El metabolismo de los fármacos

Es importante tener en cuenta que, una vez ingresan al organismo, los fármacos permanecen todo el tiempo en movimiento y sus trayectorias pueden variar desde el sitio de administración hasta el tracto digestivo y distintos órganos.

En el trascurso de su evolución, tanto seres humanos como animales han adquirido la capacidad de metabolizar sustancias extrañas para el organismo que, al no ser utilizadas para su metabolismo energético, se convierten en desechos.

Los desechos se caracterizan por tener una naturaleza lipofílica, que hace que tengan una tendencia natural a acumularse en los entornos lipídicos del cuerpo.

Estas características causan dificultades en su proceso de eliminación y, de hecho, puede influir en la aparición de fenómenos de toxicidad por acumulación excesiva.

Sin embargo, el hígado trabaja de forma constante para su biotransformación. Es decir, un conjunto de reacciones que le permiten modificar la estructura química de estas sustancias, aumentando su hidrosolubilidad para, posteriormente, removerlas.

Biotransformación de los fármacos

Biotransformación de los fármacos

El metabolismo o biotransformación de los fármacos se produce a través de una serie de reacciones que permiten activar o inactivar sus moléculas dentro del cuerpo. 

Al realizarse este proceso, las sustancias pueden volver la droga activa, o bien, pueden convertirla en un metabolito, el cual será más fácil de eliminar.

La mayor parte de los procesos son realizados por el hígado, puesto que este órgano es el encargado de segregar las enzimas que interfieren en la biotransformación.

En general, este proceso de metabolización ocurre mediante reacciones como:

  • Oxidación.
  • Reducción.
  • Hidrólisis.
  • Hidratación.
  • Conjugación.
  • Condensación.
  • Isomerización.

Es importante tener en cuenta que, una vez ingresan al organismo, las drogas permanecen todo el tiempo en movimiento y sus trayectorias pueden variar desde el sitio de administración  hasta el tracto digestivo, el hígado y los riñones.

Enzimas del metabolismo de los fármacos

Variedad de proteínas vegetales.

Hay tres tipos de enzimas (proteínas) que interfieren en el metabolismo de los fármacos:

  • Enzimas microsomales hepáticas: las que se encuentran en el hígado.
  • Enzimas microsomales extrahepáticas: las que se encuentran en orgános como el cerebro, los riñones, los pulmones, el corazón y otras áreas.
  • Enzimas hepáticas no-microsomales: aquellas que exigen que la droga esté acompañada de compuestos endógenos (acetil, glucoronil, metil, sulfa ó glutation) para hacerla más excretable.

Ver también: El peligro de usar antidepresivos y otros psicofármacos

Fases del metabolismo

El metabolismo de los fármacos ocurre en dos fases, las cuales pueden darse de formas independientes, juntas o alternadas.

Fase 1

Hígado graso

En esta involucra los CYPs o sistema de citocromos P-450, un sistema enzimático que se encuentra en el hígado y que cataliza la oxidación de muchos fármacos.

  • Estas enzimas pueden ser inducidas o inhibas por muchas variedades de medicamentos y sustancias, lo cual puede provocar reacciones farmacológicas en las que una droga potencia su toxicidad o reduce el efecto terapéutico de otra.
  • Entre otras cosas, cabe mencionar que este sistema de citocromos (CYP) es esencial para el transporte de energía química de los seres vivos y para mantener la homeostasis.
  • Su capacidad metabólica se reduce durante la vejez producto de la disminución del tamaño y flujo sanguíneo que ocurre en el hígado.

Fase 2

La reacción más importante de la fase 2 es la formación de  glucurónidos y, de hecho, es la única que se lleva a cabo en el sistema de enzimas microsomales del hígado.

  • Los glucurónidos se secretan y, tras cumplir su función, son eliminados a través de la orina.
  • Se producen reacciones sintéticas como la conjugación con una sustancia endógena. Por ejemplo: la glutamina, el sulfato o glicina.
  • Los metabolitos que se forman en esta fase por reacciones sintéticas son más solubles en agua y, por lo tanto, pueden ser excretados en la orina o bilis con más facilidad.
  • El envejecimiento no afecta la formación de glucurónidos. Sin embargo, en los neonatos su conversión es lenta y puede acarrear efectos graves.

La variabilidad en los pacientes

La variabilidad en los pacientes

Uno de los aspectos que, a lo largo de los años, ha dificultado el análisis del metabolismo de los fármacos es que puede haber variabilidad en los efectos que se producen en cada paciente.

Así las cosas, hay algunos factores que pueden interferir en su eficacia o toxicidad. Algunos de estos son:

  • Variaciones en la herencia genética.
  • Insuficiencia cardíaca avanzada.
  • Enfermedades del hígado.
  • Insuficiencia hepática.
  • Edad (el recién nacido porque su metabolismo no está suficientemente desarrollado, y en los adultos mayores porque reduce la segregación de enzimas).
  • Embarazo (puede haber menos metabolización).
  • Interacciones con otros medicamentos concurrentes.

Farmacogenómica

En la actualidad la farmacología ha desarrollado un área conocida como “farmacogenómica” cuyo objetivo principal es investigar cuáles son todas las variantes genéticas que influyen en los efectos del fármaco. 

Muchas compañías de la industria farmacéutica están empleando los conocimientos adquiridos en esta rama con el fin de desarrollar y comercializar medicamentos para pacientes cuyos perfiles genéticos presentan variaciones.

Esto, además, facilita la identificación de algunos efectos secundarios graves de ciertos medicamentos, siendo clave para que no salgan al mercado y que sean prescritos solo para los pacientes que no están en riesgo.

Toma únicamente los medicamentos que te recete tu médico.

  • Taniguchi, C., & Guengerich, F. P. (2009). Metabolismo dos fármacos. In Princípios de farmacologia - A base fisiopatológica da farmacoterapia.

  • Saenz, Hernaez, Sanz, K. (2004). LIBERACIÓN CONTROLADA DE FÁRMACOS. MICROPARTÍCULAS. Revista Iberoamericana de Polimeros.

  • Positivos, F. I. (2006). Servicio de salud. Hospital Universitario Central de Asturias.