El impacto de la viagra en el hombre

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Loreto Martín
9 agosto, 2019
La viagra es un arma de doble filo para los hombres. Si bien ayuda a tratar la disfunción eréctil, también puede producir sentimientos de inseguridad y antimasculinidad. Te contamos más de su impacto fisiológico y emocional.

La viagra ha sido uno de los fármacos más revolucionarios de la actividad sexual de los últimos años. Ha permitido el mantenimiento de relaciones sexuales y de coito con penetración no solo a personas con problemas sexuales debido a la edad, sino también a hombre con problemas de disfunción eréctil.

No obstante, el uso de la viagra conlleva en el hombre un impacto emocional sobre el que no se suele hablar y muchas veces advertir. En este artículo se habla del impacto del uso de la viagra en el hombre.

¿Qué es la viagra?

El sildenafil o viagra es un fármaco utilizado para tratar la disfunción eréctil. No es eso todo lo que hace, puesto que también se utiliza para tratar los problemas de hipertensión pulmonar o por edema pulmonar de altitud.

De ahí podemos inferir que se trata de un vasodilatador, que funciona inhibiendo la fosfodiesterasa, encargado de la degradación de guanosín monofosfato cíclico en el cuerpo cavernoso.

Cuanto más se mantiene el guanosín monofosfato cíclico en el interior del cuerpo cavernoso, más potentes y duraderas son las erecciones, y más vasodilatadas están las arterias helicinas del cuerpo cavernoso.

No hay que olvidar, siendo esto extremadamente importante, que la viagra se encarga de que el guanosín monofosfato cíclico sea más duradero, no de crearlo. De manera, que tiene que haber una estimulación sexual previa. La viagra no es una varita mágica.

Lee también: Drogas y disfunción eréctil: ¿hay alguna relación?

Epidemiología del uso de la viagra

impacto de la viagra en el hombre
Muchos casos de disfunción eréctil están asociados a problemas como la ansiedad, depresión y pérdida de autoestima.

En España aproximadamente 2 millones de varones con edades comprendidas entre los 25 y los 70 años presentan disfunción eréctil. Lo que más llama la atención de esto es que un gran número de casos están asociados a estados de depresión, ansiedad y pérdida de autoestima. Además, afecta al bienestar y a la calidad de vida de las personas que lo padecen.

Usualmente los tratamientos llevados a cabo en atención primaria se basan en el suministro del sildenafilo, vardanafilo o tadalafil —los 3 con sus respectivos nombre comerciales—. Debido a estos desajustes en el estado de ánimo, el tratamiento de la disfunción eréctil no debería solo limitarse a la obtención de una respuesta eréctil, sino trasladarse a otros ámbitos de la vida del paciente.

El éxito de la toma de viagra, por tanto, no se conseguiría solo midiendo la variable de erección, sino también las de calidad de vida, bienestar psicológico y satisfacción de los pacientes con su relación de pareja y vital general. Este es el impacto de la viagra en el hombre que más debería de buscarse.

Ventajas desde el punto de vista emocional del uso de viagra

La ventajas del uso de viagra no son sólo las orgánicas, visibles a simple vista. Fomenta las erecciones duraderas y la rapidez para poder conseguir susodicha erección. Esto deriva en ventajas emocionales como la confianza de poder involucrarse en una relación sexual satisfactoria; la confianza de poder satisfacer a la pareja, cuya consecuencia directa consiste en una mejoría significativa en el estado de ánimo y en la autoestima.

Un estudio llevado a cabo por John Dean demostró como la utilización de sildenafil no solo mejoró la disfunción eréctil, sino también los síntomas depresivos. Además, comprobaron también como esas mejoras se mantenían apoyadas en una terapia concreta para la depresión.

Esto no quiere decir que el sildenafil actúe directamente en los síntomas depresivos, pues este tipo de medicamento no tiene un efecto conocido sobre el sistema nervioso central. Se puede decir que después de la administración de la viagra, los hombres que participaron en el estudio aumentaron las erecciones y los intentos de llevar a cabo una relación sexual completa también.

Esto parece tener efectos muy positivos en el estado de ánimo del hombre, su autoestima y confianza. A su vez, esto resulta en un aumento del deseo sexual que mejora la relación del hombre con su pareja y su satisfacción general con la vida.

Según diversos estudios, a pesar de la edad, los hombres asocian el bienestar de una pareja al bienestar sexual de la misma. Cuando padecen una disfunción eréctil se fomentan sentimientos de anti-masculinidad (se sienten menos masculinos).

Como consecuencia resulta afectada tanto su relación de pareja, entrando en un círculo vicioso con la misma, como su círculo social, debido a la baja autoestima, sentimientos de soledad y la idea de que se han hecho viejos demasiado rápido para su juventud.

