que en las neuronas aumenta la velocidad al transmitir la información a la médula espinal o al encéfalo.

Esto quiere decir que el huso neuromuscular tiene como actividad principal mantener informado al sistema nervioso central respecto a la longitud del músculo y la velocidad de cambio de su longitud. Por ende se presentará un músculo voluntario.

¿No lo sabías? 7 movimientos simples para aliviar los dolores musculares intensos

El reflejo de estiramiento

El huso muscular se considera el principal receptor de estiramiento muscular. Este se compone de dos receptores sensoriales: principales y secundarios. Los principales son más sensibles a la longitud que a la velocidad del estiramiento, mientras que los secundarios solo son sensibles a la longitud.

Las regiones centrales se estiran, lo que ocasiona que se abran canales iónicos y se genere un potencial de acción por la entrada de sodio en los extremos sensitivos; por lo tanto, en la medida que aumente el potencial de acción aumenta la sensibilidad al estiramiento de las fibras intrafusales

–Freddy Moreno–

Características

Características mus

  • Un huso muscular mide alrededor de 1 a 4 milímetros de longitud. Este se encuentra rodeado por una cápsula fusiforme de tejido conectivo.
  • Cada cápsula tiene entre 6 y 14 fibras delgadas musculares intrafusales. Se dividen en bolsa nuclear y fibras en cadena nuclear.
  • Las fibras que se encuentran fuera se llaman extrafusales.

Las proteínas contráctiles

En los extremos de cada una de las fibras se encuentran proteínas llamadas contráctiles. Estas son controladas por las neuronas motoras gamma (encargadas de mantener la sensibilidad y la tensión del huso muscular). Cuando las fibras extrasfusales reciben un impulso, este es enviado al huso muscular por las neuronas gamma para que el movimiento pueda ejecutarse. En consecuencia, el impulso hace que las proteínas contráctiles reajusten la longitud de las fibras intrafusales. Esta es la razón por la se ajusta o se relaja cada fibra.

Sin embargo, el área central de las fibras intrafusales no tiene proteínas contráctiles pero sí terminaciones sensoriales (anuloespirales) debido a que se mueven en espiral alrededor de la fibra. Según el aumento o disminución de la tensión intrafusal, las terminaciones detectan la información y generan cambios en el sistema nervioso central.

Referencias

Justo García Sánchez. Los músculos. Chile: Universidad de Tarapacá.

Freddy Moreno. (2015) Descripción histológica del huso neuromuscular. Colombia : Pontificia Universidad Javeriana.

Mónica Solana Tramunt. Los estiramientos: Apuntes metodológicos para su aplicación. España: ALOMA, Universidad Ramon Llull.

Te puede gustar