El lenguaje oculto del agua

El lenguaje oculto del agua es un experimento que realizó, en la década de los noventa, el doctor Masaru Emoto, por el que se demostraba que el agua, como elemento más receptivo de la naturaleza, adoptaba formas en su congelación, a partir de palabras, emociones, música u olores.

El agua que recogió Emoto provenía de distintas fuentes. Algunas gotas pertenecían a agua sucia, otras a agua cristalina, embotellada, de manantiales sagrados, ciudades… De estos factores también dependieron las formas del agua cristalizada.

Algunas de las pruebas fotografiadas del doctor nos dejaron importantes mensajes:

el-lenguaje-oculto-del-agua

  • La fotografía A nos muestra una prueba de agua cogida de la presa de Fujiwara. La imagen de la izquierda representa el agua tal y como se extrajo de la presa y la de la derecha es esa misma agua después de que un monje la bendijera. La forma armónica y hexagonal de la gota nos muestra como el agua adopta formas según las vibraciones positivas, en este caso, hasta crear un cristal precioso.
  • La música es otro de los factores que influyen en el agua. En esta prueba, el doctor Masaru sometió las gotas a música clásica, y en contraposición, también a música heavy metal. La respuesta es evidente, las formas poligonales preciosas para la música melódica, y el caos para la música heavy.

En la fotografía B, las tres primeras imágenes corresponden a gotas de agua expuestas a música clásica, Beethoven, Bach y Sutra Tibetano, y la cuarta correspondiente a una exposición a música heavy metal.

  • La procedencia del agua también influye directamente en la forma de los cristales. El agua obtenida de la fuente de Lourdes, en Francia, forma pequeños cristalitos a modo de perlas más bellas, mientras que otras aguas lodosas no adoptan ninguna forma concreta. En la fotografía C, comprobamos los cristales formados con agua del santuario de Lourdes y agua lodosa del río Yodo.
  • También expusieron el agua a sonidos de palabras. Por ejemplo, vemos el contraste de las imágenes de la fotografía D. Las palabras Gracias, alma, te amo, om… crearon efectos preciosos en los cristales, mientras que las palabras o frases estás loco, te odio, demonio… provocaron efectos horribles en las gotas cristalizadas.

Las personas  estamos compuestas por un 70% de agua. El planeta tierra, en su mayoría, es agua. Si una gota tiene toda la vida que nos demuestra en este estudio, quizá comenzamos a comprender y conocer lo que es mejor para nuestro cuerpo. La influencia del exterior y de nosotros mismos, la sanación espiritual unida a lo físico, pueden cambiar nuestra vida.