Inconvenientes desde el punto de vista emocional del uso de viagra

Hombre con inseguridad por el uso de viagra
Aunque el uso de viagra tiene algunos beneficios, desde el punto de vista emocional puede causar algunos inconvenientes en el hombre. A menudo puede conllevar a inseguridad, ansiedad y distanciamiento.

La problemática aparece en el momento en el que la viagra se presenta como una varita mágica para arreglar la masculinidad rota del hombre. El principal inconveniente emocional de su uso es el de asumir que el sildenafil y sus erecciones mantenidas son suficientes para volver a lograr la satisfacción del hombre en sus contextos generales, y su relación de pareja en particular.

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Canterbury por Annie Potts, llamado “Viagra stories”, sugiere como en algunas parejas el uso de sildenafil puede llegar a estar relacionado con tensión entre la pareja, además de ansiedad y distanciamiento. 

Por otro lado, numerosos estudios como el de John Dean también reflejan que, a pesar de las ventajas emocionales, muchos de los pacientes que utilizan sildenafil para tratar la disfunción eréctil también deberían participar en terapias de pareja o terapia psicosexual.

Esta puede llegar a ser particularmente importante para aquellas parejas en las que el sexo ha estado ausente durante un período muy largo y existe la necesidad de restablecer la intimidad sexual. También cuando hay problemas no resueltos dentro de la pareja y estos pueden afectar al compromiso de la intimidad sexual. Asimismo, cuando el uso de la viagra es inútil.

También te puede interesar: ¿La disfunción sexual es común?

El gran problema de la viagra: los mitos sobre la sexualidad

Uno de los principales inconveniente del uso de la viagra es el impacto emocional sobre la “masculinidad del hombre”. El uso de la viagra, aunque aumenta la autoestima al permitir al hombre conseguir realizar el coito, también puede hacerle pensar que este es llevado a cabo de forma artificial, que es incapaz de satisfacer a su pareja sin químicos o que es un juguete roto.

Esto pone en relieve la necesidad de una terapia conjunta a la toma de medicación. La medicación en sí es valiosa, pero no suficiente; y no tratar esos mitos sobre la hombría, la masculinidad y la sexualidad pueden provocar que la viagra sea algo bueno fisiológicamente, pero muy nocivo a nivel afectivo y emocional.

Algunos de los mitos sexuales que más influyen en el impacto emocional nocivo de la viagra en el hombre son:

  • La disfunción eréctil es una condición médica, una enfermedad, una conducta anormal.
  • Hay relación directa y proporcional entre la erección y la masculinidad de un hombre.
  • La viagra es un arreglo rápido para la disfunción eréctil.
  • Si tomo viagra, voy a depender de ella toda la vida para mantener relaciones sexuales.
  • La viagra va a restaurar mi relación rota.
  • La viagra mejora las relaciones sexuales.
  • Las relaciones sexuales completas solo se realizan a través de la penetración.
  • Solo puedo obtener satisfacción sexual a través del coito con penetración.
  • Solo puedo provocar satisfacción sexual a mi pareja a través de la penetración.

Los beneficios de desechar los mitos

Desmontar esos mitos, y sobre todo aquellos relacionados con la masculinidad y las relaciones sexuales, puede ayudar a la obtención de un impacto de la viagra en el hombre positivo. Por ello, supeditado al uso de la viagra, sería muy recomendable incluir una intervención dirigida a:

  • Que el hombre no entienda la disfunción eréctil como una enfermedad.
  • Desmontar la idea de hombre y masculinidad, además de los prejuicios y estereotipos adquiridos.
  • Enseñar que existe más satisfacción sexual a parte de las relaciones sexuales heteronormativas (coito con penetración). Trabajar con la idea de que el papel de la erección en una relación sexual no tiene porqué ser importante.
  • Entrenar la comunicación en el sexo para saber transmitir preferencias y deseos y aceptar los de la pareja.
  • Trabajar las habilidades sociales con la pareja, como la comunicación de sentimientos o la resolución de conflictos.

Cuidar el impacto de la viagra en el hombre no solo conlleva un seguimiento de sus erecciones y su vida sexual. De hecho, trabajar los aspectos emocionales es casi tan o más importante que los fisiológicos.

  • Delgado, J., Blázquez, J., Silmi, A. & Martínez, E. (2008). Factores determinantes de la satisfacción del paciente con el tratamiento para la disfunción eréctil. Actas Urológicas Españolas, 32(10), 995-1003.
  • Melnik, T., Soares, B. & Narsello, A. (2007). Psychosocial interventions for erectile dysfunction (Review). Cochrane Database of Systematic Reviews, 3.
  • Potts, A., Grace V., Gavey N. & Vares, T. (2004). “Viagra stories”: challenging “erectile dysfunction”. Social Science & Medicine, 59, 489-499.