El miedo al abandono: qué hacer si tememos que nuestra pareja nos deje

El miedo al abandono se forja en la niñez y se expresa en la adultez. Temer que nuestra pareja nos deje es sinónimo de dependencia emocional e inseguridad. ¡Pero puedes combatirlo!

¿Sabías que uno de los motivos por los cuáles no expresamos nuestros sentimientos o pensamientos es por el miedo al abandono? Ni siquiera osamos hablar de algo que puede molestar al otro, para que no se le pase por la cabeza irse y dejarnos solos.

Este temor puede estar ligado a una situación traumática de nuestra niñez o adolescencia, o bien a haber sido abandonados por una ex pareja. En cualquier caso es muy importante trabajar en ello para poder sentirse liberado y seguro.

El miedo al abandono: cuándo y cómo aparece

La dependencia emocional es una gran cadena que nos ata a otra persona; en la mayoría de los casos a una pareja. Y por ello sentimos miedo a que se vaya, a que nos deje, a que se olvide de nosotros; porque sentimos que sin su presencia no seremos felices, estaremos vacíos y no habrá motivos para sonreír.

Nos han hecho creer que llegamos al mundo incompletos y que solo podríamos sentirnos plenos en el momento en que encontrásemos ‘a nuestra otra mitad’. Pero ese mito tan romántico es una completa mentira. No dependemos de nadie para ser felices, para sentirnos bonitos o para disfrutar de la vida.

El miedo al abandono suele comenzar en la infancia, cuando nuestras madres son demasiado apegadas con nosotros. Es verdad que el vínculo con los hijos es inquebrantable, puro y completo, pero también puede generar dependencia en los niños. Y lo peor de todo es que queda grabado para el resto de su existencia.

Los bebés suelen sentirse ansiosos o tristes cuando las madres se alejan de ellos. Esto es normal, ya que ellas encarnan la seguridad y el bienestar. Apenas regresan, los hijos sonríen y se sienten cómodos otra vez.

Puede interesarte: ¿Cómo superar el miedo al cambio?

Mujer triste.

Pero en el ‘mientras tanto’ creen que están desprotegidos, hambrientos y necesitados. No se les ha enseñado a ser autosuficientes e independientes, de forma tal que ese apego que parece tan bonito, es perjudicial para su personalidad.

¿Por qué? Porque luego ese niño crece y se convierte en un adulto necesitado de atenciones por parte de otra persona, que probablemente sea una pareja.

El temor a ser abandonados continúa y puede ser cada vez mayor, al punto tal de no hacer ni pensar en otra cosa. Un adulto dependiente de amor y de esa ‘sensación de seguridad’ cuando está en pareja es más probable que acabe solo y no acompañado.

Por supuesto, porque a nadie le gusta estar ‘anclado’ a una persona insegura, sin aspiraciones, sin actividades, sin objetivos a futuro más que hacer lo posible para no ser abandonada… Se convierte así en alguien tóxico con quien no se tiene ganas de compartir nada más.

¿Cómo superar el miedo al abandono?

No se trata ahora de echarle la culpa a nuestros padres por la forma en que nos han criado, ni a aquella ex pareja que nos dejó en el momento en que éramos más felices… sino de trabajar en sanar nuestras dolencias y superar nuestros traumas.

De esta manera podremos ser libres, independientes y plenos, sin importar si estamos con alguien o no. Sin dudas se trata de un proceso lento, con muy pocos cambios al principio, pero que con compromiso y dedicación se logra el objetivo.

No intentes ser ‘autónomo’ de un día para el otro, porque no lo lograrás, y no se trata de ser pesimistas, sino realistas. Da pasos mínimos y alégrate cada vez que consigues un cambio positivo.

Como primera medida, trabaja en amarte y respetarte tal y como eres; pero también aprovecha a mimarte un poco sin esperar la aprobación o el permiso de tu pareja. No te dejará porque comiences a pensar en ti misma… ¡Sino todo lo contrario! Recuerda que a nadie le gusta estar con alguien dependiente las 24 horas del día.

Busca actividades donde tu pareja no te acompañe: puede ser ir al salón de belleza, bailar zumba o apuntarte en un curso de cocina. Incluso si él pueda ir contigo, la idea es que no lo haga. Necesitas sentirte bien sin su presencia.

Qué nada te pare: Consejos para superar los miedos

Abandono de pareja.

¿Cuánto hace que no sales sola de compras, al cine o a tomar un café por la tarde? ¡Esas pueden ser tus próximas actividades! No tiene nada de malo compartir momentos contigo misma. Y además, siempre puedes contar con alguna amiga, esa que siempre está disponible y te sacará una sonrisa.

Si sueles llamarle o escribirle varias veces al día para decirle cuánto lo quieres y que no puedes vivir sin él, deja de hacerlo. Reduce esos mensajes a uno o dos como máximo. Aprovecha esa energía para concentrarte en ti misma.

Y si a pesar de todos tus esfuerzos no consigues despejar las dudas y los temores, quizás sería bueno que busques ayuda profesional.

Si tienes mucho miedo al abandono, lo mejor que puedes hacer es hablar con tu pareja. Dile lo que sientes y probablemente te de varias ideas para superarlo, contando con su ayuda, por supuesto. A diferencia de lo que crees, conversar al respecto no los alejará, sino que los unirá, pero de una manera más auténtica.

Te puede gustar