El lado oscuro de 8 productos naturales

Muchos productos naturales cuentan con múltiples propiedades beneficiosas Sin embargo, no siempre nos conviene utilizarlos. Descubre cuál es su lado oscuro.

Los productos naturales suelen tener más ventajas que desventajas. No obstante, no están exentos de tener un lado oscuro. Si bien es normal cometer errores porque nos confiamos en exceso, debemos informarnos mejor acerca de las propiedades de los productos antes de utilizarlos o consumirlos.

El lado oscuro de 8 productos naturales

1. El hielo

Los extremos no son buenos. Y aunque se crea que el hielo es bueno para el cuidado de la piel (principalmente por aquello de que ayuda a cerrar los poros) lo cierto es que los especialistas aseguran que no se debe abusar de los extremos de temperatura.

El lado oscuro de aplicar hielo sobre la piel es que puede resecarla y agrietarla al despojarla de su capa de grasa natural. Así que evita usar el hielo directamente sobre la piel. Si lo utilizas como compresa, procura envolverlo con una tela de algodón fina.

Entre una de las razones más destacas para no hacerlo se encuentra el hecho de que el frío extremo del hielo puede irritar la dermis y provocar el enrojecimiento de la misma.

El frío del hielo no deja la piel mas tersa y sana. Resulta muy útil para aliviar dolores y reducir inflamaciones pero, por otra parte, aplicar hielo sobre la piel de forma recurrente puede ayudar a que los poros se cierren, con todo e impurezas. Esto puede provocar como consecuencia que el efecto de otros productos se minimice o anule.

La solución para conseguir una piel perfecta no radica en el uso exclusivo del hielo, sino de estar atentos a nuestro tipo de piel, los factores externos y de procurar mantener activa la circulación.

Lee también: ¿Es malo poner hielo a la bebida?

2. Aceite de oliva

Utilizar aceite de oliva

El aceite de oliva es un producto con múltiples propiedades beneficiosas pero también tiene un lado oscuro. Hay que tener cuidado especialmente al usarse directamente sobre la piel o el cabello.

¿Por qué? porque podemos favorecer la producción de grasa y hacer que la suciedad sea más difícil de eliminarse en la ducha. Por otra parte, puede resultar perjudicial para aquellas pieles que tengan tendencia al acné.

3. Aloe vera

Si bien es la planta más popular en el mundo de la cosmética y el cuidado corporal, su uso puede resultar contraproducente. A pesar de que es un excelente hidratante, si se aplica sobre la piel y se expone al sol, puede hacer que la dermis se queme con mayor facilidad.

Por otra parte, el aloe vera puede aumentar a la formación de quistes y la suciedad en la piel. Especialmente en aquella con tendencia al acné. Si bien es cierto que el aloe vera es cicatrizante, esto no implica que deba emplearse sobre cualquier tipo de piel, de forma aleatoria.

4. Cítricos

Cítricos y tomates

Frotar un limón directamente sobre nuestra piel puede provocar efectos adversos si no tomamos las precauciones necesarias. Y es que si se usa un cítrico sin diluir se puede irritar la piel y generar nuevas manchas si nos exponemos al sol inmediatamente después de su aplicación.

Para que sí sea beneficioso para la piel se debe aplicar diluído en agua. Por la noche, cuando la piel no esté expuesta al sol, ya que, de lo contrario, se puede manchar aún más la piel. Este es el lado oscuro del uso de cítricos para el cuidado de la piel.

Visita este artículo: 5 exfoliantes cítricos para combatir las impurezas y tratar la piel

5. La sal

Si bien es cierto que la sal puede ser un excelente exfoliante natural hay que tener cuidado porque también es un producto excesivamente abrasivo para nuestra piel. Se ha comprobado que exfoliar la piel con sal se producen microlesiones y, por tanto, irritación e infecciones. Por ello, se recomienda utilizar café molido o azúcar.

6. Tomate

Tomate

A menudo se habla de los beneficios de frotar tomate directamente sobre nuestra piel pero lo cierto es que esta fruta tiene su lado oscuro. Hay que tener en cuenta que el tomate tiene un alto índice de acidez y, por ende, puede resultar muy agresivo para el pH de la piel.

El modo correcto de usarlo y beneficiarse de sus propiedades es mezclarlo con productos que reduzcan su acidez y contrarresten esto, como puede ser el yogur.

7. Aceite de almendras

El aceite de almendras se caracteriza por ser de lo más versátil en cosmética. Puede servir tanto para eliminar estrías, como para hidratar la piel, reparar el cabello, etcétera, pero también tiene un lado oscuro.

Para empezar, no debe utilizarse durante el día, puesto que puede manchar la piel. Tampoco es recomendable para pieles grasas o finas.

8. Rosa Mosqueta

Aceite-de-rosa-mosqueta

El aceite de rosa mosqueta está demostrado que tiene propiedades cicatrizantes y regenerativas pero hay que tener mucho cuidado porque no es recomendable para eliminar las marcas del acné.

Y es que en el caso de que tengas la piel grasa, que es el tipo de piel que además suele padecer esta dolencia, puede causar a tu piel un efecto contrario, es decir, puede ocasionarte más pápulas.

Si tienes la piel grasa y quieres acabar con las marcas del acné opta por tratar estas manchas residuales del acné con aceite de jojoba y productos con vitamina C.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar